Ovación

"Siempre voy a ayudar a Central"

Gonzalo Belloso, el director de Desarrollo de la Conmebol, habló de su gestión y de la relación actual con el club de sus amores.

Sábado 13 de Enero de 2018

La charla entre Gonzalo Belloso y Ovación avanza a pasos agigantados mientras está orientada hacia la función que desempeña como director de Desarrollo de la Conmebol. Sólo por capacidad de trabajo se accede a semejante puesto gerencial dentro del ente rector del fútbol sudamericano. Es que si de algo entiende el Pejerrey es de gestión. No cualquiera llega a ser un soldado pretoriano del presidente Alejandro Domínguez. Pero la vida de Belloso no sólo se construye de saco y corbata. También hay un lugar preponderante para su gran pasión. Por eso se impone que en el juego de preguntas y respuestas se inmiscuya Rosario Central.

¿Qué visión tenés de la actualidad de Central como club?

En lo político no quiero ser un maleducado con la dirigencia actual porque no es mi estilo. Además no quiero que le pase lo que a mí me pasó cuando me hicieron marchas en mi contra, me insultaron y no sé cuántas cosas más. También sé que no es fácil estar en un club como Central. Tanto mi mujer (Carolina Cristinziano) como yo estamos a disposición de los dirigentes actuales para lo que necesiten. Lo nuestro es un apoyo total a este momento de Central. Más allá de que no pienso como ellos en algunas cosas, sería una falta de respeto hacer una crítica en este momento porque no estoy en el día a día del club. Además, repito, no quiero que estos dirigentes vivan lo mismo que pasé en su momento cuando fui muy golpeado por muchos de los miembros de la comisión. No quiero ser igual que ellos.

¿Seguís con el sueño de ser presidente de Central?

Yo no sueño con ser presidente. Sueño con que Central sea cada vez más grande y ayudar al club desde el lugar en el que me toque. Voy a estar siempre para ayudar a Central desde el lugar que necesiten. Soy hincha fanático del club. Si me necesitan mañana mismo voy a estar, mi compromiso con el club siempre está presente. Ahora estoy en un lugar distinto, alejado, formándome en un puesto muy importante. Ahora tengo otro orden de prioridades. Quiero cumplir con el objetivo de acompañar al presidente Alejandro Domínguez en este proceso de transformación de la Conmebol.

¿La agrupación Raza Canalla, de la que fuiste uno de los fundadores, participará de las elecciones de este año en el club?

Eso es un comentario de los dirigentes nomás. Raza es una agrupación histórica que estuvo en el peor momento del club. Nosotros dejamos un club en la A, a punto de jugar una final, un club clasificado a la Copa Sudamericana. Estamos muy contentos con lo que se hizo en su momento. Lamentablemente ahora se perdió una oportunidad muy grande de capitalizar el dinero que ingresó por venta de jugadores. No se pudo plasmar en títulos ni en infraestructura.

¿Cómo definirías tu función en la Conmebol?

Soy el director de Desarrollo de la Conmebol. Para los organismos rectores del fútbol es muy importante, tanto para Fifa como para Conmebol. Nosotros trabajamos para tener federaciones cada vez más fuertes, ordenadas y sin problemas. Desde mi lugar velamos para que el dinero que se genera con el fútbol vaya adonde debe ir: es decir a los jugadores y jugadoras. El área en la que estoy es la que se encarga de hacer un aporte social, algo que era inexistente en la Conmebol anterior. Estamos cerca de cada federación para conocer sus falencias y virtudes y saber en dónde hay que ayudarlas. El presidente Alejandro Domínguez nos confió a mí y a un equipo de ocho personas una tarea que estamos cumpliendo bien. También aportamos en infraestructura, capacitaciones y ayudamos a cada federación en lo que necesite.

Es evidente que encontraste tu lugar después de retirarte del fútbol.

Lo mío es la gestión. Me siento cómodo gestionando, solucionar cosas y ayudar en lo que sea. Encontré un lugar hermoso, pero reconozco que es muy demandante. Nosotros queremos que las federaciones sean fuertes en su estructura de base. Por eso lo más importante para cada asociación es que su selección clasifique al Mundial, pero si no lo logra, también queremos ayudarla a que lo consiga en el ciclo siguiente. Es un trabajo que se hace desde abajo hacia arriba. Y nosotros estamos en la parte del iceberg que no se ve. Hace poco firmamos un convenio con la Confederación de Fútbol de Oceanía para mandarles diez formadores nuestros para que capaciten y, en algún caso, también recomendar a algún entrenador para que vaya a dirigir en aquel continente. Estamos generando buenas cosas para Sudamérica.

¿Esta Conmebol es la antítesis de la anterior, en la que la mayoría de sus integrantes hoy están presos o sospechados de actos de corrupción?

Sí, esta Conmebol es la contracara de aquella. Ahora tenemos un presidente que tiene una visión muy sana y completamente diferente de lo que pasaba. Para nosotros lo más importante es la pelota, en cualquier disciplina y género. La idea es estar siempre cerca de los jóvenes para ayudarlos. Por otro lado, Alejandro Domínguez ocupó todos los cargos y tiene una probada trayectoria, especialmente en Olimpia de Paraguay, club en el que ganó muchos títulos y generó un gran colchón económico. También estuvo en la Federación Paraguaya de Fútbol. Es una persona que sabe desempeñarse en este trabajo, entiende el lugar que hay que darles al jugador de fútbol, a los entrenadores y a los clubes. Todo el presupuesto que tenemos y destinamos se puede ver en nuestra página web, lo que ganan los funcionarios de la confederación y lo que se invierte. Lo mío es aportar un granito de arena a este momento de transformación en la Conmebol.

¿Cómo definirías a la Conmebol anterior?

Antes era prácticamente una monarquía. Lo mismo había pasado en Argentina y en otros países en Sudamérica. Cuando nosotros llegamos encontramos una Conmebol con muchos problemas, especialmente de funcionamiento, porque sólo había trabajando unas veinte personas. Nosotros renovamos todo, instalamos más oficinas con una modalidad de "open office", en donde están todos los trabajadores juntos, salvo los directores, que por una cuestión de privacidad tienen su propio lugar. Tenemos una empresa que no tiene nada que envidiarle a otras. También lanzamos una nueva licitación por los derechos televisivos de los partidos, que son nuestro principal ingreso y, según los cálculos, vamos a estar cuadriplicando estos recursos. Queremos que cuando los clubes lleguen a la Copa Libertadores ganen mucho más, primero por jugarla y después por pasar cada fase. Estamos en un proceso de reconversión de la Conmebol, pero no será de un día para el otro.

¿Qué falta conseguir para terminar de transformar a la Conmebol?

Falta muy poco. Estamos siendo valientes con muchas cosas. Enfrentamos a quienes quieren lastimar al fútbol, a los que quieren volver al pasado. Nosotros somos transparentes ciento por ciento en todo lo que hacemos. Hay licitaciones en todos los casos. Estamos muy bien en cuanto a organización y el objetivo es que nuestros campeonatos sean cada vez mejores. Queremos que los jugadores y los espectadores se sientan muy cómodos.

¿Qué visión tenés de la implementación del VAR luego de las quejas que generó en la semifinal por la Copa Libertadores que disputaron River y Lanús?

La implementación del VAR fue una apuesta muy grande que hicimos para ganar en transparencia. Puede tener puntos que podemos estar de acuerdo o no, pero en los partidos en los que se implementó hasta ahora, se acertó en todo. En ese partido de Lanús contra River los árbitros decidieron una cosa y hay que darles la derecha porque son los encargados dentro de la cancha de definir ciertas situaciones. Por eso no entiendo a los que dudaron de la honestidad de nuestros árbitros en ese partido. Al negocio del fútbol le convenía una final entre River y Gremio, pero lo justo es justo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario