Rusia 2018

Un Mundial de locos con más renuncias y amenazas

Azmoun renunció a Irán por las duras críticas de los hinchas y la salud de su madre. Al colombiano Sánchez y al sueco Durmaz los amenazaron de muerte.

Martes 03 de Julio de 2018

Las amenazas siguen ganando terreno. Esta vez desde la trinchera de las redes sociales. El fútbol es una usina de pasión. También de generar pavotes a troche y moche. La Copa del Mundo de Rusia así lo está certificando con las cobardes intimidaciones que recibieron varios jugadores de distintas latitudes. Los casos más salientes son los Sardar Azmoun, Carlos Sánchez y Jimmy Durmaz. El "Messi iraní" renunció a la selección por las durísimas críticas que recibió y porque la salud de su madre desmejoró a raíz de esas intimaciones. Otro que la sigue pasando mal es el colombiano debido a la tarjeta roja que le sacaron ante Alemania. Está amenazado de muerte, al igual que el sueco por una falta que hizo ante los germanos en el cierre del partido. No cabe dudas de que es un Mundial de locos. Y no precisamente porque potencias como Alemania, Argentina y España ya fueron eliminadas.

Irán está revolucionado. Azmoun es considerada la gran figura nacional y además sigue siendo una gran promesa. Tiene 23 años y llegó a Rusia avalado por el rol de máximo artillero de los persas en las eliminatorias mundialistas con 11 tantos. En el ambiente futbolero lo apodan el "Messi iraní". Pero en la copa fue uno más. Y lo terminó pagando caro. Porque con la eliminación a flor de piel, el delantero comenzó a recibir una batería de insultos mediante las redes sociales.

Y como la ira de los internautas seguía en aumento decidió cortar en seco su estadía en el combinado nacional. "Mi madre ha superado una seria enfermedad y estaba feliz. Pero desgraciadamente, por la falta de amabilidad de algunas personas y por los insultos que yo y mi equipo hemos recibido, de ninguna manera merecidos, su enfermedad ha empeorado. Esto me ha puesto en una posición difícil en la cual tengo que elegir entre una cosa y la otra y elijo a mi madre". Con estas palabras tan sentidas, Azmoun argumentó por qué renunció a la selección.

Esa determinación causó un gran asombro en el país del rincón asiático que quedó eliminado en la primera ronda del Mundial luego de compartir grupo con España (perdió), Portugal (empató) y Marruecos (le ganó). El actual delantero de Rubin Kazán remarcó además que "para un joven de 23 años que ha llegado aquí con tanta dificultad es muy doloroso. Es la decisión más dolorosa de mi vida".

El caso Sánchez

Otro que no la sigue pasando bien es Carlos Sánchez. En el debut contra Japón cometió un penal que luego se convirtió en gol. De yapa fue expulsado a los 2 minutos. Luego los hinchas aprovecharon las redes sociales para atacar sin piedad al buen volante. Incluso recibió amenazas de muerte. Eso derivó en que muchas estrellas del fútbol colombiano salieran a repudiar ese cobarde accionar.

Y no es para menos. En suelo cafetero aún tienen impregnado el aroma del dolor con la muerte de un jugador tras cometer un error en cancha como sucedió en 1994 con el defensor Andrés Escobar. De hecho, ayer se cumplieron 28 años del atroz asesinato perpetrado en la bella y primaveral Medellín. La Roca Sánchez tiene al menos el respaldo de la Fiscalía General de la Nación, que abrió una investigación y además se ordenó a los expertos informáticos del ente investigador iniciar las pesquisar para dar con los responsables.

Pero la moderna cultura de la amenaza, que tiene resultados fatídicos en Colombia por cierto, también se cultiva sin barreras en otros países. Sobre todo con el incremento en el uso de las redes sociales. Detrás de una computadora o teléfono inteligente, cualquier personaje se viste de pistolero como si estuviese en un juego de playstation.

De hecho, quien también la pasó recientemente pésimo es Jimmy Durmaz. El sueco empezó a recibir insultos y amenazas de muerte en las redes luego de cometer una falta ante Alemania, que terminó derivando en el golazo de Toni Kroos y triunfo germano. En este caso padeció también agresiones de tinte racista por su origen turco y amenazas que involucraban incluso a su familia.

"Que te llamen negro sangriento, asesino suicida, cucaracha, demonio árabe, terrorista o talibán. Y recibir amenazas de muerte hacia mí y mis hijos es inaceptable. Es totalmente inaceptable. Soy sueco y llevo nuestra camiseta y nuestra bandera con orgullo. Nunca dejaré que ningún racista destroce ese orgullo, tenemos que despreciar cualquier forma de racismo. ¡Estamos unidos, somos Suecia!", declaró el mediocampista de 29 años que juega en Toulouse de Francia.

A esta lista hay que sumarle el momento que vivió nuestro conocido Wilfredo Caballero ante Croacia. El arquero también fue carne de cañón de las redes.

Está claro que las agresiones traspasaron los límites de la racionalidad. Generan repudio e indignación porque, en definitiva, atentan sin sentido contra las vidas de un puñado de deportistas que sólo desean hacer y dar lo mejor dentro de una cancha en un Mundial, que es verdaderamente de locos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});