Ovación

Sin fútbol, Central sumó un punto ante Racing que aún lo clasifica a la Sudamericana

Ayer no tuvo fútbol y no le quedó otra que adherirse al programa Precios Cuidados. Así, con una sola monedita de fútbol en el bolsillo llegó al minuto 90 cero a cero y zafó por los reflejos de Caranta.

Domingo 11 de Mayo de 2014

El empate de Central se sostuvo en los reflejos de Caranta. El equipo de Russo jugó de mayor a menor, no capitalizó el par de chances aisladas que generó en la primera etapa y terminó sufriendo los embates desesperados de un Racing que con voluntad lo complicó más de la cuenta. Otra floja actuación del Canalla, pero con un saldo desde lo numérico más que aceptable porque el punto le permite seguir ilusionado con meterse en la Sudamericana (ver página 9). Ayer no tuvo fútbol y no le quedó otra que adherirse al programa Precios Cuidados. Así, con una sola monedita de fútbol en el bolsillo llegó al minuto 90 y zafó.

El primer tiempo fue intenso. Central trató de ser protagonista con Méndez como único cinco y con Carrizo haciendo las veces de enganche. El negocio estaba con las proyecciones de Jonás Aguirre, que cuando ganó la cuerda generó peligro. Justamente de un centro del carrilero se originó la arremetida de Castillejos, que cabeceó forzado abajo del arco.

Central en el amanecer del cotejo logró ganar los rebotes y tuvo enjundia para imponerse en las divididas. Sobre la media hora otra vez Castillejos intentó una volea desde la puerta del área que exigió al máximo los reflejos de Saja.

Pero en el cuarto de hora final de la etapa Racing reaccionó, el Canalla perdió consistencia y caminó por la cornisa. Berra estuvo errático y la pelota paso más por los pies del picante Luciano Vietto. El morocho Roger Martínez casi factura de cabeza a la salida de un córner, pero el balón salió lamiendo el palo izquierdo de Caranta.

Claro que cuando los de Avellaneda iban para adelante dejaban espacios preciosos en sus espaldas, algo que no supieron aprovechar ni Carrizo ni Medina en el pase final. Ambos dilapidaron contras inmejorables con superioridad numérica auriazul.

En la reanudación Racing seguía estando más cómodo. Central lució intermitente y el adversario lo notó. Fue Gabriel Hauche el que estuvo a un tris de romper el cero por duplicado. Primero metió una diagonal que culminó con un tiro a colocar que se fue apenas alto y enseguida quedó de cara al gol, pero Caranta le ganó el duelo con un achique dramático.

El local seguía siendo más vertical e incisivo. Aued estuvo a centímetros de agitar la red, pero su tiro libre se fue apenas arriba. Central no sabía cómo hacerse de la pelota y mucho menos arrimarse al arco de Saja. Estaba desconectado y la pelota era cada vez más un objeto volador no identificado para los aislados Niell y Castillejos. Justamente el Chalo, cuando se la dieron por abajo, mandó a las nubes un buen centro de Ferrari.

Russo incluyó a Nery para reforzar la contención, pero no hubo caso. Racing seguía, a los ponchazos, teniendo la iniciativa. García cabeceó solo sobre el segundo palo y Caranta respondió con una tapada magistral. La última la tuvo Vietto y otra vez contuvo el uno.

El punto cada vez tenía más valor. Ese fue el mensaje que transmitió el equipo en los minutos finales. De última, el objetivo de la Sudamericana seguía siendo una opción potable.

Por eso, en una noche con apenas algún billetito de fútbol, Central adhirió al programa Precios Cuidados y se alzó con un punto. Y con la última moneda en el bolsillo llegó al minuto 90.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario