Ovación

Un domingo y la madre para Paolo Montero y dirigentes canallas

Varios dirigentes volvieron a juntarse ayer con Montero para renovarle el crédito hasta el partido con Godoy Cruz por Copa Argentina, pero también para escuchar de su boca cómo cree que se saldrá de esta situación.

Lunes 16 de Octubre de 2017

Las secuelas de la dura derrota contra Argentinos Juniors fueron importantes. Lo más fuerte fue el plazo que se puso Paolo Montero (el partido ante Godoy Cruz por Copa Argentina). Por eso la reunión que los dirigentes mantuvieron con el entrenador ese mismo día, en el vestuario del Gigante de Arroyito. Pero se trató del primer capítulo entre técnico y dirigencia. Porque ayer, en pleno Día de la Madre, apareció un nuevo cónclave en escena, que no estaba previsto, lo que habla a las claras del difícil momento futbolístico por el que atraviesa el equipo de Arroyito. Allí, varios integrantes de la comisión directiva volvieron a ponerse cara a cara con el técnico uruguayo, con quien hablaron de los mismos temas que habían tirado sobre la mesa 24 horas antes. La idea era hurgar un poco más en las sensaciones de Paolo en relación con las posibilidades de revertir el momento, pero sobre todo habiendo dejado que las pulsaciones retornen a su ritmo habitual. Si bien no hubo voces oficiales ni de un lado ni del otro, sobre los pormenores de la reunión, lo que trascendió es que Montero se mostró mucho más fuerte que el sábado tras el partido y convencido de que el choque del próximo lunes 23 en Córdoba puede significar un quiebre.
   Después de lo sucedido en el Gigante nadie habló de que fuera obligatoria una nueva reunión con Montero. Pero varios dirigentes sintieron la necesidad de escuchar nuevamente de boca del entrenador el diagnóstico de una situación que pese a las charlas no cambió: si Central avanza a semifinales de Copa Argentina, Paolo seguirá siendo el técnico, en caso contrario dejará el cargo.
   El nudo de la reunión fue la consulta hacia Montero sobre cómo estaba el plantel, cómo lo veía y qué creía que le estaba pasando al equipo. Según confiaron algunas fuentes cercanas a la dirigencia, el entrenador se mostró mucho más fuerte anímicamente y convencido de que el lunes 23 el equipo va a lograr un triunfo y que a partir de ese momento la cosa, inexorablemente, deberá encontrar correlato en la Superliga, donde el canalla todavía no pudo ganar.
   De igual forma, no hay charlas ni explicaciones que rompan con el molde ya establecido de que si Central se queda en Copa Argentina Montero da un paso al costado. El mismísimo entrenador, incluso antes de hablar con los dirigentes, lo dejó en claro a los pocos minutos de finalizado el partido contra el Bicho. Y esto pone a los dirigentes en una situación particular. Porque más allá de la banca que pueda existir (esto no quiere decir que todos en la comisión directiva piensen de la misma forma) está la posibilidad de que el martes 24 se deba buscar un nuevo técnico. No es necesario que alguien le ponga palabras, pero se entiende que iniciar la búsqueda ese día sería demasiado tarde. Esto es fútbol, como suele decir Paolo.
   El presidente Raúl Broglia, los vice Luciano Cefaratti y Ricardo Carloni, el secretario Rodolfo Di Pollina y el tesorero Roberto Fattal Jaef dialogaron con Montero y el Chengue Morales durante un par de horas. "De forma muy tranquila", según confió una fuente allegada al cuerpo técnico. Y abundó con que el semblante de ambas partes poco tenía que ver con lo que se había visto el sábado en el Gigante, amén de que se tiene muy en claro que son 11 los partidos sin ganar en el torneo local y que de no estar en el horizonte el partido del lunes próximo, Paolo hoy no sería más el técnico canalla.
   Lo que era un domingo sin fútbol para disfrutar en familia o de cualquier otra forma, en Central no pudo ser. La preocupación por el difícil momento del equipo hizo que varios hicieran un alto en el Día de la Madre para reflexionar un poco más sobre cómo se está y de qué manera poder salir.

Una semana para pensar en cambios

Paolo Montero tendrá varios días de trabajo por delante para delinear el equipo que enfrentará a Godoy Cruz por los cuartos de final de la Copa Argentina, pero después de lo que fue el partido contra Argentinos Juniors y con el escenario que quedó planteado, nadie duda de que una de las posibilidades es que el entrenador intente dar un golpe fuerte de timón en cuanto a los nombres. Lo único seguro es que Leonardo Gil se perderá el encuentro, ya que fue expulsado en el choque de octavos frente a Boca. Pero habrá especulaciones de todo tipo en los próximos días.
Con un equipo al que le cuesta generar juego en la mitad de la cancha no sería extraño que los mayores cambios, en caso de darse, se den en ese sector del campo de juego. Cabe resaltar que ante Argentinos, Gustavo Colman y Santiago Romero fueron reemplazados en el entretiempo y que el ingreso de Maximiliano Lovera y Federico Carrizo le aportó un poco más de dinámica.
Los hinchas el sábado descargaron su bronca básicamente con el Colo Gil y el Ruso Rodríguez, pero todo dependerá de la evaluación que haga Montero.
De no mediar imprevistos quien también recuperará su lugar es Fernando Tobio (ausente ante el Bicho) y lo mismo podría ocurrir con Alfonso Parot.
Si Paolo piensa que para la reacción es necesario meter mano, seguramente lo hará.

A trabajar

El plantel canalla volverá a los entrenamientos hoy por la mañana en Arroyo Seco. Serán días de mucho trabajo pero también de mucha charla entre el cuerpo técnico y los jugadores. La buena noticia para Paolo Montero es que a excepción de Gil (suspendido), tendrá a todos los jugadores a disposición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario