Ovación

Un Gordo de Pascua

 Punto imprescindible para Argentina, que le ganó a Croacia por 3/6, 7/6 (6), 6/3, 6/7 (6) y 8/6 y dio vuelta la serie de los cuartos de final de la Copa Davis. Gana 2 a 1 y con un punto más estará en semifinales.

Domingo 08 de Abril de 2012

Cuatro horas y 59 minutos. Trescientos cincuenta y cinco puntos. Ciento ochenta y nueve errores no forzados. Veinticinco doble faltas. Ciento diez tiros ganadores. Una verdadera batalla tenística con cuatro protagonistas al límite de sus fuerzas. Partido dramático en el Mary Terán de Weiss. Punto imprescindible para Argentina, que le ganó a Croacia por 3/6, 7/6 (6), 6/3, 6/7 (6) y 8/6 y dio vuelta la serie de los cuartos de final de la Copa Davis. Gana 2 a 1 y con un punto más estará en semifinales (ver página 13).

Números, muchos números, estadísticas, Nalbandian, Cilic, Karlovic y Schwank; Eduardo Schwank. El hombre del partido. El solito se cargó el dobles, el punto que va a definir la serie. Pocos harán hincapié en Eduardo hoy, pero fue el "man of the match" como le dicen en Europa. Claro, como van a hablar de él si ni él mismo lo hace.

En un cuartito apartado de la sala de prensa, después de la batalla, Schwank habló con Ovación. Parece aferrado a un libreto, pero en cada palabra está su bajo perfil, su sueño de integrar este equipo. Ese mismo sueño que no le permite reconocerse como un integrante valioso. Muy valioso.

-Te cargaste la serie. Argentina ganó el dobles por tu juego. Fuiste el sostén de la pareja.

-(Sonrisa entre nerviosa e incómoda). No, no. Este es un trabajo de todo el equipo de dos semanas. Entrenamos todos los días para sacar el mejor resultado posible. No te voy a negar que fue un punto muy importante y que por momentos tuve que jugar muy bien y pude hacerlo, pero es de todos.

-Es que el único momento flojo que afrontaste fue en el tie break del cuarto set.

-Sí, la verdad es que fue un momento difícil. Por ahí la tensión de querer terminarlo en el cuarto me traicionó. Cometí tres errores tontos allí.

Schwank dio una prueba de carácter reservada para pocos, pero él la subestima y se subestima. Por eso se le insistió con que su actuación de ayer fue consagratoria, mucho más trascendente que en la final frente a España o en la primera ronda ante Alemania. Pero no hubo caso o casi.

-¿Por qué se te exige y te exigís mucho más que al resto?

-Porque Argentina tiene grandes jugadores.

-Pero sos el mejor doblista.

-No sé... David juega muy bien, Juan Martín puede hacerlo... Nalbandian juega muy bien, nos complementamos bien. Si uno de los dos anda mal, el partido se pierde.

-¿Por qué sentís que tenés que dar un examen cada vez que jugás por la Davis?

-Porque siento que Argentina tiene grandes jugadores. Hay un gran equipo y yo tengo que ganarme ese lugar. Este es un país muy exitista y los resultados mandan. Hay que estar a pleno todo el tiempo.

Hoy todos pondrán la foto de Nalbandian, que entre paréntesis no pareció en forma física ni el viernes ni ayer. Mañana, Del Potro será el héroe y estará en todas las tapas. No hubiera sido posible, quizás, sin el partido que jugó ayer Schwank. Bienvenido al staff estelar de Copa Davis Eduardo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario