Ovación

Un jugador de fútbol fue condenado a un año de cárcel por romperle la pierna a un rival

El agresor es Nathaniel Kerr, es amateur y milita en el Gold Cup de una liga local inglesa.  La sanción no tiene precedentes en el Reino Unido. 

Jueves 01 de Octubre de 2015

Nathaniel Kerr, 24 años, un futbolista amateur del equipo AFC Gold Cup en una liga local inglesa, fue condenado a un año de cárcel por romper deliberadamente la pierna de un rival, el defensa Stuart Parsons, 30 años, del Emigration FC, en una sentencia sin precedentes en el Reino Unido. Kerr se declaró culpable ante un tribunal de Manchester por la agresión, ocurrida horas después de una discusión entre el defensa malherido y un miembro de su equipo. La entrada antirreglamentaria de Kerr -un planchazo con los dos pies- le causó a Parsons fracturas mútiples a la altura del tobillo.

El veterano defensa del Emigration FC, en la liga local de Stockport (en la periferia de Manchester) tuvo que ser operado y pasó dos semanas en el hospital. Lleva más de un año con muletas, tuvo que abandonar su trabajo de limpia vidrios y aún es incapaz de caminar por sus propios medios. Lo más probable es que nunca pueda volver a jugar al fútbol.

"Llevábamos dos minutos de juego y era la primera vez que tocaba el balón", relató el ex defensa ante el tribunal. "Fue una entrada muy fuerte y precedida de un salto desde lejos. Mientras me retorcía de dolor en el suelo, escuché como el agresor se dirigía a un compañero mío y le decía: "He hecho esto por tu culpa".

Nathaniel Kerr no sólo fue expulsado sino que fue detenido poco después por la policía en medio de una refriega entre los jugadores de los dos equipos.

Según Parsons, la reputación de Kerr por su tendencia al juego sucio era muy conocida en la liga local. "Teníamos un ojo sobre él, pero esto es lo último que puedes esperar en un partido y entre gente conocida", agregó ante el tribunal.

Como testigo de cargo durante el juicio compareció la agente de policía de Manchester Louise Spencer, que fue quien llevó al agresor a la comisaría... "La lesión sufrida tuvo un efecto devastador en la vida de la víctima: no ha podido trabajar desde entonces ni mantener a su familia. Ha tenido que depender de la generosidad de sus compañeros de equipo, que han recaudado fondos y han organizado eventos caritativos para poder dar respaldo financiero".

Louise Spencer destacó que el agresor, Nathaniel Kerr, no mostró en ningún momento el mínimo remordimiento por su brutal entrada... "A su víctima le llamó "debilucho" y siguió insultándole mientras se retorcía de dolor en el campo. Espero que su detención y su juicio sirva para mandar un mensaje de no tolerancia a los agresores y los matones en el fútbol".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS