Ovación

Todo un señor inglés

El británico Crutchlow (Honda) ganó la atrapante final en Termas y lidera el Mundial. Nuevo "motazo" de Márquez sobre Rossi

Lunes 09 de Abril de 2018

No faltó nada y a la vez fue una carrera rara. Muy extraña. Que tuvo condimentos de toda naturaleza. Desde antes de largar la final hasta el paso de la última máquina por la meta. La segunda fecha del MotoGP por Termas de Río Hondo dejó una huella bien marcada. En pista ganó el nuevo puntero del Mundial: Cal Crutchlow (Honda). Terminaron acompañando al inglés en el podio Johann Zarco (Yamaha) y Alex Rins (Suzuki). Y entre tanta adrenalina hay que destacar el inédito comienzo y cómo se dio el nuevo incidente entre Marc Márquez y Rossi, que derivó en la caída del italiano y que abrió la herida que parecía estar cicatrizando por los "motazos" que le tiró en su momento el catalán.

La tenue cortina de agua que cayó antes del plato final trastocó los planes. Fue el punto de inicio de una carrera altamente explosiva. Porque salvo el poleman Miller (Ducati), el resto salió con gomas para piso mojado. Y como antes de la largada se dieron cuenta de que le habían pifiado decidieron ir a cambiar los neumáticos logrando además retrasar el encendido del semáforo.

Claro que cuando los protagonistas volvieron a pista fue con sorpresa. Porque los comisarios deportivos tomaron la histórica medida de que, salvo Miller, debían formarse todos desde el puesto 25 dejando un bache imaginario blanco en el medio. El australiano se quedó clavado como estaca y por eso fue el único que partió como figuraba la grilla.

Pero hubo algo más. A Márquez se le paró el motor de la Honda. Y en un intento desesperado hizo de todo lo que no debía hasta conseguir encenderla antes de que largaran todos juntos. Como se pasó de su cajón y volvió de manera ilegal, le generó un pase y siga en la segunda vuelta, justo cuando ya dominaba el pelotón de manera contundente.

No faltó nada. Termas congregó a miles de almas. Ofreció roces, sobrepasos, maniobras electrizantes. Cambios de mando en el frente. De hecho hubo cinco líderes diferentes: Miller, Márquez, Zarco, Rins y Crutchlow, quien finalmente fue el gran vencedor. Hubo expectativa constante. Adrenalina permanente. Todo en una misma final.

Sin embargo, el plus fue el nuevo cimbronazo entre Márquez y Rossi. Fue en el giro 20 cuando el español buscaba avanzar a su agresivo estilo. Terminó tocando y mandando al suelo al italiano, lo que generó luego un rechazo de disculpas por parte de VR46. "Viene a pedir siempre disculpas para las cámaras. Que no me mire más a la cara", aseveró luego Il Dottore sin anestesia.

Por esa repudiable maniobra el actual campeón fue sancionado y quedó 18º en la general cuando en pista había cruzado quinto.

Vaya que no fue una carrera más en esta ciudad. Hubo un variado menú en medio de un contexto donde la masa copó las gradas y cada rincón de Termas durante todo el fin de semana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario