Ovación

Un broche de oro para una gran campaña, reviví la fiesta canalla en imágenes

Más allá de que, obviamente, lo mejor era coronar la campaña con el título, la jornada de anoche fue un tributo de los hinchas hacia los jugadores y de estos a los hinchas, con cuerpo técnico incluido.

Domingo 16 de Junio de 2013

El Gigante de Arroyito estuvo a full. ¡Y cómo no! Si siempre acompañó de igual manera en todo el duro recorrido en la B Nacional de tres interminables temporadas, era obvio que anoche luciera repleto y con la alegría de saber que se trataba de la última escala, y que desde ahora será para recibir a rivales de primera división.

Y así se vivió, con festejo, con desahogo, en un ida y vuelta de adentro hacia afuera de la cancha que no se iba a alterar con el resultado porque el deber ya estaba cumplido hace bastante. Más allá de que, obviamente, lo mejor era coronar la campaña con el título, en ese sentido la jornada fue como un tributo de los hinchas hacia los jugadores y de estos a los hinchas, con cuerpo técnico incluido, claro.

Como la AFA prohibió a los hinchas visitantes, el estadio estuvo más auriazul que nunca para recibir el ingreso del plantel y luego para ofrendarle una magnífica despedida, la misma que los futbolistas le devolvieron en una vuelta olímpica que más tuvo que ver con ese agradecimiento por tanto aguante que por el logro deportivo conseguido.

Todo dentro de un comportamiento ejemplar, porque recién se escucharon bombas de estruendo en las inmediaciones del estadio en la salida de la gente. Y además, nadie invadió la cancha y por lo tanto no hubo que lamentarse por las tristes imágenes de jugadores despojados de su indumentaria.

Recién cuando el estadio quedaba en penumbras, un centenar de hinchas que no querían irse, entró al campo y cumplió con rituales que seguramente mucho tuvieron que ver con alguna promesa. La B Nacional, a esa altura, ya era parte del pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario