Ovación

Simple y efectivo

Newell's les sacó jugo a sus chances. En el final sufrió, sin necesidad, en defensa pero se quedó con tres puntos más que necesarios.

Martes 13 de Marzo de 2018

Desde el amanecer del partido se vio lo que pretende Omar De Felippe de su Newell's: un equipo que presione en la salida del rival y, cuando recupera, sea práctico y no abuse del toqueteo. Y así fue que llegó el primer gol. Ataque rápido por izquierda, centro de Fértoli por detrás de la defensa sanjuanina y aparición de Joaquín Torres para el tempranero 1 a 0.
   Todo el buen trabajo que la Lepra hacía de tres cuartos para arriba era inversamente proporcional a lo que sufría en defensa. San Román fue el blanco del ataque visitante y quedó expuesto más de una vez cuando explotaron ese sector. Lo mismo Bianchi, que llegó a destiempo en la cobertura. Aunque con el paso de los minutos se asentaron y respondieron.
   "No hay mejor defensa que un buen ataque". Newell's estuvo fino y efectivo en ofensiva y se lo hizo sentir al conjunto dirigido por Néstor Gorosito. Torres fue una verdadera pesadilla para la defensa verdinegra. Movedizo, con una gambeta indescifrable, fue un dolor de cabeza para Leandro Vega y Schmidt.
   Con el 2-0 del participativo Leal, ayudado por una lenta respuesta de Ardente, al rojinegro se le simplificó todo y se fue con una sonrisa al vestuario.
   El complemento tuvo la misma metodología. Nada de lujos; centros al área o remates desde afuera. Jugar simple. Por qué iba a cambiar si al equipo le dio réditos en el primer tiempo. Y así fue que agigantó la figura de Ardente, que evitó una goleada tapando un par de mano a mano.
   El desgaste empezó a pasarle factura al equipo rojinegro. Con muy pocas ideas y a puro centro, San Martín lo puso en aprietos. La defensa nuevamente entró en un terreno de dudas y el Santo estuvo a punto de sacar provecho. Son los típicos minutos en los que el rival tira toda la carne al asador y lo único que queda es aguantarlo.
   La incertidumbre pasó de largo y Newell's se adueñó otra vez de la pelota. Con Torres y Rivero cansados por el esfuerzo, Bernardello tomó la manija del equipo y decidió los caminos. El apresuramiento ya no fue necesario. La obligación era ajena.
   ¿Pudo liquidarlo antes? Sí. ¿Sufrió innecesariamente? También. Pero ganó y, después de cinco partidos sin alegrías, es lo importante. Enfrente tuvo a un equipo flojo y con pocos argumentos, eso está claro. De Felippe deberá trabajar en ciertas cuestiones defensivas para no regalar el resultado cuando el rival sea de otro fuste. El primer paso está dado. Y lo hizo de forma simple y efectiva.

La figura: Torres , gol y desnivel

Desequilibrante. Los defensores sanjuaninos no pudieron leer nunca sus movimientos. Cada vez que encaró, siempre ganó. Aportó un gol y pudo haber convertido otro, aunque decidió ponerse el traje de asistidor. Sobre el final bajó el ritmo por el cansancio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});