Ovación

Súper reventa europea para ver River - Boca en Madrid

Los socios del Real ayer compraron entradas a 100 y 200 euros y las ofertan a mil y 3 mil.

Lunes 03 de Diciembre de 2018

No sólo Argentina se quedó sin la final de la historia entre River y Boca por la Copa Libertadores de —ahora— Europa. El negocio también se trasladó a España, porque la viveza no es sólo argentina. Si bien esa es una creencia popular, en el Viejo Continente también vieron el negocio y le sacan provecho. Primero la Conmebol, a través de su presidente Alejandro Domínguez, analizó diversas propuestas que le llegaron y cerró con Real Madrid para mudar la superfinal malograda el fin de semana pasado. Y ahora los españoles socios del merengue compraron entradas y rápidamente las pusieron a la venta con el viejo ardid conocido por estos lares. "Vendo bolígrafo y regalo entrada", rezan algunos de los avisos publicados en las redes sociales y al módico importe de mil a tres mil euros (de 40 a 120 mil pesos) cuando en boleterías las abonaron entre 100 y 200.

River protestó y no quiere ir a Madrid. Con esta determinación le quitaron algo muy importante para disputar la revancha en busca del campeón de América. El equipo no contará con todo el apoyo de su gente, como intentó tenerlo el sábado en un Monumental colmado. Jugarlo ahora en el Bernabeu significará no tener todo ese respaldo y, encima, su rival Boca contará con el mismo apoyo. Y consideran que se quedaron sin una ventaja.

Boca, por su lado, mantiene su reclamo legal y tampoco pretende disputar el encuentro en el Viejo Continente. Aunque en este caso los xeneizes van por otro camino en su lucha por quedarse con la Copa y diferente al de los millonarios.

Más allá de las aspiraciones de ambos clubes, la Conmebol con el apoyo de la Fifa insistió en que la final se jugará en el estadio de Real Madrid el próximo domingo, a las 16.30 (hora argentina). Y conservan intacta esa presión instalada de tantas otras que trató imponer y que después se fueron cayendo.

Hoy todo parece indicar que la final más larga del mundo se jugará en España a pesar de las quejas de River y Boca. Quedan un puñado de días nada más para la cita y ambas entidades reservaron hoteles y lugar de entrenamientos, al menos por las dudas de que no haya vuelta atrás con la determinación adoptada por los organizadores.

En todo esto el negocio va por encima de cualquier otra situación. A nadie le importa que miles de hinchas millonarios se quedarán sin presenciar en vivo y en directo la final soñada. Tampoco tendrán chances de recuperar el dinero invertido, sobre todo aquellos que pagaron cifras siderales en la reventa (desde 20 hasta 50 o 60 mil pesos).

Ninguno de los que pensaron en trasladar el juego a 10 mil kilómetros tuvieron en cuenta la decena de simpatizantes que desandaron miles de kilómetros dentro del territorio nacional. Que llegaron desde Jujuy, Mendoza, Salta, Río Negro, entre tantos otros lugares.

A Domínguez no le importó. A Gianni Infantino, de la Fifa, tampoco. El show debe seguir y si hay dólares en el medio mejor todavía. Durante este 2018 hubo cuatro clásicos y nada sucedió. Se realizó el G20 y el saldo en seguridad fue positivo, pero un encuentro con sólo hinchas locales no se puede controlar. Increíble, pero real.

El negocio que debía ser argentino se trasladó a España. La Conmebol se desesperó para cambiar pesos argentinos por euros y parece haberlo logrado —al menos hasta ahora—. Los merengues recibieron con los brazos abiertos esta superfinal, pero no en sí porque se medirán River y Boca, sino porque vieron una veta para conseguir euros fáciles. Por eso rápidamente se lanzaron a la compra de un boleto a 100 o 200 euros y ofrecerlos en cerca de mil. Una súper reventa al estilo argentino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});