Ovación

"Tomo la primera decisión que siento que es mejor para el equipo"

En Rosario, la misionera, figura de Las Leonas, habló de su juego y del seleccionado.

Lunes 15 de Abril de 2019

Lucina von der Heyde es una líder en silencio. Si bien ella dice que no se considera como tal, hace rato que Las Leonas apoyan muchas de sus responsabilidades en el palo de la misionera, quien tiene 22 años recién cumplidos. Luchi fue, desde que decidió jugar al hockey, algo así como una niña prodigio. Y poquísimo tiempo pasó entre que comenzó a jugar en el polvo de ladrillo, en Posadas, y la selección nacional. En el medio la captó el legendario Sergio Vigil para llevársela a River. En su primer torneo grande con Las Leonas fue campeona: en el Champions Trophy 2016. Unos meses después ya debutaría en los Juegos Olímpicos y en breve nomás se consagraría campeona mundial junior Sub 21.

Luchi, que habla poco pero a la velocidad de la luz, se mueve en la cancha con la misma rapidez. No porque sea físicamente una gacela sino porque entiende el juego como pocas, con anticipación e inteligencia. Se mueve en la posición que sea y se luce, con categoría y determinación. Sin que le tiemble el pulso. Hoy, von der Heyde sigue siendo chica dentro de un plantel al que retornaron viejas caras conocidas, pero con un protagonismo que la erige igualmente como líder, aunque ella no lo sienta así. La misionera, que jugó dos de los tres partidos en Rosario en el marco de la Pro League (ante Gran Bretaña faltó por lesión), mantuvo un mano a mano con Ovación en el hotel que ofició de búnker del equipo y analizó la actualidad, que las tiene punteras en este certamen, a cuatro meses de un inicio de ciclo nuevo, con Carlos Retegui como DT. "Hoy estamos para seguir creciendo", dijo sin titubeos ni esperanzas falsas y remarcó a los Juegos Panamericanos de Lima como el gran objetivo del año. Habló del disfrute por vestir la camiseta argentina, de los premios individuales y fue determinante al referirse a su juego: "La primera decisión que siento que será la mejor para el equipo, la tomo".

Las Leonas completaron en Rosario 10 fechas de Pro League y están metiéndose en semifinales por ahora. Pero, ¿en qué parte del camino están en cuanto a la búsqueda del ideal?

El equipo está en crecimiento, es un cuerpo técnico nuevo. Bah, no tan nuevo porque el Chapa Retegui ya estuvo antes (otros procesos) pero para mí nuevo y para otras chicas también, con jugadoras nuevas y otros sistemas de juego. Sabemos que estos partidos nos ayudan a plasmar en la cancha todo lo que él quiere y para seguir conociéndonos entre nosotras. Nuestro primer y claro objetivo del año son los Juegos Panamericanos en Perú (clasifican a los Juegos Olímpicos), aunque también queremos la Final Four de la Pro League (semifinales). Estos partidos nos ayudan a tomar confianza y seguir creciendo como equipo.

Hoy, mientras hacen esa búsqueda están metiéndose entre los cuatro mejores (van primeras, junto a Holanda).

Sí, es que cuando una está adentro de la cancha quiere ganar y Argentina está acostumbrada a eso. También cuando van pasando los partidos una se va sintiendo más tranquila y con confianza, te conocés más con tus compañeras y eso se va notando, estamos construyendo. Y ganar nos hace bien.

¿Qué ves y qué es lo que más te gusta de este equipo?

La parte defensiva está siendo muy buena, en estos partidos tuvimos muy pocos goles en contra, tenemos tanta agresividad a la hora de defender como de atacar.

¿El golpe del Mundial del año pasado se digirió? Llegaron muy ilusionadas a Londres y terminaron séptimas.

Sí, uno siempre quiere subirse al podio, nosotras fuimos con esa ilusión y en lo posible ser campeonas. Pero también sabíamos que iba a ser un torneo duro, que fue un proceso largo, que tuvo cambios de entrenador, de jugadoras que por ahí teníamos poca experiencia y la fuimos generando con partidos y torneos. Cuando llegamos a Londres estábamos de la mejor manera, con muchas ganas de querer ser campeonas, pero por ahí cuando no tenés los resultados que esperás es un poco triste. Sabíamos que no nos podíamos quedar con eso, teníamos que seguir para adelante y así estamos, con la cabeza en alto, trabajando, para seguir creciendo como equipo. Y creciendo cada una como jugadora.

¿Se cura rápido una herida así?

El deporte de alto rendimiento te hace curar rápido porque inmediatamente hay un torneo u otra cosa en mente y uno tiene que entrenarse para eso. Para ganarse un puesto, sumar confianza. Fue triste porque queríamos llevarnos una medalla del Mundial pero el deporte a este nivel es así, te hace poner la cabeza en lo que viene.

Entre la medalla de oro del Champions Thropy 2016 y la de bronce el año pasado en el mismo torneo, Argentina no se pudo subir al podio de los certámenes más importantes. ¿Hay una espina clavada?

En todos los torneos a los que fuimos hicimos un buen papel pese a los resultados, siempre se intentó dejar todo adentro de la cancha, plasmar el juego que pedían los entrenadores, primero Gabriel Minadeo, después Agustín Corradini. Repito, éramos un grupo que estaba en crecimiento, por ahí con muchas jugadoras que tenían que sumar minutos, pero a cada torneo fuimos a dar lo mejor. A veces no tenés la suerte del campeón o cosas que a una le gustarían pero Argentina siempre fue a buscar el podio, no se pudo dar.

¿Sentiste en algún momento que te tocaba liderar pese a que sos chica todavía? Subiste al mayor mucho antes que todas las de tu camada.

No, nunca sentí eso porque en todo momento tenía a mis líderes atrás, jugadoras con mucha experiencia que me guiaban, que eran mis referentes, como Belén (Succi), las Habif (Florencia y Agustina), Martina Cavallero, Florencia Mutio, Delfina Merino. Esas jugadoras para mí en ese momento eran las referentes, creo que lo siguen siendo aunque algunas se fueron. Ellas eran las líderes, yo no tenía que tomar ningún rol dentro del equipo, solamente entrar, jugar y divertirme y ellas me guiaban y me enseñaban. Desde atrás todo el tiempo me alentaban para seguir sumando y seguir creciendo.

¿Y hoy?

Hoy lo siguen haciendo, me sigo respaldando en ellas, más allá de que Martina, Rochi (Sánchez) y Noe (Barrionuevo) ya no están. Creo que lo siguen haciendo y yo sigo entrando a la cancha pensando solamente en aportar mi granito de arena para sumar al equipo y aportar como jugadora.

Suena lindo eso de divertirse, ¿se puede aún en el alto rendimiento con las exigencias que tiene este equipo?

Si una no se divierte o disfruta de lo que hace no puede estar acá. Porque una resigna muchas cosas para estar donde está, como acostarse temprano, comer ciertas cosas, privarse de otras, si tenés que entrenar no podés estar con tus amigas, un montón de cosas que por ahí no se ven. Pero si vos no disfrutás de lo que hacés, que para mí es jugar al hockey y es lo más lindo, encima representando al país, no se puede estar en el alto rendimiento.

En tu caso hiciste un sacrificio extra, que fue mudarte de Misiones a Buenos Aires siendo muy chica, para cumplir este sueño de estar en el seleccionado.

Sí, muchas chicas del interior que teníamos en mente ese sueño dejamos muchas cosas de lado. Lo más difícil es alejarse de la familia, aunque cada una tiene en claro las cosas que tuvo que dejar de lado o superar. Una tiene que disfrutar de lo que hace porque sino no puede seguir el día a día.

¿El día del partido se puede disfrutar también?

Sí, obvio. Al vestir la camiseta argentina y poder representar al país una disfruta todo el tiempo. Lógicamente también están los nervios, la ansiedad, pero lindos, tienen que ver con querer entrar ya a la cancha y jugar al hockey.

¿No te importa la posición en el campo en la que te ponga el DT? Ya te mostraste en varios puestos de defensa y mediocampo. ¿Preferís alguno en particular?

A mí me gusta jugar y si el entrenador prefiere determinada posición porque piensa que ahí le voy a aportar al equipo, ahí juego. A mí lo que me gusta es estar adentro de la cancha y me voy a adaptar dónde sea.

Vigil, quien te descubrió en cierto modo, dice de vos que tu cabeza va más rápido que tu cuerpo y que ejecutás eso a la perfección. ¿Cómo concebís tu juego?

Cuando entro a la cancha lo único que hago es jugar al hockey. No pienso en otra cosa que no sea hacer lo que veo en ese momento o en lo que me están ayudando a ver mis compañeras. Uno piensa en eso, en jugar como sabe, en tratar de hacer las cosas bien, aunque por ahí en el partido se pueden tener errores. Todo el tiempo pienso en dar lo mejor para que Argentina gane. Es lo que hago. La primera decisión que siento que será la mejor para el equipo, la tomo.

Llegaron jugadoras de procesos anteriores y de mucha experiencia, ¿cómo le cayó al plantel?

Son jugadoras con mucha experiencia que al equipo pueden enseñarle mucho. Tener a una jugadora con tanta experiencia al lado lleva a que intentes copiar y aprender. Al equipo le suman la confianza de saber cómo se juega determinada clase de partidos y nos viene bien.

¿Cómo se vive el vínculo con la gente? ¿Es un amor que no termina nunca? Lo que se vio en Rosario en estos días no deja de sorprender, cada vez que termina un partido parecen estrellas de rock, ese fanatismo...

Pasa en toda la Argentina. Nos tocó Rosario y se sintió de esta manera; entrenamos en Mar del Plata y se sintió de la misma manera; en Buenos Aires... La gente en Argentina te hace sentir algo que en otros países no pasa. Y jugar con la cancha llena, con el cariño que te da la gente, es algo que se disfruta mucho. Una cuando está adentro de la cancha piensa en la gente que nos vino a ver, que hizo un esfuerzo para estar sentada ahí y eso se tiene que agradecer. Sin el esfuerzo y el aliento del público una tampoco puede disfrutar de lo que hace. Es relindo mirar para afuera y decir "wow, lo que transmiten Las Leonas, lo que transmite cada jugadora".

No hay selección femenina que tenga la popularidad de ustedes, ¿se puede explicar?

Cosas buenas pasan en muchos deportes pero por ahí al no darle tanta importancia como al fútbol no se ven. Y una nota el cariño cuando viene a jugar acá. Argentina le da mucha más importancia al fútbol que a otras disciplinas que están logrando muchas cosas y que deberían tener más protagonismo.

¿Pensás que es cultural?

Pienso que el fútbol mueve mucho, que es el deporte más importante del mundo pero hoy en día también deberían ver a otros que están teniendo resultados históricos y muy importantes para el país.

¿Y Las Leonas para qué están?

Para construir. Sabemos que somos un equipo nuevo, que tenemos un cuerpo técnico nuevo, con objetivos importantes y estamos entrenando para seguir creciendo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});