Ovación

Un golpe mundial: River quedó noqueado

El campeón de la Libertadores perdió sorpresivamente con el local Al Ain. Ahora, por el 3º puesto.

Miércoles 19 de Diciembre de 2018

"Las derrotas enseñan mucho, como las grandes victorias emborrachan de felicidad, te ponen en un pedestal. Hay que saber poner las cosas en su lugar". Dolido por la inesperada caída ante el único equipo sin mérito deportivo para estar en el Mundial de Clubes (sólo participó por ser anfitrión), el técnico de River Plate, Marcelo Gallardo, asumió la imposibilidad de ir por la corona más grande del mundo. "No quiero poner excusas pero nunca pudimos enfocarnos", dijo el Muñeco tras el 2-2 con Al Ain de Emiratos Arabes Unidos y el 4-5 en la definición por penales, tras el último malogrado por Enzo Pérez. Ahora jugará el sábado con el perdedor de Real Madrid v. Kashima, que juegan hoy a las 13.30 (Fox).

Todo empezó mal con la pelota que pasó entre las piernas de Armani en un córner a los 3', pero la inmediata reacción con los goles de Santos Borré hacían presagiar un trámite fácil para el campeón de la Libertadores. Sin embargo, las lagunas de River agrandaron a Al Ain, que se la hizo difícil. No le cobraron un penal y le anularon mal un gol, hasta que llegó al empate con el brasileño Caio.

River pudo ganarlo con el penal que malogró el Pity Martínez ("me siento un poco responsable por esta derrota", declaró luego) en el travesaño (falta a Casco) y ese golpe lo ató más al laureado campeón, que vio como se consumieron los minutos y la lotería de los penales ponía en igualdad de condiciones lo que en la previa era un trámite para el millonario. El remate anunciado de Enzo Pérez hizo el resto.

"No es una vergüenza perder. Hay que respetar al rival. Estamos dolidos, pero no es una vergüenza", dijo el Muñeco. "No jugamos el partido con la determinación que correspondía. Y es una clara responsabilidad mía, porque soy cabeza de este grupo", asumió el entrenador millonario.

Ningún argentino ganó en este formato de Mundial de Clubes (ver aparte). El último en levantar la copa, en el viejo de la Intercontinental, fue Boca cuando venció en 2003 a Milan (por penales). Seguro, la derrota millonaria aliviará la desazón xeneize, pero tampoco tapa la reciente conquista de América.

Javier Pinola, ex canalla, dijo sin embargo que pese al desgaste mental que traían jugaron con máxima concentración "y respetando al rival pero cometimos errores, por eso perdimos". Y ubicó las cosas en su justa medida. No dudó en afirmar que "esto fue un cachetazo", pero recordó que "no hay que olvidarse de que se logró algo histórico".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});