Rusia 2018

Un equipo que no es de selección

Sampaoli y sus muchachos sucumbieron por impericia propia, una realidad tan frustrante como previsible

Jueves 21 de Junio de 2018

Una selección a imagen y semejanza.
Un técnico que llegó por el atajo de la conspiración.
Un plantel vacío de cualidades actitudinales, esas tan necesarias para potenciar y poner en valor a las virtudes futbolísticas.
Una dirigencia sin autoridad ética para organizar ni corregir.
Entonces lo que pasa con Argentina en el Mundial es sólo una conclusión.
Pensar que el equipo de Messi podía jugar como Messi es un absurdo que sólo a este numeroso y caro cuerpo técnico se le puede ocurrir.
Porque nunca configuró un equipo para contenerlo. Al extremo de dejarlo huérfano. E impotente. Tanto que ese futbolista que brilla en Barcelona hasta ahora luce opaco en el Mundial.
La selección de Sampaoli, Messi, Mascherano y el Chiqui Tapia está en emergencia. Y con poco espacio y tiempo para sanar.
La idea original del entrenador se cayó como un castillo de naipes ante el primer contratiempo. Que tampoco fue noticia porque ese plan no lo ensayó. Y el que sí practicó antes de llegar a Rusia nunca lo utilizó.
La selección quedó a un tris de la eliminación. Ahora depende de otros para evitarla. Por lo tanto el futuro se conjuga con un verbo en futuro imperfecto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario