Ovación

Un multitudinario banderazo convocó a más de 15 mil leprosos en El Coloso

La violencia va quedando atrás y la pasión otra vez va ganando terreno. Así lo sintió la gente de Newell's que se volcó masivamente al Coloso para participar del tradicional banderazo previo a cada clásico. Con una convocatoria mayor a la de los últimos años, esta vez fueron más de 15 mil los leprosos que durante más de una hora saltaron y alentaron a los jugadores. Mauro Formica sería titular. Lorente no quiso hablar ni responderle al Vasco Usandizaga.

Jueves 07 de Mayo de 2009

La violencia va quedando atrás y la pasión otra vez va ganando terreno. Así lo sintió la gente de Newell's que se volcó masivamente al Coloso para participar del tradicional banderazo previo a cada clásico. Con una convocatoria mayor a la de los últimos años, esta vez fueron más de 15 mil los leprosos que durante más de una hora saltaron y alentaron a los jugadores. Mauro Formica sería titular. Lorente no quiso hablar ni responderle al Vasco Usandizaga.

Los hinchas leprosos llegaron temprano al club y fueron poblando las tribunas que esta vez fueron ocupadas por un número mayor de hinchas. Tal vez los útlimos hechos de violencia, la disminución de las entradas para los rojinegros, los dichos del presidente auriazul y los incidentes del lunes que pusieron en riesgo la realización del clásico, hayan sido condimentos suficientes para que sean muchos más en el banderazo de esta noche previo a este clásico caliente.

Mauro Formica fue uno de los que habló mientras los miles de leprosos no dejaban de cantar y deslizó que estará entre los once: "El domingo por ahí voy a ser titular y me encanta. No me lo quiero perder por nada del mundo. Ojalá me toque", dijo.

El Flaco Nicolás Spolli fue otro de los que saltó sin parar al ritmo de la gente que llenó la popular y también sectores de la platea: "La verdad es que es una alegría estar acá y sentir esto, es único, estoy disfrutando, sabemos que la gente de Newell's nos respalda".

A pesar de la insistencia de los periodistas, los dirigentes de Newell's que estaban presentes, entre ellos el presidente Guillermo Lorente, no quisieron hacer declaraciones sobre el partido, ni contestarle a Usandizaga. Se excusaron una y otra vez y se dedicaron a disfrutar del primer banderazo de esta gestión.

Santiago Salcedo que el año pasado convirtió en Arroyito pero en el segundo semestre participó del clásico porteño, se animó a la comparación: "La verdad es que no se compara con el clásico River - Boca, ahí el marketing es mayor". Y se metió de lleno con el partido: "Tengo mucha motivación y mucha ilusión de hacer bien las cosas y que podamos hacer un gran partido".

El técnico Roberto Sensini estuvo muy animado junto a sus jugadores y dijo: "Lo que esperamos es que las cosas salgan bien adentro y afuera de la cancha".

Sebastián Peratta también dijo lo suyo: "El domingo no hay errores porque el que se equivoca pierde. Tenemos ganas pero hay que estar tranquilos. Es difícil para los dos. Esperemos que salga un buen partido, pero bueno o malo, que ganemos nosotros".

El manager futbolístico, Gustavo Dezotti, hoy recordado por Sensini por el gol que hizo para Newell's y dio el triunfo para los leprosos en 1988, también habló y dio su parecer de esta nueva experiencia para él: "Es alucinante esto, para mi es todo nuevo. Es muy emotivo vivirlo de adentro, es espectacular y da una carga de ánimo para los jugadores". Dijo que esperan con mucha expectativa el domingo: "Es el partido que todos queremos jugar". Y desbordado por el deseo culminó: " No tengo lo que daría por jugar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario