Ovación

Un oscuro blanqueo

Se reactivó el intento de modificar estatutos para que los clubes tengan la opción de convertirse en sociedades anónimas deportivas y es muy posible que el tema se trate en la próxima asamblea de la AFA, que será en octubre.

Martes 07 de Agosto de 2018

El fútbol también guarda muchos secretos espurios aunque no estén escritos en cuadernos. Y aunque alguno se filtre, los directivos se abroquelan para evitar daños colaterales. Y para ello negocian en pos de mantener el poder.

Negociación como la que comenzaron la semana pasada con reuniones en oficinas y hoteles. Como la que harán hoy en la Superliga. Como la que intentarán imponer en la asamblea de la AFA en octubre. Que tiene como objetivo modificar el estatuto para que las sociedades anónimas deportivas puedan convivir como una opción a las sociedades civiles sin fines de lucro como formato de club.

Daniel Angelici, titular de Boca, es el gestor de esta iniciativa que tiene al propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, como impulsor de esta modificación sustentado en que será llave para importantes inversiones privadas en los clubes, muchos de los cuales transitan situaciones ruinosas.

Aquí es necesario abrir un paréntesis para destacar que muchos clubes están en paupérrima situación económica no por ser sociedades civiles sin fines de lucro sino por las desastrosas gestiones, porque los directivos no responden con su propio patrimonio para afrontar las deudas dolosas que generaron en las instituciones.

Sí es cierto que en lo fáctico hay clubes que funcionan como sociedades deportivas, pero esta irregularidad responde a una AFA en la que la moral selectiva es una característica crónica de su administración.

Y vayan ejemplos concretos. Defensa y Justicia y Talleres de Córdoba asoman como gestiones informalmente asociadas a algún empresario futbolístico o fondo de inversión externo. También esto es así en algunos clubes de liga, incluso en Rosario, donde los directivos están subordinados al manejo y utilización de la entidad que hacen algunos representantes.

Es en este punto donde se instala la discusión, porque a la falta de control para desactivar el mercado informal del fútbol se antepone la necesaria alternativa estatutaria de las sociedades deportivas en pos de un blanqueo aparente, como así la posibilidad de las inversiones.

Esta avanzada que ya se plasmó en las reuniones que mantuvo la mesa chica de la AFA, después más ampliada, llegará hoy a la Superliga para luego desembocar en la asamblea afista de octubre.

Como fue escrito en el primer párrafo, en el fútbol todo se negocia y si la resistencia sigue vigente por parte de algunos actores (San Lorenzo, Central y el propio River, entre otros), desde la Casa Rosada asoma amenazante la modificación del decreto 1212/03, que fue implementado por el gobierno de Eduardo Duhalde y pergeñado por el entonces funcionario Marcelo Martín (hoy vicepresidente de Unión) a manera de salvataje de muchos clubes. Ese decreto les otorga a los clubes un beneficio impositivo, que pone un bajo régimen de percepción y retención para el ingreso de los aportes personales y contribuciones patronales, mensurado en un siete por ciento, y que el gobierno amaga con triplicar.

Algunas gargantas profundas cuentan desde los pasillos de la AFA que las reuniones que mantuvo Macri con el conductor televisivo Marcelo Tinelli y luego con el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, giraron en torno a la necesidad de habilitar la alternativa de que las sociedades deportivas sean una opción para que los clubes reciban inversión.

Uno de los argumentos de Macri es el estado calamitoso en el que se encuentran los clubes, a los que según su opinión el Estado financia de manera indirecta. Y recordó lo que el ex titular de la Afip Alberto Abad comunicó en 2017: "Los clubes de fútbol deben ser obligados a regularizar su situación con el fisco, ya que en conjunto mantienen una deuda de 1.400 millones de pesos".

Ayer, el mandamás de un importante club le confió a Ovación que "el presidente de la AFA entendió que este debate debía darse en la próxima asamblea de octubre en el predio de Ezeiza. Y más allá de lo que haya conversado con Angelici, hay directivos del ascenso que le plantean las situaciones críticas de sus clubes y que por eso debe discutirse un nuevo orden para todo el fútbol".

Pero hasta ahora nadie tuvo en cuenta la opinión de los socios de las entidades deportivas, quienes según el estatuto vigente son los reales dueños, aunque los directivos prefieran olvidar.

El titular de la Superliga fijó posición

"Las sociedades anónimas deportivas o las sociedades sin fines de lucro no definen el éxito o el fracaso. Lo que sí define es cómo se trabaja, la gestión y administración. Ahí intervienen las personas y el modelo de gestión que tiene cada uno. La de sociedades anónimas no es una discusión exclusiva de AFA, Superliga o clubes, es una discusión de todos. Y para cambiar una ley debe pasar por los diputados y senadores", le dijo Mariano Elizondo a Doble Amarilla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario