Ovación

Sorpresiva apuesta por las sociedades anónimas

Martes 28 de Noviembre de 2017

"Te voy a hacer un razonamiento medio largo, pero dejame llegar al final".
Prometido, tenemos espacio.
El problema económico de los clubes en Argentina no se va a solucionar hasta que todos los dirigentes se pongan de acuerdo. Y eso va a ser muy difícil. ¿Sabés por qué? Porque yo soy Newell's y tengo que intentar meterme en una copa y necesito terminar entre los primeros once. O tengo que entrar a la Libertadores y debo terminar entre los primeros cinco. Estoy obligado a contratar jugadores, tengo que traer unos cuatro más o menos. Y termino trayendo jugadores con contratos que no puedo pagar porque cuando les ofrezco lo que les puedo pagar, no vienen. En resumen, ¿qué hago, me endeudo o no me endeudo? Supongamos que decido no endeudarme, me arreglo con lo que tengo, que es lo que debería hacer. Resulta que hay otro equipo que se tiene que salvar del descenso y al que no le importa endeudarse en millones de dólares. Y contrata al jugador que yo no traje porque decidí cuidar mis finanzas. Mi gente, cuando este equipo me gana o me saca de la clasificación a las copas, me liquida. Tengo los números al día, pago lo que puedo pagar, pero el otro equipo se endeudó y se metió en la copa. ¿Cómo le hago entender a la gente que eso no es lo que se debe hacer? No puedo. ¿Y entonces qué hago para evitarlo?: contrato yo también. Y acá todos compensan con la misma frase: "Cuando vendamos un jugador". Si es como leo que Newell's tiene un déficit anual de 2 millones, ¿qué pasa si en 2 años no vende a ninguno?: el déficit pasa a ser de 4 millones. ¿Con la venta de qué jugador equilibrás las cuentas?, con ninguna. Entonces terminás vendiendo una promesa no ya para contratar sino para pagar la deuda que generaste y que se sigue incrementando. Ese círculo no lo cerrás más.
¿Ya está?
Terminé.
Acabás de describir la última contratación de Nacho Scocco y sus consecuencias. Newell's no podía ni debía contratar a Nacho porque no podía pagar ni el pase ni su salario. Y lo contrató igual.
Totalmente de acuerdo. Newell's necesitaba quedarse con Nacho, pero la realidad es que había que hacerle ver a la gente que Newell's no lo podía comprar.
¿Y entonces, cómo se acomoda esto, hay que seguir igual porque
no hay arreglo?
Un porcentaje muy alto de la solución van a ser las sociedades anónimas. Cuando privaticen los clubes, esa es la realidad.
Epa, no esperaba ese giro, ¿no te parece una opción
que transfiere o comercializa la pasión?
El amor del hincha va a ser el mismo. Y va a seguir yendo a la cancha y va a alentar si su equipo está bien y va a putear si está mal. ¿Sabés cuál es la única diferencia? Que no va a haber nadie que endeude a tu club. El privado, que es el que se endeuda, tiene que pagar la deuda. Si vos sos dueño de un club y no armás un equipo competitivo, la gente no va a ir a la cancha y los sponsors no te van a pagar y vas a tener un equipo cada vez más diezmado.
¿Y si aparece un jeque, te paga lo que le pedís y al tiempo te descuida el club porque no le rinde y terminás en cualquier lado?
Pero vos me das el peor ejemplo, te pregunto: ¿y si viene un jeque, pregunta cuáles son los 4 mejores jugadores de Argentina, los compra y los pone en Newell's? ¿O viene y pregunta cuánto sale el proyecto de inferiores porque lo quiere llevar a cabo? Te contesto: si el equipo termina 18º el mejor futbolista va a valer un millón. Si el equipo está entre los 4 mejores durante 5 años, el que va a valer un millón es el peor jugador. No sé si las sociedades anónimas representan la solución total, pero estoy seguro de que son una gran parte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario