Central

Un final con buenas y malas

Central igualó ante San Martín y el equipo tuvo garra pero pocas ideas.

Domingo 25 de Junio de 2017

Central no terminó siendo el que arrancó el torneo. Ese mismo que le costó reacomodarse tras los cimbronazos por ser cola de la tabla. Era una canción desesperada. Sin embargo, revirtió esa pálida imagen que le inyectaba el Chacho Coudet. Con el arribo de Montero, el equipo hizo un giro tremendo. Lo ratificó ayer. Con vergüenza ajena si se quiere por las agitadas últimas horas que vivió. Pero con la frente en alto. Es verdad que rescató un punto de su excursión por San Juan, producto del tibio 1 a 1 contra San Martín, y no le alcanzó para meterse de manera directa a la Sudamericana (ver página 3). También es cierto que este 12º puesto obtenido era impensado por todos cuando se reinició el certamen. Ahora queda esperar y rearmarse para ser protagonista de verdad el campeonato que viene.

   Todo fue cuesta arriba para el equipo canalla. Porque antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora padeció en cuatro minutos tres claros sofocones. Casi lo agarró el Zonda, que anda haciendo estragos en algunas zonas cordilleranas cercanas a estos pagos. El local le movió con actitud la endeble estantería defensiva.

   Pero no llegó a ponerse en ventaja por impericia propia. El ex Newell's Emanuel Dening tuvo la gran chance de inaugurar el marcador a los 7'. No obstante, cuando recibió la pelota sólo de frente al arco la mandó a las nubes. Después el que se lo comió fue Lugo (11'). Y a los 13' Barceló metió un cabezazo punzante que no llegó a destino.

   Los minutos pasaban y los auriazules seguían sin reaccionar. Era como que aún no lograban meterse en el partido. La última línea era un flan. Martínez no lograba ser el equilibrista del medio. Carrizo se movía, pero no se llevaba bien con la pelota. Sólo algunos pincelazos del pibito Rivas mantenía viva la esperanza de desequilibrar de un momento a otro. Camacho estaba en modo off. Lo mismo que los delanteros Herrera y Lovera. Así era imposible soñar con desempeñar un rol acorde a las circunstancias.

   Encima a los 38' Facundo Barceló decretó el 1 a 0 con un bombazo. En realidad le clavó el puñal a este Central que ya venía herido por las bajas inesperadas de Pinola y Musto. El defensor porque decidió irse de la noche a la mañana a River de manera desprolija, y el mediocampista porque optó por no jugar este desafío ya que seguirá su carrera deportiva en México. Todo era color oscuro en el perfil auriazul.

   Aunque en un abrir y cerrar de ojos, los canallas pusieron la casa en orden. Para sorpresa propia y ajena. Tuvo tres instantes de lucidez importantes. Herrera metió una media vuelta bárbara (42'), que se fue apenas por encima del horizontal. Dos minutos después fue Camacho quien exigió e hizo lucir a Ardente.

   Y al toque llegó un penal que le hizo de manera infantil Pelaitay a Camacho, y que el Chaqueño Herrera lo cambió por el transitorio empate al estampar un derechazo seco y cruzado que dejó al arquero sin chances. Fue así que ambos equipos se fueron al vestuario a mano. Sabiendo que el partido estaba para cualquiera de los dos.

   En el amanecer del complemento San Martín casi marca el segundo. Pero entre Villarruel y Dening se lo devoraron. Más allá de esa acción, Central seguía muy descompensado. Fue por eso que Montero intentó balancear el medio incluyendo al volante Mansilla por un punta como Lovera. Pero todo seguía igual. Incluso Barceló también tuvo su instante para convertir se en héroe a los 16', pero falló de manera inexplicable.

   Claro que de un instante a otro los canallas gozaron de dos acciones que terminaron siendo estériles. Una vía Carrizo, quien se movía pero no encontraba socio, y otra mediante el recién ingresado Mansilla. Luego hubo otro penal no sancionado de Pelaitay a Camacho, pero nada más que eso.

   Las últimas imágenes entregaron a los jugadores de Central salvando la ropa con dignidad. El club y plantel quedó golpeado por los sucesos vividos en las últimas horas. Pero los futbolistas que vinieron le pusieron el pecho y broche de honradez a la campaña que empezó muy mal con el Chacho y terminó bien con Montero.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS