Ovación

Top five: Maxi Rodríguez, el que volvió a Newell's para marcar los goles importantes

La Fiera ayer mostró su mejor versión en el Coloso y asumió la conducción de este Newell’s que se encamina a conseguir el título. Puso su fútbol y su corazón al servicio del equipo.

Martes 11 de Junio de 2013

Con los cinco goles que ayer estampó Newell’s para enfilarse al campeonato, el ranking de hoy de La Capital parecía que se hacía solo, todos los tantos tuvieron su condimento especial y sirvieron para despejar el inoportuno traspié con All Boys.
 
Pero el hombre destacado de la noche fue Maxi Rodríguez que hizo gala de su jerarquía para cargarse un partido que será recordado por el gol de cabeza que abrió el trámite del juego pero también por asumirse compañero de Lucas Bernardi en la recuperación, servir su corazón para empujar al equipo y ser el asistente de Scocco para el segundo gol.
 
Pasado los primeros seis meses de ambientación, Maxi se adaptó a los bárbaros del fútbol argentino, que traban, empujan y roban la pelota haciendo uso extremo de la viveza criolla. La Fiera es ahora la estrella del juego, que maneja los tiempos, aguanta la presión, que tiene asistencia a la mayoría de los partidos y por si faltaba algo convierte en los momentos claves.
 
Maxi y compañía –Scocco, Heinze, también Bernardi y Martino- arrancaron el año decididos a ir por la gloria en el club de sus amores. Una vez salvado de la zona roja, el campeonato ya no era una consecuencia como fue en los pasados dos torneos. Quedarse con el título fue el objetivo desde el inicio del año y Newell’s está a un paso de conseguirlo. Para ser protagonista en todos los frentes, los goles de la Fiera fueron fundamentales:
 
1. Un gol de tres puntos. En la fecha 7° ante San Lorenzo, Maxi marcó un golazo que arrancó con un rápido pase de Guzmán a Scocco que por derecha y desde la media cancha, le dejó servida la pelota en el medio del área para que la Fiera defina entre las piernas de Migliore, que ese día atajó su último partido con la camiseta azulgrana.


 
2. El cuarto de la agonía. El partido por la fecha 11° amanecía servido para Newell’s que empezó ganando a Racing, pero esa tarde Vietto estaba inspirado y marcó un triplete para un emotivo empate que parecía cerrado. En el primer minuto de descuento del final, una vez más Scocco dibujó un pase al límite y encontró a Maxi bien ubicado para clavar la pelota en el palo izquierdo de Saja. Asunto terminado para que el delirio se apodere del Coloso


 
3. De zurda y de derecha. En la Copa también fue determinante en el triunfo por 3 a 1 ante Olimpia en febrero en el Coloso. A Maxi le cometieron el penal que después Scocco cambió por gol y luego cerró la victoria cuando después del tanto de Orzán, el equipo paraguayo había descontado y se ponía a tiro de la igualdad. Al minuto la Fiera ahuyentó las dudas, con un zurdazo abajo que abrió el sueño copero.  El otro gol importante de Maxi fue en marzo en Chile cuando después de caer en su cancha Newell’s se jugaba la definición del grupo y la Fiera abrió paso al triunfo al entrar de derecha y a toda velocidad para aprovechar, cuando no, una habilitación de Scocco.


 
4. La definición de los penales. Por supuesto en este ranking no faltará la definición ante Boca, la noche de los 26 penales. Maxi metió su primer penal, y después Newell’s desperdició en dos oportunidades sus chances de cerrar la serie –primero Urruti, luego Orzán-, las piernas pesaban, el estadio era un nudo de nervios, y la agonía se extendía. El Patón Guzmán cumplió su parte al atajar el remate del Burrito Martínez, luego Maxi se dirigió hacia el punto del penal con la responsabilidad a cuestas y se hizo cargo de la hazaña, cruzando su violento disparo arriba inatajable para Orión. Las lágrimas de felicidad de Maxi fueron de todos los leprosos.



5. De cabeza al gol. A esta altura del torneo ningún partido es un trámite, ni siquiera cuando el rival ha descendido como fue el caso de Unión anoche. El Tatengue había estudiado el juego de Newell’s e intentó con todas sus armas desactivar el tramado rojinegro e incluso tuvo sus chances. A media hora del partido la Lepra lucía ansiosa por convertir y no lo lograba. Con un Scocco menos eficaz, Maxi recibió un tiro de esquina pasado de Figueroa y la embocó de cabeza, una definición que escasea en el Newell’s del Tata. El equipo se tranquilizó y llegó la apilada de goles que hasta tuvo un grito de Heinze, el primero de su historia en el club del Parque, que fue celebrado con una montaña en la que no faltó ninguno de sus compañeros. Maxi además marcó el cuarto, una jugada de manual con pared de Scocco incluida, y le dedicó el triunfo a su abuelo Pichi quien, como dice la canción, le enseñó a “amar estos colores”.


 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario