Ovación

Subcampeones, y de acá

Juan Pablo Dametto y Sebastián Solenghi, ambos de 18 años, trajeron una medalla de plata junto al equipo albiceleste

Viernes 27 de Octubre de 2017

Quien crea que el pádel fue un deporte furor en los 90 y ahora está en peligro de extinción, se equivoca feo. La pareja de jugadores que compite junta en Rosario desde hace seis años, conformada por Juan Pablo Dametto y Sebastián Solenghi, ambos de 18 años, son la mejor muestra de que eso no es así.

Son número dos en el país (entrenan en Rosario con Andrés Pronzatto y el preparador físico David Fernández). Y representando al equipo argentino (a cargo de Jorge Nicolini), acaban de salir subcampeones sub 18 del mundo en el XI Campeonato del Mundo de Menores que se jugó en Málaga (España), entre el 9 y el 15 de octubre. Y si eso ya no fuera suficiente prueba de que el pádel esta vivo, estos dos jóvenes le contaron a Ovación que desde una escuelita entrenan a jugadores, desde los 4 años a más de 60.

En un alto del entrenamiento, uno de los tres semanales de dos horas en el club Lavalle (Lavalle 1546), Dametto (69° en el ránking profesional) y Solenghi (110°) contaron de qué se trata ser parte de los segundos mejores en el mundo en la categoría Sub 18.

Por empezar aclararon que el equipo cayó contra España (3-0), país líder en este deporte donde la paleta se denomina "pala", los jugadores entrenan a niveles profesionales y las canchas son de césped sintético, no como acá donde impera el piso de cemento.

"Otra diferencia es que acá para viajar hay que hacer rifas, cenas, torneos a beneficio y conseguir sponsors. Eso sí, el pasaje lo pagamos nosotros", dijo Dametto.

Ambos participaron también como pareja por fuera del equipo en un Open, pero perdieron en octavos (7/5 y 6/2) contra Javi García y Jaime Chipi.

"Nosotros jugamos desde siempre sobre cemento, el césped sintético obliga a más velocidad, agarre y más desgaste físico", detalló Solenghi. A lo que Dametto agregó: "Sí, te come las piernas".

El comentario abrió la posibilidad de preguntar lo que se escucha del pádel casi como un axioma.

"¿Es verdad que es un deporte muy castigador para rodillas y tobillos?" Ambos jugadores salieron al cruce y en defensa del juego que practican y que pensarán seguir practicando.

"Siempre se culpa a las rodillas pero a veces la gente se larga a jugar con sobrepeso, con desgaste previo o con malas zapatillas, hay que usar las que tienen cámara de aire en toda la plantilla o al menos en el talón", dijo Solenghi, quien arriesgó a decir que el más común de los dolores es el de codo por "fatiga muscular".

Ambos rosarinos hacía siete años que intentaban integrar la selección y este año por fin lo lograron. Con el triunfo, "la trova rosarina", tal como los bautizaron sus compañeros de equipo de selección, se despiden de la categoría pero van por más.

Dametto, estudiante de educación física, y quien juega desde los 8 años, luego de probar con el tenis, el fútbol y el rugby, tiene pensado "de acá en adelante seguir jugando torneos profesionales en Argentina, llegar al máximo del ránking", y una vez arriba, irse a España a probarse. Una etapa que ya comenzó Solenghi, quien previamente pasó por el fútbol leproso, se cansó de la redonda y se plantó en el pádel.

"Quiero participar de los torneos profesionales más importantes argentinos y volver el año que viene a Barcelona a seguir intentando insertarme allá", señaló en referencia a los campeonatos de la Asociación de Jugadores Profesionales de Pádel.

Proyectos con el pádel, ya con medalla en mano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario