Ovación

Tanto a Newell's como a Central los afecta el mismo problema: la sequía de goles

Newell`s y Central no comparten categoría pero transitan sus respectivos torneos con realidades distintas y la misma dificultad: no la meten y se complican.  

Lunes 17 de Octubre de 2011

En el fútbol nada sacude más las estructuras que el gol. Es capaz de cambiar los insultos, invertir las tendencias, insuflar ánimos o derribarlos.

Es la esencia, el sentido de todo. Por él trabajan los técnicos, juegan los jugadores, alientan los hinchas. Es el latido esencial, el corazón de una actividad que se altera cuando una red se sacude. Y cuando eso no pasa vienen las caras largas, los gestos adustos, las miradas torvas, la desesperanza.

Ni que hablar cuando eso se prolonga en el tiempo. Algo de eso están padeciendo los clubes que mueven la mayoría de la pasión ciudadana, con una sequía increíble, histórica, más allá de que jueguen en categorías distintas. Newell’s y Central no la meten, preocupan y si no le hallan una pronta solución el panorama será más complicado.

El fútbol rosarino tiene hoy a sus mejores emblemas en las categorías más bajas del ascenso. A Leandro Armani, el artillero histórico, en Tiro Federal. A Martín Salinas, que vino de Salto, en Central Córdoba. A Luciano Pons en Argentino. ¿Y en Newell’s? Nadie que se destaque. ¿Y en Central? Gonzalo Castillejos, pero allá lejos y hace tiempo. Leprosos y canallas, con rivales de diferente jerarquía, tienen el mismo problema. Tanto que cuando los rojinegros enfrenten a All Boys habrán llegado a un mes la sequía. Y otro tanto los auriazules.

Pero hay otros datos que corroboran la tendencia de este inicio de temporada donde se llegó al nivel más bajo histórico desde que ambos están en la AFA. Son más los partidos en los que quedan zapateros que los que convierten, y en este 2011/2012 es más acentuado aún.

En los 22 partidos que llevan jugados en la temporada entre Newell’s en primera división y Rosario Central en la B Nacional, en 13 de ellos (el 59 %) no pudieron convertir. Nunca en la historia del profesionalismo, entre los dos sumaron más de la mitad de los encuentros sin marcar en las primeras 11 fechas de un año o temporada.

Los leprosos hicieron sólo 6 goles, y la mitad de ellos en un sólo partido. Los canallas apenas dos más. O sea, en Rosario, que supo aplaudir a grandes goleadores como René Pontoni, Harry Hayes, José Fabrini, Waldino Aguirre, José Canteli, Benjamín Santos, Alfredo Obberti, Aldo Poy, Víctor Rogelio Ramos, Juan Antonio Pizzi y otros, los hinchas mayoritarios gritan un gol cada 143 minutos, casi dos horas y media, más de 3 tiempos.

En el Parque

Desde que Newell’s goleó a San José de Oruro el 6/10/10 por la Copa Sudamericana, jugó 43 partidos con sólo 25 tantos. Y en más de la mitad de esos encuentros, 25 (58%), no marcó. Lo único positivo en este Apertura es que los seis tantos los marcaron los delanteros (Aquino y Noir 2, Sperduti y Valencia 1), pero no disimula el problema, en el que no abrevan defensores y volantes. Entre los de abajo hace 13 fechas que uno no convierte. El último fue Ignacio Fideleff, en el 1-1 del torneo pasado ante Olimpo en Bahía (10/6). Y en el último año sólo una vez marcó un mediocampista: Leandro Velázquez en el 1-3 frente a Godoy Cruz (6/5), también del Clausura. Y los dos se fueron.

6 goles marcó Newell’s en los 11 partidos del Apertura, la mitad los hizo en un partido (Belgrano). Los tantos de los volantes brillan por su ausencia desde hace rato.

En Arroyito

Ante Deportivo Merlo, Central extendió su sequía a 386 minutos desde aquel gol de Gonzalo Castillejos en Corrientes cuando venció 1 a 0 a Boca Unidos el 25/09/2011. Hacía más de 6 años que los canallas no pasaban por esto. La última fue en el segundo semestre de 2005. Luego del gol de Germán Rivarola a Newell’s 1-0 (L), por la Copa Sudamericana el 29/08/2005, a los 45’ del primer tiempo, el equipo de Ariel Cuffaro Russo estuvo 552’ sin anotar hasta otro gol de Rivarola ante Inter en Brasil 1-1 a los 57’, con 5 encuentros en el medio sin meterla.

8 tantos hizo Central en sus 11 encuentros de la B Nacional, la mitad de los cuales fueron de Gonzalo Castillejos. No marca de tiro libre desde que estaba en primera.

Ni de tiro libre

Uno de los recursos que tienen los equipos para disimular la falta de gol es la pelota parada. Sin retroceder mucho en el almanaque, cuando las papas quemaban, aparecía algún tiro libre de Leonardo Ponzio o Daniel Fagiani por el lado de Newell’s o de Horacio Carbonari o Ezequiel González por el de Central y sacaban un partido adelante.

Pero hoy la realidad es totalmente distinta y marca que los de Arroyito llevan 715 días, casi dos años, sin hacer un gol de tiro libre y la Lepra 429, más de uno. El último gol de Central por esta vía fue hace 77 partidos, el 01/11/2009 por intermedio de Jesús Méndez ante Boca (L) 2-1, en primera, por lo que no convirtió en la B Nacional.

Mientras que los rojinegros acumulan 53 juegos sin marcar de tiro libre, desde el gol de Mauricio Sperduti el 14/08/2010 ante Lanús (V) 1-2.

O falta escuela abajo, al menos en ritmo suficiente para reemplazar rápido los éxodos prematuros. O falta jerarquía arriba de los que están. Probablemente ambas cuestiones van de la mano. Lo cierto es que la situación no parece casualidad. Por eso uno (Newell’s) pena hace rato en primera y el promedio le puede pasar factura más temprano que tarde. Por eso el otro (Central) pena por ascender en su segunda temporada. Mientras, la hinchada se pregunta: “¿Dónde hay un gol viejo Gómez?”.

No pasaba desde Bielsa y Zof

En conjunto, los equipos fuertes de la ciudad jamás habían tenido tan poca efectividad en las primeras once fechas en toda su historia en la AFA. El antecedente que le sigue de un arranque tan poco prometedor lo tuvieron, curiosamente, los técnicos más exitosos de Newell’s y Central: Marcelo Bielsa y Angel Tulio Zof.

En el inicio de la temporada 91/92 ambos compartían categoría y en la mitad de esos 22 partidos dejaron tranquilos a los arqueros rivales. Y de esos 11 encuentros, 7 (5 derrotas y dos 0-0) le correspondieron al Newell’s campeón de la temporada anterior y sólo 4 a Central. Inclusive entre ambos habían marcado sólo 14 goles, como ahora, y también los rojinegros fueron los menos efectivos, con apenas 5 conquistas, y sólo una de ellas de un delantero (Cristian Domizi, el resto de defensores).

Aquel inicio fue el de menos efectividad en la AFA con los dos clubes enfrentando a los mismos rivales, pero evidentemente fueron problemas menos coyunturales que ahora, en vistas de que no era una constante ni se prolongó en el tiempo.

Empujan los de abajo

Mientras sufren Newell’s y Central, los otros clubes de la ciudad no tienen abstinencia. Tiro tiene al Beto Armani, Córdoba al Salinas que la mete y Argentino a Pons. En el Argentino A, Tiro Federal lidera, es el más goleador de la zona 1 (12 en 8 partidos) y tiene en Leandro Armani, con 5 tantos, al nuevo artillero de la historia del fútbol profesional rosarino. En la C, Córdoba con 19 goles es el 2º equipo con más festejos, detrás de Dálmine (21) pero con un partido pendiente. Martín Salinas, con 7 tantos, es uno de los goleadores del torneo. Y en la D Argentino le hizo 4 a Muñiz y con 11 goles es el 2º equipo más goleador detrás de San Martín, con un choque pendiente ante Ballester. Luciano Pons (5) es además uno de los artilleros del torneo.

gconti@lacapital.com.ar

Datos: Carlos Durhand

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario