Ovación

Speciale: "La deuda histórica es el título que prometieron y no lograron"

El extitular canalla aseguró que está "dolido" por haber catalogado su gestión como "corrupta".

Domingo 01 de Abril de 2018

¿El gobierno que presidiste en Central fue corrupto?

Es irónico que quien habla de prebendas y corrupción en mi gestión sea alguien con una causa penal, que no sólo afectó a los centralistas, sino a todos los santafesinos. Puedo ratificar sin equivocarme que en mi gestión, administrando ingresos ínfimos, se logró acomodar el club, se pudieron pagar juicios complicados, se pudo entregar un club ordenado y con deudas propias de la continuidad de una administración. Todo eso sin vender ninguna joya porque todo lo que era de Central quedó en Central.

Indudablemente hacés referencia al tesorero Fattal Jaef, pero cualquiera sea el nombre, ¿te sorprendió que la actual dirigencia dijera que el gobierno anterior fue un gobierno corrupto?

Por supuesto. Me sorprendió porque realmente fue todo lo contrario. Lo que era de Central quedó en el club porque sino, no hubiésemos sobrevivido. Sinceramente la única persona que puede decir una cosa así es el actual tesorero porque ni me conoce. Es más, una sola vez crucé una palabra porque un amigo en común me lo trajo a la presidencia del club para charlar un rato. Fue la única vez que estuve con él. Él indudablemente no me conoce. Ahora, si cuando habla se dirige hacia mi persona, obviamente que le tengo que responder. Creo que decir eso es una falta de respeto porque todos tenemos una familia, amigos y una historia por detrás. Y si tiene algo que decir en contra mía que lo pruebe.

¿Creés que hay otros dirigentes que piensan lo mismo?

Mirá, es sorprendente que se hable de esto de mi gestión porque recuerdo una charla con actuales integrantes de la actual dirigencia, previo a las elecciones de 2014, entre los que estaba Cefaratti, con quien hace mucho que no hablo pero con quien tuve charlas muy respetuosas. Recuerdo que hablando de una posible unidad para gobernar a Central los próximos cuatro años, él me dijo "yo sé que sos una buena persona y que hiciste lo mejor en estos cuatro años difíciles para el club, pero a mi gente le vengo diciendo todo lo contrario porque es parte de la política y ahora es muy difícil darlo vuelta". A ver, si en algún momento dijo esto, que hoy me vengan a hablar de prebendas y corrupción no sólo me molesta sino que me duele mucho. Y te digo más, una vez, en una reunión, el Pitu Fernández le dijo a Broglia que deje de decir que había cobrado por hacer la maqueta del nuevo estadio. ¿Sabés lo que le contestó? "¡Me extraña Pitu! Eso lo digo para hacer política".

Dijiste que lo que era de Central quedó en Central. Indudablemente fue muy poco porque los dirigentes dijeron que cuando llegaron al club no había nada. Algunos dicen que tuvieron que poner plata de su bolsillo.

Yo le sugeriría al actual presidente de Central que mire los papeles antes de firmarlos porque fue él quien firmó cuando recibió el club el acta que daba constancia no sólo del dinero que quedaba, sino también de algunas obligaciones lógicas de una administración que terminaba su período y arrancaba otra. Porque le aclaro que en un club una administración no termina a las cinco de la tarde y a los cinco minutos hay un mundo nuevo, sino que se trata de una continuidad. En esa acta estaba todo muy claro y se detalló todo lo que quedaba en el club. Decir lo contrario es algo inventado. Lo que yo digo está firmado ni más ni menos que por el actual presidente.

La actual dirigencia aseguró que está muy satisfecha con la gestión que hicieron. Como ex presidente, socio o incluso como hincha, ¿qué reflexión te merece?

Esto es lo que manifiestan los integrantes de la comisión directiva y otras 200 personas que trabajan en el club, como ellos mismos lo dijeron. Pero Central tiene 60.000 socios y habrá que preguntarles a ellos si realmente creen que hay una gestión exitosa. En una gestión hay que evaluar todo, no sólo lo institucional sino también lo deportivo.

Pero, según los datos que entregaron, sólo el 25 por ciento de los jugadores pertenecían al club.

O están mal informados o mienten. Yo les puedo asegurar a los socios que el 100 por ciento de los jugadores que estaban inscriptos en Central a octubre de 2014 eran del club, excepto los que estaban a préstamo, como hoy tenemos. Jamás vendí el porcentaje de un jugador, jamás vendí un pibe de inferiores, jamás vendí un jugador con 20 partidos en primera. Yo pregunto, ¿de Cervi, Lo Celso, Montoya, Salazar, Nery Domínguez, Donatti y Musto vendieron el 25 por ciento? No. Vendieron el ciento por ciento porque los jugadores pertenecían a Central.

El año pasado en una entrevista con Ovación dijiste: "Se vendió como nunca y no se ganó nada". ¿Lo seguís sosteniendo?

Por supuesto que lo sigo sosteniendo. Porque es algo muy cierto.

La gestión tuya también tuvo errores en el tema refuerzos.

Seguro que me equivoqué con muchos refuerzos, pero la diferencia es que yo lo reconozco. Ahora, decir que se equivocaron en tres o cuatro refuerzos es engañar al socio. Acá se trajeron más de 30 refuerzos y rindieron unos pocos, el resto fue tirar la plata. Y no me gusta nombrar quiénes fueron los jugadores que no rindieron para no faltarles el respeto a los futbolistas, cosa que sí hicieron ellos con los cuatro o cinco que, a su criterio, no rindieron y que sí nombraron. El planteo que ellos hacían en la campaña era interesante: vender uno o dos jugadores por año y traer un par de refuerzos de jerarquía, más el centro de alto rendimiento, el tema es que nada de esto se cumplió y los resultados están a la vista. Desarmamos dos equipos enteros, por lo que el objetivo pasó a ser vender todo lo que se podía. Y las consecuencias están a la vista. Hoy estamos de mitad de tabla para abajo en la Superliga, por lo que el socio puede sacar sus propias conclusiones. Al hablar de un éxito en la gestión quizá lo están haciendo desde un punto de vista que muchos desconocemos.

Pero los números que entregaron fueron con detalle de todo lo que se hizo.

Esos números para analizarlos bien hay que remitirse a los balances. Si nosotros hablamos exclusivamente de ingresos que Central tuvo por ventas hay un faltante de alrededor de 5 millones de dólares. Esto te lo puedo decir porque fui presidente de Central y sé cómo se hacen estas cuentas. Para haber tenido las ventas que hicieron, los ingresos netos del club deberían haber sido 29,5 millones de dólares y no los 24,1 que dicen.

Es muy fuerte lo que decís.

Dejame que te explique. No estoy diciendo que alguien se los robó y le aseguro al socio que no es así. Sí puedo decir que esos 5 millones de dólares faltantes es plata que se pagó en intermediarios, en comisiones, en empresarios, en una serie de gastos que se podían haber evitado. Si eso hubiera ocurrido el club tendría lo que hoy está faltando. Todo esto de acuerdo a los números que ellos presentaron.

¿Esas son cosas normales, suelen no informarse, pueden haberse omitido a propósito?

Mirá, detrás del discurso que se entregó la semana pasada por intermedio de una entrevista hay una cuestión política en la que se tratan de disimular datos o de dar los datos que a ellos les convienen, sin manifestar cuál es realmente la realidad del club. Hablan de un montón de juicios que se pagaron, lo que debe ser verdad, pero hablan de gestiones anteriores y hubiese sido bueno aclarar que no eran de mi gestión sino que fueron anteriores a las mías.

Pero los juicios se pagaron.

Algunos de manera sorprendente, como los de Calfat y Soldano, dos acreedores que nosotros los teníamos denunciados penalmente porque la documentación que presentaron para empezar el juicio no guardaba el mínimo de formalidad posible para considerar el pago de esa deuda. Sin embargo ellos eligieron pagarlos. Sería bueno que expliquen por qué lo hicieron. También dicen que hay un pago a un jugador determinado, que si fuera por mí no lo nombraría, pero ya que ellos lo hicieron lo digo, se trata de Luciano Figueroa, a quien yo ya le había cancelado la deuda en Agremiados y a través de esa cancelación dejamos de deberle. Lo que digo es que hay cosas que llaman la atención y que por la soberbia de los actuales dirigentes no me consultaron. Si lo hubieran hecho un montón de cosas se las hubiera aclarado. A varios se podía haber evitado pagarles.

¿Desde que te fuiste del club nunca hubo un llamado, una consulta, un pedido de consejo o algo parecido?

Yo no soy nadie para dar consejos. De cualquier manera, en mi espalda había 51 meses de gestión y creo que la pudieron haber aprovechado para orientar las futuras negociaciones. Jamás me consultaron por nada. Es más, la única fue cuando llamé yo mismo al club para comprar un estacionamiento, algo que pude haber hecho durante mi gestión pero no lo creí conveniente, y me dijeron que no había más. Fue el único contacto que tuve con el club después de que me fui.

¿Se está tornando normal que en Central con el fin de cada gestión se termine y comience algo nuevo desde cero?

Es una locura que Central no se plantee proyectos a largo plazo, políticas de Estado o tres o cuatro temas que sean los ejes de discusión entre las distintas agrupaciones, sean amigas o no. En su momento lo propuse, pero hoy hay gente en Central con ciertas ideologías políticas que a veces parece la unidad básica de un determinado partido y esa es la gente que piensa que todo lo anterior hay que destruirlo y que el club nació el 5 de octubre de 2014. Creo que nos estamos equivocando y es lo que afecta el crecimiento institucional.

Según los números entregados es mayor lo que se pagó por compras y préstamos que lo que se recaudó por ventas.

Acá el tema era gastar todo lo que entraba y la verdad es que fueron muy eficientes. Se tuvieron que quedar sin plata para mirar hacia atrás y darse cuenta de que Leo Fernández estaba disponible, que en inferiores había muchos jugadores que estaban en mejores condiciones que algunos refuerzos. Eso nunca lo pude hacer en mi gestión porque los pibes eran muy chicos y tuvimos que recurrir a lo que se podía. Haber gastado todo lo que ingresó y ni si quiera haber arreglado los baños en el Gigante ni haber hecho ninguna inversión en activos... Así es muy difícil y los números del balance no mienten.

Hablaron de que "pagaron la deuda histórica".

La verdadera deuda histórica de Central no la pagaron absolutamente nada y era el torneo que a mí, personalmente, me prometió el presidente Broglia el día que asumió y el que les habían prometido a los hinchas en medio de la campaña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario