Ovación

Triunfo e inyección de aire para el Kily

La victoria frente a Arsenal le dio una dosis de calma al proyecto que encabeza Cristian González. El entrenador canalla tiene aún mucho por hacer y mejorar

Martes 16 de Marzo de 2021

Tenía que ganar. Central lo hizo. Para Cristian González fue un bálsamo de tranquilidad haber abrochado los tres puntos que estaban en juego. Arsenal fue el rival. El peor de la zona A. El mismo que perdió los cinco partidos que disputó. Eso ya no interesa en el popular barrio de Arroyito. Menos al entrenador canalla. El mismo Kily que terminó inhalando una gran bocanada de oxígeno. La victoria de 2 a 1 en el Gigante le inyectó además una fuerte dosis de calma al proyecto turbulento que encabeza Cristian González. Es cierto que el DT auriazul sigue teniendo mucho por hacer y mejorar. Pero no haber mordido el polvo otra vez le permitirá preparar los próximos compromisos con otro semblante. Y con un poco más de crédito a favor.

  Tenía prohibido claudicar. Una derrota a manos de este Arsenal hubiese representado un torbellino de presión institucional y generado un endemoniado caos interno. El hecho de que el equipo no termina de convencer y los resultados no son los esperados hicieron que la figura del Kily quede de lleno en la mira de los directivos.

  El canalla obtuvo un necesitado triunfo. Y es lo que cuenta. La puesta en escena fue más aguerrida que prolija. Con la felicidad pasajera por el buen resultado, todo lo demás pasó a segundo plano. Cristian González acertó con algunas inclusiones tácticas.

  Como las de los defensores Damián Martínez, quien incluso fue el autor material del primer grito sagrado de la casa, y Nicolás Ferreyra. El también debutante de titular Patricio Cucchi se dedicó más a correr y meter que jugar. Con poco hizo más que Lucas Gamba en realidad.

  La inclusión desde el vamos de Marco Ruben también terminó haciéndole un guiño al entrenador de cara a lo que vendrá.

  El Kily se jugaba mucho en esta contienda. Los malos antecedentes deportivos que acumulaba lo tenían entre las cuerdas de la confianza. Los directivos esperaban que revirtiera la ola de dos derrotas y un empate. Caso contrario, le restarían crédito a corto plazo.

  Claro que el hecho de haber logrado anoche un triunfo en el corazón de barrio Arroyito no borrará el endeble historial que acopia.

  El cuadro de situación marca que el técnico auriazul sigue entre ceja y ceja de la mesa chica dirigencial. La diferencia es que no deberá rendir cuentas a la brevedad. Pero continuará en observación.

  Central se puso de pie ante las narices del elenco de Sarandí. Cristian González recibió una urgida cuota de calma y podrá trabajar en la semana con otro semblante de cara a la visita que hará el próximo domingo en Santa Fe ante el líder e invicto Colón.

  Cae de maduro que el entrenador canalla todavía tiene mucho por hacer y mejorar. Pero el hecho de haber salido triunfal de esta velada es lo único que importa en la actualidad. Todo lo demás es decorado. Al menos hasta la fecha entrante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS