Ovación

Talamonti prefiere olvidar las lesiones que sufrió en la primera parte del torneo

El pasado a veces motiva y otras martiriza. Por eso se recurre a él o bien se reniega del mismo y se trata de olvidar. Leonardo Talamonti hoy está mucho más cerca de la segunda variable que de la primera.

Domingo 08 de Enero de 2012

El pasado a veces motiva y otras martiriza. Por eso se recurre a él o bien se reniega del mismo y se trata de olvidar. Leonardo Talamonti hoy está mucho más cerca de la segunda variable que de la primera. Porque su llegada generó una expectativa muy grande en los hinchas y no es que no haya podido estar a la altura de las circunstancias, pero sí siente que pudo dar mucho más. Las razones no hay que encasillarlas en los bajos rendimientos, sino en los pesares que debió enfrentar por una serie de lesiones que lo tuvieron más afuera que adentro de la cancha. "Sufrí varias cosas que no vienen al caso mencionarlas pero que en su momento me desgataron demasiado", confió la Oveja en el mano a mano que mantuvo con Ovación, ya con la tranquilidad que impone la por estos días calurosa Necochea.

El relato del defensor fue cronológico. Recordó aquella "patada de Piriz Alves" en el tobillo que sufrió en la primera fecha, el desgarro que padeció en la previa del partido contra Atlanta que lo marginó de las canchas durante seis fechas, el golpe cuando el delantero de Quilmes se le cayó encima del aductor y su ausencia en el último partido de 2011, ante Chacarita. De esa tarde-noche en San Martín (vio el encuentro desde la tribuna, junto a los dirigentes) esgrimió: "Fue más para prevenir que por otra cosa porque la cuestión vino mal barajada durante todo el campeonato". No obstante, el presente, y sobre todo el futuro, lo ilusiona. "Quería arrancar bien como lo estoy haciendo y terminar bien la pretemporada como el año pasado", apuntó.

¿Qué explicación le encontró a tantos hechos traumáticos? "En el primer partido (ante Defensa y Justicia) sufrí una patada de Piriz Alves que me dejó sin entrenar durante dos semanas y por eso llegué con lo justo para el encuentro con Gimnasia. Después sí tuve un desgarro en el posterior derecho y también quise volver antes de lo que debía. El resto fueron jugadas desafortunadas como la de Quilmes y en las últimas fechas ya venía entre algodones", se lamentó el defensor canalla.

Fue un escenario propicio para que aparecieran un sinfín de conjeturas sobre las condiciones físicas en la que había retornado de Italia. De hecho a sus oídos llegaron muchos de esos comentarios y, por obvias razones, no le cayeron para nada bien.

"Me molestaron, que querés que te diga. Pero ya dije varias veces que cuando un jugador tiene 30 años y se lesiona siempre se va a hablar de eso. Pero son cosas del fútbol. Obviamente no me hacen bien, pero siempre trato de dar lo mejor desde donde me toque", apuntó.

-¿La cabeza en esos momentos juega un papel importante?

-Seguro. En esas circunstancias la cabeza te maneja todo y a veces te pone triste porque uno viene a sumar, a dar una mano y a veces no puede dar todo dentro de la cancha. Igualmente, como ya lo dijo Pizzi, hay jugadores que también sirven dentro de un vestuario, aunque a mí eso no me alcanza y por eso me pongo mal. Creo que por tratar de estar siempre peco de apurado. Por ejemplo, con el desgarro que tuve, si hubiese estado parado una semana más me hubiera ido mejor. Por ahí son cosas que uno todavía no termina de aprender.

-¿Si la última pretemporada la hiciste sin problemas todo eso fue mala suerte?

-Sí, mi pretemporada fue excelente porque corría a la par de los chicos de 20 años como siempre lo hice. Pero cuando empezó el torneo arrancó un período decididamente olvidable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS