Ovación

Un partido "político"

En la cancha, Boca gana y ya sacó una gran ventaja como líder. Afuera, hay quejas y, encima, el Mellizo se reunió ayer con Macri.

Martes 20 de Febrero de 2018

A las apariencias... hay que cuidarlas. Sobre todo en determinados momentos, porque las suspicacias siempre están ahí, a la espera de meterse en primer plano. Y cuando se trata de fútbol, cuando están implicados Boca y River, cuando el torneo parece destinado fácil para uno de ellos, cuando llueven quejas de todos los sectores... Por eso no fue bien vista la acción del entrenador del líder de la Superliga, el xeneize Guillermo Barros Schelotto de visitar ayer al presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Claro, son amigos desde hace tiempo. De cuando el actual DT era futbolista del ciclo que conducía desde la presidencia del club el actual titular del gobierno nacional. Es más, generalmente tienen esta clase de reuniones, o llamados telefónicos. Sin embargo, ayer no era el día indicado para que se juntaran en la Casa Rosada, a donde el Mellizo llegó al mediodía y se retiró cerca de las 15. Una reunión fuera de la agenda presidencial. Inoportuna.

Guillermo no quiso mantener contacto con la prensa acreditada ni detallar la razón de la convocatoria de Macri, aunque sus encuentros suelen darse con bastante asiduidad para charlar sobre fútbol, como tema principal.

Y así como Boca está mirado desde distintos ángulos como "favorecido", por fallos arbitrales que además "perjudican" a los principales adversarios, en este caso River y San Lorenzo; el presidente argentino Mauricio Macri también empezó a ser objeto de protestas en los estadios con insultos en los cánticos de las hinchadas, justamente la riverplatense y la azulgrana. Obvio, todos saben que Macri es fanático de Boca.

Encima, hasta el presidente de la AFA Claudio Tapia es reconocido hincha xeneize pese a que llegó al poder desde Barracas Central y es yerno de Hugo Moyano (presidente de Independiente). Es más, estuvo en el reciente cumpleaños de Tevez, el autor de los últimos dos goles de Boca en el empate con San Lorenzo (reclamado por offside) y en el triunfo del domingo ante Banfield, quien regresó al país de la mano del actual presidente xeneize Daniel Angelici (muy cercano a Macri).

Pero esto además de tener relación con la comodidad con la que Boca lidera la Superliga, también apunta a la final que los clásicos rivales disputarán el 14 de marzo en Mendoza por la Recopa Argentina.

Y hasta el ex árbitro Javier Castrilli disparó munición gruesa contra el presidente argentino al decir que "después del histórico Vélez-Boca, Macri pidió mi cabeza pero Grondona no se la entregó", aunque también por TyC Sport dijo: "River, con Davicce a la cabeza, me quiso hacer juicio por tres millones de dólares por un error".

Y el Beto Alonso, ídolo millonario, tiró: "De arriba viene la orden de perjudicar a River. Macri es hincha de Boca y gobierna para Boca".

Cambia. Elizondo: "Se designarán árbitros a dedo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario