Ovación

Triunfo monumental de la lepra

El corajudo Newell's intentó ser aplicado y se esforzó para dar pelea. En desventaja, no se resignó y lo dio vuelta.

Lunes 27 de Noviembre de 2017

La eficacia que tanto se esperaba, apareció. Newell's se llevó un triunfo valioso, imprescindible, tan grande como el Monumental en estos tiempos de urgencias. Se mostró agazapado, sosteniendo el partido y con el 1-0 en contra asestó tres estiletazos letales que le dieron un triunfo de oro.
   Hasta la media hora de la primera etapa, Ñuls ejerció el control de la pelota de manera esporádica. Retrasado en el campo le costó asociarse. La actitud de Sarmiento de pedirla en todo momento y algún desborde de Torres fueron lo rescatable durante ese lapso.
   La mayoría del tiempo se preocupó por entorpecer el toqueteo de River. Sills fue y con esfuerzo se debatió con el medio local.
   A Newell's lo favoreció la tibieza del local, carente de profundidad. También lo ayudó la que desperdició Fernández en una escapada solitaria ante un mal cierre de Escobar.
   La enorme doble tapada de Pocrnjic, ante Santos Borré y Nacho Fernández, fue determinante. Mantuvo al rojinegro con el arco en cero y fue un cachetazo que despertó a su equipo a partir de los últimos 30' del primer período. En la jugada inmediata, Torres hizo un surco por la derecha y cedió para el ingreso solitario de Sarmiento. El volante la quiso tocar por sobre Bologna y el arquero se lo tapó.
   Al rato, Figueroa habilitó a Sarmiento para dejarlo otra vez mano a mano con Bologna. Se la tocó por un costado y salió junto al palo izquierdo. La idea de no ser "suicida", expresada por Llop en la previa, quedó expuesta en la postura que mantuvo Ñuls durante el segundo tiempo. Mantuvo las líneas juntas en terreno propio para correr los menores riesgos. Y en las que hubo de peligro, emergió la figura de Pocrnjic, como en la que le sacó a Scocco y Borré en el rebote.
   El juego fue anodino. River avanzó sin agredir y Newell's lo esperó para sacar alguna contra. Hasta que Pity se filtró por el medio y tocó por debajo de Pocrnjic para el 1 a 0. La Lepra lo perdía y remontarlo pareció una quimera.
   La falta de gol la resolvió uno por el que tanto se esperó para cubrir ese déficit, Luis Leal, a través de un cabezazo que enmudeció el Monumental. River sintió el impacto y Newell's sacó réplicas veloces. En una de ellas Leal fue bajado en el área y penal que transformó el gol Sarmiento. Newell's aprovechó la confusión de River, continuó bien parado y en una corrida, Fértoli desparramó a Ponzio y lo liquidó.
   Los brazos en alto de Sills en el final fueron el símbolo de una victoria que la Lepra alcanzó cuando más complicado se presentaba el partido. Fue con el coraje de los que luchan cuando la mano viene cambiada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario