Ovación

Un antecedente con forma y resultado

El Central que venció a Boca por la Copa Argentina jugó de una manera determinada. Leo Fernández puede copiar de ese modelo o bien cambiar, asumiendo mayor protagonismo

Viernes 24 de Noviembre de 2017

El Central que venció a Boca por la Copa Argentina jugó de una manera determinada. Leo Fernández puede copiar de ese modelo o bien cambiar, asumiendo mayor protagonismo

Hace apenas dos meses Central se enfrentaba a Boca, en lo que era, por ese entonces, uno de los partidos más bravos del canalla en el semestre. Se trataba de una instancia de Copa Argentina (octavos de final), en la que una victoria permitía seguir y una derrota acababa con las ilusiones de continuar en carrera. Claro que era otro el contexto. Basta con mencionar que el equipo era dirigido por otro entrenador (Paolo Montero). Pero vale la remembranza para tomar algunos parámetros que puedan aportar desde la experiencia. Es que se trata del antecedente más cercano con el xeneize y en el que Central consiguió nada menos que un triunfo dentro de los 90 minutos. Era la primera derrota que sufría el conjunto del Mellizo Guillermo Barros Schelotto. Hoy el canalla está bajo el mando de Leonardo Fernández, quien seguramente tendrá armada su táctica y, sobre todo, delineada su estrategia, a partir de la cual confiar en la viabilidad de una nueva victoria (suya desde que tomó las riendas del equipo, y frente a Boca).

Los planteles son básicamente los mismos, pero hay un par de condimentos que sufrirán alguna alteración. El primero de ellos es que no se tratará de un partido de eliminación directa, en el que haya una clasificación en el medio que prive de abrirle la puerta a la osadía. De todas formas, es mucho más lo que se juega Central que el rival que tendrá enfrente. Es que para Leo Fernández ganarle a Boca significaría mucho más que tres puntos. Sería decididamente un espaldarazo enorme, primero en la remontada del equipo que intenta protagonizar, y segundo en sus ambiciones personales respecto a sentir que formará parte definitivamente de la carrera en la elección del nuevo técnico.

Quizá por ello el hoy DT canalla se muestre decidido a ponerle su sello al partido y buscarlo de la forma que crea más conveniente. Pero dentro de ese análisis previo sin dudas aparecerá el recuerdo de aquel choque en Mendoza, donde la propuesta fue clara: cederle la pelota a Boca, ahogarlo en la salida sin regalar espacios de mitad de cancha hacia atrás y, cuando podía, salir rápido de contra. Por eso en aquel partido fue tan importante el trabajo (sucio por cierto) que cumplió el Chaqueño Herrera (hoy ausente por lesión).

De allí las similitudes o diferencias que puedan presentarse el domingo en el Gigante de acuerdo a lo que pretenda Leo Fernández. Porque contra Talleres diagramó un entramado futbolístico como para ser protagonista a partir de la tenencia del balón, pero el mayor rédito lo sacó cuando entendió que su equipo debía cambiar la fisonomía. Era Talleres. Ahora es Boca.

Y mucho de esa ambición estará sujeto a la localía. Es que, a priori, el choque del domingo se presenta como un escenario ideal para enviar un mensaje directo por parte de Leo Fernández. Porque si bien los resultados son fundamentales, los caminos elegidos para llegar a eso también serán un componente importante a la hora de los análisis.

Incluso la postura futbolística puede ir un poco más allá de los nombres elegidos, amén de que las características de los jugadores talle con fuerza en el orden de las prioridades.

De aquel partido por octavos de final de Copa Argentina se destacó el compromiso, la entrega y el espíritu solidario del equipo, incluso por encima de cuestiones tácticas o propiamente futbolísticas. Algo similar a lo que ocurrió hace apenas unos días, con el triunfo ante Talleres, en lo que fue la primera victoria del canalla en la Superliga. Por eso el hilo conductor que se advierte.

Leo Fernández tiene la libertad necesaria y guiarse por su convencimiento y a partir de ahí trabajar y diagramar. Lo que viene de hacer su equipo en Córdoba contó con ribetes similares a lo realizado por aquel equipo de Montero en el estadio Malvinas Argentinas. Estará en el actual DT valerse de aquel antecedente o bien modificar la hoja de ruta para ir en busca de otro resultado positivo, quizá con otras armas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario