Ovación

"Sólo quiero jugar"

El día esperado llegó. Juan Martín Del Potro regresó ayer a una cancha de tenis tras ser operado de la muñeca izquierda y después de dos meses.

Viernes 27 de Marzo de 2015

El día esperado llegó. Juan Martín Del Potro regresó ayer a una cancha de tenis tras ser operado de la muñeca izquierda y después de dos meses. Y aunque la presentación terminó con derrota, el tandilense se fue conforme. "Sólo quiero jugar al tenis", resaltó.

Del Potro, ex número cuatro del mundo y hoy 616º luego de un 2014 casi en blanco por la muñeca y por un retorno frustrado a principios de año, perdió ante el canadiense Vasek Pospisil por 6/4 y 7/6 (7) en la primera ronda del Masters 1000 de Miami. El mejor resultado para Delpo, sin embargo, fue el regreso mismo. En el juego, su "no" revés a dos manos quedó como el gran interrogante: ¿podrá volver a encontrar en él el arma que supo tener? Por lo pronto ayer Juan Martín apeló mucho a pegar a una mano y con slice.

El resultado le importó poco a Delpo: "No tengo apuros por estar pronto en el top 10. Sólo quiero jugar al tenis y sin dolor", dijo.

Su poderosa derecha volvió a recordar la de sus mejores tiempos, pero el revés, que trató de evitar al máximo, lo dejó en evidencia. A eso hubo que sumar un ritmo lento y los errores en los momentos decisivos. En el primer set desperdició un 0/40 y un 15/40 en juegos diferentes y cedió un break en blanco. En el segundo desperdició hasta dos puntos de set, uno por una doble falta, en el tie-break.

"Me faltó jugar bien los momentos importantes, ea es la diferencia entre los muy buenos y el resto", argumentó el tandilense, que ahora se ve como el "resto", pero que estuvo con los "muy buenos".

"No fui pasado por encima por mucha diferencia y eso ya es una cosa positiva. Después de un año sin jugar cualquiera puede pensar que le van a ganar 6/0 y 6/0 y hasta pasar vergüenza. Por suerte me sentí de igual a igual sin pegar mi mejor revés", subrayó.

Ese golpe, a dos manos, que lució descontrolado y sin fuerza en la ventosa y calurosa tarde de Miami, es lo que más le preocupa por la muñeca. "La mano me respondió de acuerdo a lo esperado, no esperaba salir a la cancha y pegarle de revés como hace tres años, es muy pronto", dijo ya paciente tras sólo diez días practicando el golpe. Y agregó: "Al final quiero jugar al tenis. Si tengo que aprender un revés diferente para seguir jugando, lo haré".

El tandilense se mostró optimista tras el encuentro, algo que no fue siempre así durante la rehabilitación: "Durante un año hay momentos buenos, de mucho entusiasmo. Después te frustrás, como cuando intenté volver y no pude, y llegás a tocar fondo. Me siento mejor semana tras semana".

El otro argentino que se presentó ayer fue Federico Delbonis. El azuleño se enfrentó con el checo Jeri Vesely y ganó un partido chivísimo por 7/6 (4/), 3/6 y 7/5. Su próximo rival será nada más y nada menos que el español David Ferrer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS