Ovación

Sumar es clásico en este nuevo ciclo

Newell's empieza a acostumbrarse a la cosecha, en la previa del choque más importante. Un punto ante Unión para crecer.

Lunes 04 de Febrero de 2019

Se escuchó decir a la salida del vetusto vestuario de Unión que la sensación era parecida a la experimentada el domingo pasado ante Boca. Es decir, que el empate les dejaba a los jugadores de Newell's una sensación agridulce. Mucho más espectacular aquel ante el bicampeón, que el de ayer 0-0 en Santa Fe, ambos alimentaron un ítem que era necesario y que empezó a darse desde este ciclo de Héctor Bidoglio: sumar, acostumbrarse a no perder, un estadío anterior a la de acostumbrarse a ganar que es para jugar las ligas mayores. Por ahora el equipo rojinegro, el club entero, precisa esto. Porque va de la mano de la confianza, nutriente también para el crecimiento. Una situación mucho mejor en la previa al partido más importante de la ciudad que en los días de vaivenes con De Felippe. Que no lo candidatea a favorito, pero sí alimenta argumentos para poder ilusionarse.

Para explicar mejor el punto hay que comparar inevitablemente con la etapa anterior. En fútbol nada es tan determinante, pero la sensación es que partidos como los de ayer en Santa Fe Newell's los perdía. Por la mínima, sin merecerlo quizás, pero los perdía. Hubo varios ejemplos, como las caídas en esta misma ciudad ante Colón, frente a Estudiantes en cancha de Quilmes, con el líder Racing o el mismo Aldosivi, que fue el punto final al ciclo de De Felippe. Ayer no pasó por dos estupendas tapadas de Alan Aguerre, es cierto, pero también hay una actitud de mayor seguridad que se nota. Se intuye que se duda menos, a pesar de que este equipo no tiene todo resuelto ni mucho menos. Pero que trabajó el partido para ese resultado.

Por supuesto, el regreso de Maxi Rodríguez contagia. Jugadores así hacen florecer todo a su alrededor, al punto que la Fiera no apareció ayer y sin embargo otros hicieron su aporte a la causa. No fue suficiente para desequilibrar, ni para generar tanto en un trámite cerrado, pero hubo una impresión de seguridad de movimientos que hacía mucho no se sentía. Para salir prolijo desde el fondo, para volver a empezar con la paciencia que haga falta. Con una ecuación que conjuga juventud para recuperar y experiencia para generar, en menor proporción que ante Boca pero igual de latente, más allá del problema que emergió de un 9 que resuelva la última puntada (ver página 3). Esa tranquilidad también apoya la teoría de la mejoría.

Los números en ese sentido avalan también la hipótesis. El karma rojinegro del pasado como visitante trocó en dos partidos en que no recibió goles. El año pasado, excepto el triunfo ante San Martín, sólo una vez en esa condición, ante Belgrano (0-0), Newell's terminó con el arco invicto, situación cuyo anterior antecedente se remonta a noviembre de 2017 (0-0 con Patronato). Sólo 2 encuentros de 26. Y ahora van dos seguidos.

Además, De Felippe no pareció bucear demasiado ni cambiar cuando reemplazó a Llop. En cambio Bidoglio sí lo hizo y quizás deba volver a hacerlo, para ser más punzante en el área contraria. Mientras, se apoya en los pibes que sean necesarios, en el tridente centenario para imponer respeto de frente al arco y, para el suyo, en el arquero que trajo Don Omar, una de sus mejores decisiones. Newell's trata de construir futuro desde ahí. Nada mejor que sumar en el mientras tanto, algo que se va haciendo un clásico en el nuevo ciclo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});