Tenis sobre fuego en el cemento de Nueva York
Por primera vez en la historia se activó la Política de Temperaturas Extremas en la rama masculina del Abierto de Estados Unidos.
La organización del Abierto de tenis de Estados Unidos activó el martes por primera vez en su historia el primer punto del protocolo de prevención por altas temperaturas sólo en la rama masculina debido al calor insoportable que se abate sobre Nueva York. La marca llegó a los 37 grados, pero el cemento (Deco Turf, varias capas de acrílico sobre una base de cemento) y su pintura especial devuelven alrededor de 50, unos 122 Fahrenheit.


La Política de Temperaturas Extremas les permite a los jugadores tomarse 10 minutos de descanso al final del tercer set y no necesariamente tienen que estar ambos de acuerdo. Con que uno de los dos lo solicite es suficiente, según explicó Chris Widmaier, director de comunicación del torneo.

En esa jornada hubo muchos abandonos, entre ellos el del correntino Leonardo Mayer quien ya en 2012 debió ser internado por deshidratación tras ganarle en la misma competencia al español Tommy Robredo por la segunda ronda. Leo se recuperó a tiempo para disputar su siguiente partido, pero perdió con Juan Martín Del Potro hace ya 6 años.

Tras ganarle el martes al húngaro Marton Fucsovics en cuatro sets, el serbio Novak Djokovic le agradeció con sorna a la organización los 10 minutos que se pudieron tomar él y su contrincante al final del tercer set.

El peor torneo de todos por las altísimas temperaturas cada año es el Abierto de Australia, pero, como todos los años, el US Open le compite por ser el más complicado con las marcas térmicas.

Nole contó el momento surrealista que compartió con su rival en el vestuario tras el final del tercer set, en ese bendito y flamante descanso de 10 minutos.

Baños de hielo

"Fue muy gracioso, Marton y yo estábamos juntos en el baño de hielo. Estábamos desnudos los dos. Fue una experiencia maravillosa. Batallás el partido por dos horas y media y de pronto estás con él desnudo en el vestuario sin ni siquiera haber terminado el partido. Debo decir que fue una experiencia magnífica", reseñó el ex número uno del mundo entre sonrisas.

El que no le puso ninguna onda porque ni siquiera tenía fuerzas para una sonrisa fue el correntino Mayer tras retirarse de su partido con el también serbio Laslo Djere.

"No me iba a morir dentro de la cancha, no da para eso", dijo Leo.

"Creo que no hay que jugar más a cinco sets porque hasta que no se muera alguien no van a parar, es imposible. Para mí la única manera es acortar un poco, porque el calor no lo manejamos", señaló. Mayer debió cambiar su remera 7 veces durante el partido en poco menos de 2 horas y media.

El Yacaré protagonizó en marzo de 2015 el partido más largo de la historia de la Copa Davis con el brasileño Joao Souza lo que llevó a la Federación Internacional a cambiar el reglamento de la competencia.

Fue 7/6 (4), 7/6 (5), 5/7, 5/7 y 15/13 tras 6 horas y 42 minutos de competencia. Desde 2016 el quinto set se define por tie break y el año que viene la disputa no tendrá nada que ver al punto que bien podría escribirse que al final de este año la Copa Davis desaparecerá.

En la primera semana del último Grand Slam del año, el único en su tipo que tiene tie break en el quinto set, las jornadas arrancan en el mediodía neoyorquino y se extienden hasta la medianoche. Por eso los que juegan en el turno nocturno tienen una clara ventaja sobre los que tienen que salir a jugar al rayo del sol.

Los tenistas reconocen que los pies arden y las ampollas son inevitables. Ya de por sí es un deporte que castiga muchísimo los pies, pero en el cemento mucho más. Damas y caballeros se colocan dos y hasta tres pares de medias antes de salir a competir para evitar que la temperatura del piso se traslade a sus pies y los lastime, pero es una pelea desigual.

El tenis, como la mayoría de los deportes, tiene sus principales competencias en pleno verano, pero no es lo mismo jugar con más de 30 grados sobre cemento que en polvo de ladrillo o césped.

Los deportistas se colocan bolsas con hielo arriba de sus cabezas y alrededor del cuello en los descansos para mitigar las altísimas temperaturas. Y desde el martes se hacen baños de hielo de unos 5 minutos que comparten con los rivales. Más que una competencia de tenis parece la supervivencia del más apto.

Desmayos en plena pista

En 2010 la bielorrusa Victoria Azarenka se desmayó en pleno partido ante la argentina Gisela Dulko en este torneo. La misma suerte corrió en 2015 el estadounidense Jack Sock por nombrar sólo 2 casos.

La pregunta es ¿hasta cuándo?

Las carreras de Fórmula Uno someten a los pilotos a temperaturas cercanas a los 60 grados en la pista durante poco menos de 2 horas. De las 21 carreras de la temporada ninguna está programada en invierno.

La mayoría de los mundiales de fútbol se organizan en verano y el próximo es una clara muestra de lo poco que importa la salud de los deportistas. A pesar de que se jugará a fin de año con temperaturas más benévolas que las del verano del desierto asiático, la conjunción de temperatura y humedad hacen muy dificultosa la actividad transformando a la competencia propiamente dicha en una lucha por ganarle al desgaste físico y a los riesgos que generan las marcas extremas.

Mientras los deportistas caen como moscas bajo los efectos del calor, hoy se prevé otra jornada bochornosa en el US Open y después llegaría el alivio con lluvias para mañana y pasado y 25 grados de máxima.

¿Hasta cuando será?

"Hasta que no se muera alguien no van a parar", exageró Leo Mayer el martes con las pocas fuerzas que le quedaban. Ojalá sea siempre una exageración.