Ovación

Tete le dio una paliza al Huracán Narváez

El chubutense cayó por puntos, en fallo unánime, y no pudo llevarse el título gallo OMB

Domingo 22 de Abril de 2018

El chubutense Omar Narváez cayó ante el sudafricano Zolani Tete en la Arena de Belfast, por puntos en fallo unánime (las tres tarjetas marcaron 120-108), en una pelea que tuvo en juego el título mundial gallo de la OMB.

Con 42 años, Narváez buscó la histórica hazaña de coronarse campeón en tres categorías diferentes. No pudo ser, ya que Tete le propinó una paliza y retuvo el cetro mundial.

El sudafricano, de 30 años, ostenta una campaña de 27 peleas ganadas (21 por nocaut) y tres derrotas. Y con un agregado: su anterior victoria con la corona en juego, ante su compatriota Siboniso Gonya, la resolvió con un nocaut a los 11 segundos. Todo un récord en un combate mundialista.

Los tres primeros rounds dejaron en claro que el campeón, de mucho mejor porte, llevaría la iniciativa de la contienda. Tete ganó el centro del ring y buscó desgastar al argentino, aunque no pudo vencer la defensa de Narváez con una mano potente.

En la cuarta vuelta se esperaba una reacción de Narváez, pero la derecha de Tete llegó varias veces a la nariz del chubutense, ampliando la diferencia en las tarjetas. Incluso, en el descanso entre el cuarto y el quinto, el oriundo de Trelew tuvo que ser atendido con hielo sobre su ojo derecho, que ya lucía visiblemente afectado. Narváez terminó con el rostro evidenciando la futura derrota. Nariz y pómulo con cortes, y un ojo en compota.

Y Tete fue ampliando la ventaja. Estuvo más dinámico, con mayor velocidad de piernas y con un repertorio de golpes que hicieron estragos en Narváez. Arriba y abajo, el sudafricano impuso presencia, categoría y una potencia mucho más marcada que la del argentino.

A esa altura, Narváez sólo podía esperar que el sudafricano bajara el ritmo. O quizás, encontrar una mano salvadora que pudiera sorprender a su rival. En seis rounds, Tete fue sacando un punto de diferencia por cada uno de ellos.

Ya en el octavo round, pareció que el argentino salía con otra actitud. De hecho, fue el único en el que dejó una mejor imagen a partir de una mayor movilidad en el cuadrilátero. También le asestó algunos golpes certeros a Tete. Pero todo quedó ahí.

El sudafricano volvió rápido a tomar el control del pleito y marcó una vez más su superioridad. Casi que no le dio respiro a Narváez.

En el último round, el argentino fue nuevamente a buscar una mano milagrosa que le haga torcer el rumbo de la pelea. Pero no llegó. Y sobre el final quedó reflejada la amplia paliza que sufrió Narváez. La diferencia en las tarjetas terminó siendo de doce puntos. Uno por cada asalto.

Narváez le había ganado la eliminatoria al ruso Nikolai Potapov por KO, lo que lo habilitó para buscar la corona de los gallos una vez más. No pudo ser. Enfrente tuvo a un contrincante de una calidad superior. El Huracán no tuvo fuerza y habrá que ver si sus vientos seguirán soplando...

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario