Tenis

Tras meterse en los octavos de Roland Garros, Podoroska será la N° 1 de Latinoamérica

La rosarina de 23 años deslumbró en París con un juego excepcional y alcanzó la instancia que no se conseguía desde 2011, con Gisela Dulko. Además se aseguró el ingreso al Top 100

Viernes 02 de Octubre de 2020

Está en un sueño, pero más despierta que nunca. Por eso hace lo que hace. Por eso escribe la historia. Grande para ella y más inmensa para todo el tenis femenino argentino. Sí, en su primer Roland Garros, la rosarina Nadia Podoroska (131° del mundo) sacude las estructuras de la lógica y está en los octavos final de París tras vencer en un partido durísimo pero formidable a la eslovaca Anna Karolina Schmiedlova (161, ex Top 30) a la que venció por 6/3 y 6/2 en una hora y 39 minutos de juego. Desde Gisela Dulko en 2011 que no había una argentina en la cuarta ronda de un Grand Slam. Y otro dato arrollador: con este resultado, la Rusa rosarina será Top 100, algo que una tenista nacional no lograba desde 2013 y tenista Nº 1 de Latinoamérica. Maravilloso andar, por donde se lo mire.

El partido que jugó Nadia Podoroska ante Schmiedlova no puede calificarse de menos que de perfecto. Borró de la cancha a una rival que venía de sacar a una de las favoritas, Victoria Azarenka, y no le dio opciones. Marcó siempre el pulso del encuentro y pese a tener errores no forzados propios del momento, de la ansiedad, fue un concierto. De derechas, su principal arma, de reveses pero fundamentalmente de drop shots. Minó la cancha de lujos y jugó con una templanza y una autoridad impropia de quien debuta en semejante torneo. Sacó el tenis exquisito, ratificó y elevó la vara de lo que había mostrado en segunda ronda al dar el golpe ante la kasaja Yulia Putintseva (27°), en el que era hasta allí el triunfo más relevante de su carrera.

Así, la rosarina de 23 años, quien atraviesa el mejor momento de su carrera, alcanzó los octavos de final de un Grand Slam para el tenis femenino argentino, en singles, después de nueve años. La Tigrense Gisela Dulko lo consiguió en 2011, también en París, como lo había hecho en 2006. Dulko, quien fue la última argentina en pararse firmemente en la élite, llegando a ser N° 1 del mundo en dobles junto a la italiana Flavia Pennetta, también hizo cuarta ronda en el Us Open 2009.

7785edd0-5750-4371-8777-d66bcfeef7a1.jpg

Si sigue con esta firmeza y esta sintonía, Nadia también podría sacudir esos números, cuando este domingo enfrente a la checa Barbora Krejcikova (114°), quien venció a la búlgara Tsvetana Pironkova (157°, semifinalista de Wimbledon 2010), quien volvió al circuito hace algunas tras ser mamá, alcanzó los cuartos de final del US Open y llegó a París como a EEUU, por invitación. Fue 5/7, 6/4 y 6/3.

Con el acceso a la cuarta ronda, la Rusa Podoroska ingresará al Top 100 mundial, primer gran objetivo de todo tenista para asegurarse discutir en grande, sellando pasaporte directo a todos los Grand Slams y Masters 1000. Desde que la sunchalense Paula Ormaechea lo hiciera en 2013, no hubo otra argentina en ese sitio de privilegio que ahora le corresponderá a Nadia. Los números indican que de mínima, se acercará al puesto 88°. Aunque puede ser aún mejor porque el presente invita a más, incluso con un cuadro que se abrió notablemente tras la salida de Azarenka y de la mismísima leyenda Serena Williams (9°), quien se retiró por lesión.

https://twitter.com/AATenis/status/1312009178479759363

Hace dos años Nadia Podoroska le puso un freno de mano a su carrera y tomó una decisión difícil pero necesaria. Instalarse en España para darle impuso a ese sueño tenístico que empezó a los 5 años. Cambió y armó equipo de trabajo y empezó a competir semana a semana en el lugar “donde está el tenis”. Vivir en Europa implica tener al alcance de la mano muchas posibilidades de competencia, muy lejos de la realidad de Latinoamérica, lo cual condiciona a la mayoría de las chicas. El trabajo y el esfuerzo le están dando resultados y casi sin proponérselo está traccionando a las demás, a las que vienen atrás, a las que no tenían una referente y ahora la avisoran.

Nadia Podoroska está haciendo historia. Incluso más allá de lo que pase el domingo, que podría ser más trascendental aún. Vive en un sueño pero está súper despierta, enfocada, disfrutando. Muestra templanza y mesura, pero por momentos, cuando gana también se le escapa una sonrisa. Tan chiquita y pícara como la de una nena que acaba de cometer una travesura. Sólo que ya no es una nena. Es una mujer que sabe por qué lucha. Y por ahí va, mientras fantasea tirando derechas fabulosas y drop shots exquisitos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario