Ovación

Try sobre ruedas

Juan Herrera es el roldanense de 26 años que jugará para la selección de rugby en silla de ruedas en Lima 2019.

Martes 13 de Agosto de 2019

Rugby en cancha de quince, rugby en cancha de siete, rugby femenino, rugby por la diversidad, rugby en homenaje a los jugadores desaparecidos y rugby en silla de ruedas o quad rugby. Un mismo deporte se despliega en todas sus variantes. El roldanense Juan Herrera, de 26 años, es rugbier de la versión adaptada de la selección argentina. Un deporte para jugadores tetraplejicos (con parálisis total o parcial de piernas y brazos), amputados o con lesiones medulares que les reducen la movilidad de los miembros. Herrera acaba de regresar de la Copa Scrum For Life, en Costa Rica, donde los argentinos salieron segundos entre cuatro equipos y él fue galardonado como el mejor jugador del torneo. Ahora se prepara para partir con el equipo dirigido por Emanuel Leguizamón a los Parapanamericanos de Lima 2019 (Perú), en búsqueda de tries sobre ruedas.

Herrera, amputado de manos y piernas desde que nació, asegura tener una vida como la de cualquier tipo de su edad. "Vivo solo y sostengo mi casa, soy padre de Morena, de dos años, trabajo en una oficina renovando pasaportes y DNI, fui nadador y ahora entreno para competir en este deporte que practico desde hace nueve años y con el que viajé por Chile, Colombia, Uruguay, Paraguay, Estados Unidos y Canadá", le comentó a Ovación.

El jugador se destacó en todo deporte. Estuvo tres años en la selección de natación y fue medallista de plata en los Parapanamericanos de Colombia, en 2009. Y ahora también brilla con la celeste y blanca del rugby. ¿En qué sobresale? Contesta con cierto pudor él mismo: "Tal vez en la fuerza que tengo en los brazos y en velocidad", dice el jugador que se desplaza en el puesto de ataque y que que entrena varias veces por semana "remando" (empuja la silla, 7 kilómetros en unos 50 minutos: una especie de trote para cualquier deportista convencional) y complementa ese trabajo con ejercicios de fuerza en un gimnasio.

Compite para la ONG Cilsa por la Inclusión, de Santa Fe, y viaja a entrenar a la capital provincial y a Buenos Aires con la selección ,siempre que puede.

"Cada vez se me hace más difícil, las cuestiones económicas son una traba", comentó Herrera, quien detalló que juega sobre una silla especial que ronda los 130 mil pesos y es de origen norteamericano.

"Estados Unidos es la potencia en este juego, una vez me invitaron a jugar allá y como no pude viajar me regalaron una silla", relató.

El juego es bastante distinto al rugby que se acostumbra ver. Por empezar no tiene pelota ovalada ni se dan los pases hacia atrás. "En realidad se le dice rugby porque es un deporte de choque: son cuatro jugadores, dos de ataque y dos de defensa", explicó Herrera.╠

Los jugadores pueden golpearse con las sillas, no así con los cuerpos, para tomar la pelota y dar pases, se trata de un balón redondo y un poco más pequeño que uno de vóley, se la lleva en la falda. Y para marcar un try hay que llegar al fondo del campo de juego, que es una cancha de básquet con piso de parqué.Las sillas tienen ruedas especiales, con protecciones y ruedas inclinadas hacia adentro, lo que las hace más estables. Las de ataque, como la de Herrera, tienen una curva a la altura de los pies que les permite chocar y avanzar. Y las de defensa, para compensar las lesiones en las piernas, tienen una grilla que bloquea a las de ataque y una goma en las ruedas para lograr más agarre en las manos del jugador.

Este rugby nació en Canadá en 1977, la primera vez que se vio en Juegos fue en Atlanta 1996, pero sólo se exhibió. Ya en Sidney 2000 fue disciplina paraparalímpica y compitió por medallas.

Un equipo con sentido federal

Desde el año pasado, el ex rugbier de Universitario de Santa Fe Emmanuel Leguizamón es el técnico de la selección. "Llevo un equipo federal: Juan es santafesino, pero hay chicos de Córdoba y de Buenos Aires también. Juan es muy bueno porque hace tiempo que juega y tiene buen manejo de silla", dijo el entrenador.

Argentina abrirá los Parapanamericanos de rugby en silla de ruedas el 23 de agosto cuando se enfrente a Canadá, a las 10, y al día siguiente tendrá dos duelos: a las 10, contra Estados Unidos, y a las 19, contra Chile.

Esos cuatro equipos más Colombia y Brasil serán los seis que competirán en los juegos de Lima. "Canadá y Estados Unidos son potencia y Colombia y Brasil mejoraron mucho desde los últimos Juegos y son rivales difíciles", anticipó el entrenador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario