Central

Un rival con caras conocidas

La visita mañana de Unión en el Gigante de Arroyito será con algunas caras conocidas, como suele suceder en cada partido. Pero en esta ocasión habrá dos personajes en cancha que los hinchas recuerdan mucho. Uno por el rol que ocupó (entrenador) y el otro porque hace no mucho tiempo que se fue del club. Son los casos de Leonardo Madelón y Yeimar Pastor Gómez Andrade.

Viernes 02 de Febrero de 2018

La visita mañana de Unión en el Gigante de Arroyito será con algunas caras conocidas, como suele suceder en cada partido. Pero en esta ocasión habrá dos personajes en cancha que los hinchas recuerdan mucho. Uno por el rol que ocupó (entrenador) y el otro porque hace no mucho tiempo que se fue del club. Son los casos de Leonardo Madelón y Yeimar Pastor Gómez Andrade.

No hay dudas que, de los dos, el nombre más pesado en Central es el de Madelón, ya que fue jugador primero y entrenador después, en este último caso con dos procesos bien marcados. Es que en su primera participación al frente del equipo canalla el DT logró el cometido para el que fue contratado, que el equipo no cayera en la promoción tras el torneo Clausura 2008. Fue un corto período que tuvo como técnico en Rosario, pero exitoso.

Claro que su segunda incursión no fue la mejor. Cuando Horacio Usandizaga lo fue a buscar nuevamente tras el alejamiento de Ariel Cuffaro Russo, Madelón tenía otra vez la misión de salvar al equipo del descenso. En esa ocasión hizo lo que pudo, pero el canalla no pudo escaparle a la promoción, que perdió a manos de All Boys, por lo que terminó en la B Nacional. Ese mismo día el hoy DT de Unión dio un paso al costado y su nombre ya nunca más volvió a sonar en Arroyito. "Es una herida que nunca se va a cerrar", tiró en estos días Madelón, quien dejó en claro que no pierde las esperanzas de volver a dirigir en Central. Por todo esto, la suya es una historia que en Arroyito todos conocen y recuerdan. Cada simpatizante lo recordará de la manera que crea conveniente y lo recibirá como le parezca.

Y hoy uno de sus dirigidos es nada menos que Yeimar, el colombiano de 25 años que llegó con una edad avanzada a Central y que después de un par de años en inferiores le llegó el turno de demostrar en primera. En octubre de 2014 Miguel Russo lo hizo debutar (ingresó desde el banco frente a Boca, en La Bombonera) en la máxima categoría. Desde ese momento empezó a alternar, pero su mayor continuidad la logró en el inicio del ciclo de Eduardo Coudet, con quien jugó la mitad de los partidos en 2015. Fue su entrega más que su juego la que pegó en los hinchas, quienes llegaron a tomarle un cariño importante. No obstante, apenas pudo, el Chacho le encontró reemplazante y ya prácticamente no tuvo más lugar en el equipo, motivo por el cual fue cedido a Arsenal. Después de Sarandí se fue a probar suerte a Independiente Rivadavia de Mendoza y de allí a Unión, donde es titular indiscutido para Madelón.

Uno en el banco de suplentes y el otro dentro del rectángulo de juego, volverán a marcar presencia en el Gigante de Arroyito.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario