Ovación

Tricampeón de Esperanza en el Mundial de Alemania

El gimnasta de Esperanza Juan Alarcón ganó en Alemania tres oros en los Juegos Mundiales para Atletas con Síndrome de Down.

Miércoles 18 de Julio de 2018

¿Qué tienen en común el jugador croata Luka Modric y el gimnasta de la localidad santafesina de Esperanza Juan Ignacio Alarcón? El oro. Sí, el domingo, mientras el centrocampista croata ganaba el Botín de Oro al mejor jugador del Mundial en Rusia, "Juani" (tal como lo llaman todos) cumplía años y se alzaba con tres medallas doradas en los 3° Juegos Mundiales para Atletas con Síndrome de Down (Gymnastics World Championships Down Sindrome), de Bochum, Alemania.

Tras perder la final contra Francia, el futbolista de 32 años levantó muy serio su trofeo en Moscú ante las cámaras de todo el mundo, en cambio el esperancino de 21 años, no para de sonreír y recibir saludos desde ese día: si hasta lo subieron a una autobomba y se armó una caravana, desde su casa al club Atlético Unión y a puro bocinazo cuando llegó a sus pagos, a 219 kilómetros al norte de Rosario.

Por estos días, pocos recuerdan que en Esperanza nacieron el ex jugador de Newell's y Boca, Matías Donnet, el escritor Gastón Gori o el vicegobernador de la provincia, Carlos Fascendini. El ciudadano ilustre es Juani. Es tan importante o más que Modric, porque su oro cotiza por triplicado.

Fue el único argentino que compitió en el torneo y subió a los más alto del podio en tres de las seis disciplinas, durante el juego. Oro en suelo, oro en barra fija y oro en salto (las otras tres son anillas, paralelas y arzones).

En el último Mundial que había participado (2016, en Florencia, Italia), Juani se había traído dos plata (suelo y salto) y un bronce. Pero se superó y va por más.

"Quería traer una medalla y ganarle al ruso. Y traje tres. Ahora tengo que traer las seis del próximo mundial", le dijo Juani a Ovación refiriéndose al campeón contra el que había perdido en certamen anterior y también a la competencia internacional que tendrá lugar en 2010, en Turquía.

Juani empezó a practicar gimnasia a los 3 años con quien es aún su técnico, Adrián Berrio. Entrena de lunes a viernes, dos horas cada día (algunos Atlético Unión y otros días a 15 kilómetros de Esperanza, en Franck).

"Cuando volvimos del último mundial me preguntaban mucho si era especialista en gimnastas con síndrome de down, y siempre contesto que no", dijo el entrenador en diálogo con este diario. Y agregó:
"Creo que la receta del las mejoras y triunfos de Juani tienen que ver con eso, con entrenar como si fuera uno más, no hacer diferencias. El puede llegar a aprender algo más despacio pero tiene una gran capacidad como deportista: sabe corregir sus errores", dijo Berrio antes de denunciar que los deportistas con síndrome de down padecen una exclusión deportiva.

"Hace tiempo estamos en tratativas con el Comité Olímpico Convencional para que se los reconozca en los Juegos Paralímpicos. Actualmente no se los incluye, tampoco en los convencionales. Por eso compiten en estos juegos especiales con el reglamento olímpico", aclaró.

De todos modos, Juani no se doblega. Participará en la competencia santafesina de gimnasia de convencionales que se realizará en breve en la localidad de San Jorge.

La madre de Juani se llama Graciela Braque y es quien lo lleva y trae de los entrenamientos desde siempre. Lo acompañó al anterior Mundial pero en este "le tocó" al papá de Juani: Claudio Alarcón.
"Querríamos ir todos pero no se puede. Sabemos que es importante para él pero tenemos otros tres hijos. Y contamos con nuestro esfuerzo y el del municipio de Esperanza, ningún aporte más", destacó la mujer.

Por cuestiones laborales de su padre, Juani nació en Campinas, Brasil. Allí comenzó estimulación, pero cuando la familia regresó al país encontró que lo mejor para su cuerpo podía ser la gimnasia. Y así fue.

"Era importante trabajar la elasticidad y el equilibrio, empezó en el Lawn tenis y desde hace unos años está en Unión. Se escolarizó y entrenó siempre y desde hace dos años está involucrado en un microemprendimiento familiar. "Hacemos bolsas de friselina, las imprimimos con serigrafía y las vendemos en distintos comercios", dijo la mamá pero no puso el punto final allí. "También juega muy bien al tenis, hace teatro y sale a todos lados solo. Juani es un personaje". Como Modric, o más.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario