Ovación

Un largo y sinuoso "camino al infierno"

Sábado 15 de Junio de 2013

Buenos Aires. _ El largo y tortuoso camino que  debió transitar Independiente para caer por primera vez en su  historia de 108 años de vida está pavimentado por un cúmulo de errores y múltiples desaciertos que terminaron por condenarlo a perder la categoría a la Primera B Nacional.

De los 113 partidos que se le computan en el promedio, ganó 29, perdió 42 y empató 41. Consiguió 128 puntos, con una efectividad del 38 por ciento.

Las tres temporadas que se unifican para conformar los  promedios que lo condenan vieron al rojo cambiando autoridades, técnicos, jugadores y siempre deambulando por la mitad de la  tabla de posiciones hacia abajo.
En el primer torneo de los seis que se computan para decretar  la pérdida de la categoría, Apertura 2010, se pudo ver al conjunto de  Avellaneda terminar en la última colocación, con apenas 14 puntos, producto de dos triunfos, ocho empates y nueve derrotas.

Ese torneo empezó con un DT como Daniel Garnero, pasó por el  interinato de Elvio Pavoni y Francisco Sá, y luego Antonio  Mohamed, quien se enfocó en la Copa Sudamericana (que ganó) y dejó el torneo local de lado. Con el Turco aún en el banco de suplentes el equipo estuvo  14 fechas sin poder conocer la victoria, algo que se quebró en la  quinta del Clausura 2011, torneo que finalizó sexto con 29 puntos.

Para el Apertura 2011 el “diablo” fue octavo, con 27 unidades, ya con Ramón Díaz sentado en el banco.

En el Clausura 2012 las cuentas del rojo en el promedio  del descenso estaban como el color de su camiseta, y tras la  salida intempestiva del riojano llegó Cristian Díaz, como DT, y si bien iba  a ser de manera interina, tras el 5-4 sobre Boca, se quedó hasta terminar el certamen.

La suerte y los resultados tampoco acompañaron al equipo que finalizó en la posición 16 con 20 puntos, producto de cinco victorias, cinco empates y nueve derrotas, y una racha negativa de siete fechas sin triunfos. Luego de cuatro partidos sin poder ganar en el Torneo Inicial  2012, Díaz fue despedido y en su lugar llegó Américo Rubén Gallego para empezar su tercera etapa en el club.

El “Tolo”, pese a su experiencia,  tampoco pudo torcer la historia y logró un triunfo  de 2-1 sobre Unión, luego de 15 jornadas sin sumar de a tres. El DT cosechó tres victorias seguidas, pero cerró el torneo con ocho encuentros sin triunfos, y en el presente Torneo Final debió irse en medio de una magra cosecha que generó mal clima en el seno del plantel y terminó con el romance entre el Tolo y la gente.

En ese marcó, arribó Miguel µngel Brindisi, quien en 9 encuentros sumó 12 unidades (3 ganados, 3 empatados y 3 derrotas) para dejar al equipo en el duodécimo lugar, aunque no alcanzó para superar una coyuntura tan dolorosa como inédita.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario