Rusia 2018

"Un escándalo fue la cama que le tendieron a Maradona en el 94"

Horacio del Prado, periodista. Muchos años en El Gráfico, Goles y Goles Match. También trabajó en Canal TV, El Periodista de Buenos Aires, Tiempo Argentino, El Cronista Comercial, entre otras. Hijo del dibujante rosarino Calé. Vio 19 mundiales.

Lunes 18 de Junio de 2018

¿Cuál fue el primer Mundial que vio?

El de Chile 1962. Tenía 10 años e iba a la escuela a la mañana, por eso a la noche no podía aguantar el sueño, esperando que llegara el avión con las películas de celuloide que había que procesar para que Tito Martínez las comentara por Canal 7. Fue el único Mundial que vi con mi papá, que se murió al año siguiente. Beatriz Sarlo escribió esta idea en 2006: "Los mundiales de fútbol sirven para que cada cuatro años nos sentemos frente a la televisión y pasemos lista, ¿quiénes estamos y quiénes ya no? Se pasó. Para eso están, sobre todo, los mundiales". ¡Y lo descubrió una mina, mirá vos!

¿Qué jugadores destacaría de distintos campeonatos mundiales?

Puskas en 1954. Didí en 1958. Pelé en 1970. Kempes en 1978. Maradona en 1986. Bonus track: Zidane en 2006. Algo de Riquelme, de Iniesta, de Adolfo Pedernera.

Cuente un recuerdo personal.

El de nuestros jugadores del Mundial 62: Sacchi saliendo del fondo, Sanfilippo eléctrico, Martín Pando organizando. Y sobre todo, el gol de Héctor Facundo, que aún lo estoy viendo y me emociona. Como cuando lo conocí hace unos años y me estremecí como si lo hubiera conocido de pibe.

A excepción del gol de Maradona a los ingleses, ¿cuál fue el mejor?

El de Pelé a Suecia, con sombrero, en la final de 1958.

¿Y el mejor jugador que vio en un Mundial, aparte de Maradona o Messi?

Pelé en 1970.

Mencione un partido inolvidable.

La final de 1978: Argentina-Holanda. Me tocó cubrir el día a día de la selección y fui testigo de lo que costó llegar. Yo seguía a Huracán del 73 para la revista El Gráfico, o sea que ya lo tenía a Menotti de antes y lo seguí hasta aquella final. A los chicos de Toulón 1975 los conocí desde que eran Sub 17 de Miguel Ignomiriello, como Tarantini, Bochini, Bertoni, Trobbiani, Kempes. Y a los que fueron a Toulón 1976, como Gallego, Tarantini, Bertoni, Kempes, Passarella, Valdano, los vi llegar a esa final. Me emocionó la final que jugó Luis Galván, un maestro el santiagueño, de bajo perfil, y la consagración de José Daniel Valencia. Para colmo, como mi revista Goles tenía que cubrir la Copa Libertadores y no había pasajes de avión para viajar a Ecuador, tuve que ir varios días antes, con los planteles de Independiente y River que jugaban en Quito y ver la final por televisión desde allá.

¿Cuál fue la mejor final de un Mundial?

Alemania-Holanda en 1974, que ganaron los alemanes 2 a 1 pero podría haber terminado 14 a 14. Gran ida y vuelta que no se detuvo nunca, con actuaciones superlativas de los arqueros. Cuando la vi, a mis 22 años, me apenó que perdiera Holanda ante los troncos tacticistas de los alemanes. Cuando la volví a ver, hace poco, observé que Alemania ganó porque tenía cracks tan extraordinarios como los holandeses de Cruyff y compañía. Los dos jugaron muy bien.

¿Y la mejor selección?

Brasil 1970. El famoso tema de los números 10 juntos, Pelé, Tostao, Rivelino y Gerson, todos jugando en funciones distintas, porque sabían jugar, como en el potrero cuando se dice "vos jugá de cinco".

¿Recuerda algún escándalo?

Varios. La "Batalla de Santiago", en Chile 1962, cuando chilenos e italianos, precalentado el ambiente por el periodismo de Italia y el local que lo reproducía y respondía, se pegaron patadas voladoras y trompadas, terrible. (Los italianos se burlaban de Chile denunciando su subdesarrollo, sin piedad pese a que apenas un mes atrás habían sufrido el terremoto aún hoy más grande de la historia). Y segundo, la cama que le tendieron a Diego Maradona en Estados Unidos 1994, para evitar que la Argentina fuera campeona por tercera vez. Nosotros contribuimos con alguna sabanita, pero la cama fue cama, como lo demostró Fernando Niembro en su libro "Inocente". Y desde ya, las bombeadas, como el favoritismo hacia Inglaterra en el 66, sólo comparable a la influencia de Mussolini para que Italia ganara en el 34 y el 38, amenazando árbitros y jugadores si la azzurra no se consagraba.

¿Qué equipo fue la mayor sorpresa de un Mundial?

Argentina en 1966. Porque la gira previa y la desorganización, infinitamente superior a la actual, auguraban un papelón feroz. Nos había hecho partido hasta el equipo de una fábrica. Y sin embargo, entre el Toto Lorenzo y los grandísimos cracks del equipo, armaron una maquinita que con un poco más de audacia y fortuna habría llegado más lejos. Salieron quintos.

¿Qué equipo le parece favorito para ganar este Mundial?

Brasil, Francia y Argentina. Le jugaré unos boletitos a Perú como sorpresa, desde mi tribuna deseable. No me convence el momento de España ni el de Alemania.

¿Cuál es su libro sobre fútbol preferido?

Dos. Las Memorias de Luis "Yiyo" Carniglia, primer DT campeón de la Champions con Real Madrid. Y de Roland Barthes, "El deporte y los hombres".


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario