Ovación

Un debut soñado para el brasileño Neymar en el mundial

El crack brasileño marcó dos tantos decisivos, lideró la remontada de su equipo, tuvo caráctaer y se retiró ovacionado del estadio.

Jueves 12 de Junio de 2014

Marcó dos goles, lideró la remontada de su equipo, demostró carácter, arengó a sus compañeros y se retiró ovacionado por su público: el debut de Neymar en un Mundial no podría haber sido mejor. 

 
No en vano, el seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari lo saludó con un abrazo largo y cariñoso al término del primer tiempo, en un gesto de agradecimiento a la joven estrella. 
 
Motivos no faltaban. A los 22 años y en su debut mundialista, el astro de Barcelona comandó la reacción de Brasil y anotó un doblete en la victoria por 3-1 ante Croacia en el primer duelo del Grupo A, integrado además por México y Camerún. 
 
Brasil empezó el partido perdiendo, a raíz de un autogol anotado por Marcelo a los 11 minutos que supuso un golpe para el equipo verdeamarelho y para la hinchada brasileña que colmó los 62.103 asientos del estadio de San Pablo. 
 
No era para menos. Un tropiezo en el inicio del Mundial hacía parecer mucho más lejano el sueño de conquistar el hexacampeonato y amenazaba con exacerbar los ánimos en un certamen turbulento fuera de la cancha por las protestas. 
 
Pero Neymar no se dejó intimidar: atacó y defendió, ejecutó tiros libres y de esquina, robó pelotas, dio asistencias, cometió faltas, y durante todo el tiempo gritó a sus compañeros para incentivarlos a recuperar el terreno perdido. Y en el primer tiempo anotó el gol de empate. 
 
A los 29', Neymar fue habilitado por un pase del media punta Oscar y remató de pie izquierdo. La pelota tocó el palo izquierdo del arco croata antes de entrar a la red. Desde el banquillo, Scolari saltaba de alegría. 
 
El delantero volvió a brillar en el segundo tiempo, al anotar de penal a los 71' el tanto de la victoria brasileña, tras una infracción sobre Fred que fue muy cuestionada por los jugadores croatas. Desde las gradas, el ex nacional brasileño Kaká, quien acudió al estadio, registró el gol con su teléfono móvil y festejó con su hijo. 
 
Feliz por el resultado, Felipao preparó otro homenaje para su jugador preferido: a dos minutos del final, ingresó al volante Ramires y sacó a Neymar de la cancha, para permitir que recibiera la ovación del público. Minutos después, Oscar selló el marcador definitivo. 
 
El desempeño de hoy afianzó el liderazgo del delantero de Barcelona, que ya era reconocido por todos sus compañeros, incluso los más veteranos. 
 
“Todos saben que el jugador que marca la diferencia en nuestra selección es Neymar”, reconoció hace días el delantero Fred, ocho años mayor que su compañero de ataque. 
 
También el lateral Dani Alves, de 31 años, consideró que Brasil necesita a Neymar para alcanzar su mejor rendimiento, de la misma manera que -a su juicio- Argentina requiere de Lionel Messi, pero sostuvo que esto es una ventaja, y no un problema. 
 
“Cualquier selección que dependa de Messi o de Neymar tiene que estar feliz, porque significa que tiene a alguien en quien confiar. Es mejor ser dependiente que no ser dependiente”. 
 
En la víspera del debut ante Croacia, el delantero de Barcelona aseguró reiteradas veces que no tiene ambiciones personales en el Mundial, y que su único objetivo es el de ayudar a su equipo a concretar el sueño de conquistar en casa el sexto título y sepultar el trauma del “Maracanazo” de 1950. 
 
“No quiero ser el mejor jugador del Mundial, ni el máximo artillero. Sólo quiero el título, ser el campeón, mi sueño desde niño”, afirmó, al rechazar la condición de estrella y asegurar que lo único que desea es “ser uno más en el equipo”. 
Pero, de mantener a lo largo del Mundial el nivel de hoy, Neymar tiene todo para estar entre las estrellas y entre los artilleros de la cita. Sea como fuere, hoy quedó demostrado que Brasil es más Brasil cuando Neymar es más Neymar. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario