Ovación

"Si uno quiere pelear tiene que reforzarse", aseguró Maxi Rodríguez

El capitán de Newell's desmenuzó ayer el presente leproso en rueda de prensa. Se refirió al clásico de la segunda fecha y aseguró: "Seba Domínguez es uno de los mejores centrales del país".

Jueves 07 de Enero de 2016

Maxi Rodríguez está en un momento de madurez futbolística y personal que se traduce en cada una de sus palabras. No anda con vueltas ni maquilla las situaciones que le tocan vivir. Es el líder de un equipo que está obligado a mejorar la performance del año pasado y él lo sabe mejor que nadie. Ayer en rueda de prensa habló de todo y se esmeró por dejar bien clara su postura en cada uno de los temas. Al ser consultado sobre el armado del nuevo Newell's no se fue por la tangente. "Se necesitan refuerzos. Creo que a todos los planteles les viene bien traer algunos jugadores para que levanten el nivel del equipo y que además lleguen para jugar y no sean promesas. Eso necesitamos nosotros, jugadores que vengan, se pongan la camiseta y rindan. Después sabemos que el año pasado el funcionamiento colectivo no fue el que queríamos y tenemos que corregir muchas cosas. Hay tiempo, pero tenemos que trabajar mucho. Creo que con una base, más los refuerzos podemos mejorar. La realidad es que si uno quiere pelear algo tiene que reforzar el equipo y que los que estamos acá también levantemos el nivel. El club va a tener que hacer el esfuerzo para buscar los refuerzos que le pide el entrenador y ahí veremos para qué estamos", se explayó la Fiera ayer por la tarde en Bella Vista.

—¿Cómo arrancás en lo personal esta pretemporada?

—Muy bien. Con las mismas ganas e ilusión de siempre de empezar un nuevo torneo, una pretemporada. Recién son los primeros entrenamientos. En lo anímico me encontré con los compañeros con muchas ganas y motivados y eso es importante.

—Se conoció el fixture y tienen un inicio complicado, con el clásico en la segunda fecha de visitante. ¿Esto es una motivación extra para llegar bien afilados al inicio del torneo?

—El clásico te puede tocar al principio, en el medio o al final, ya sabemos que son partidos especiales, pero recién llevamos tres días de trabajo. Hay que prepararse todo este mes para llegar a la primera fecha en óptimas condiciones (visitante de San Martín de San Juan) para luego afrontar lo que es el clásico. Será un torneo corto muy intenso. Hay muchos equipos que jugarán la Copa Libertadores y nosotros tenemos que ir partido a partido.

—En los recesos recibís ofertas de equipos que te quieren sumar como refuerzo. Este verano analizaste propuestas y como siempre dijiste que tu deseo es seguir en Newell's.

—Les contesté a los clubes que me quieren y lo hice con respeto. Yo les dije que iba a continuar acá, tengo la cabeza puesta en Newell's y tengo las mismas ganas que cuando volví. Eso es lo importante. Me motiva venir al club, ponerme la camiseta, entrar a la cancha y ver a mis compañeros. Esto es lo más lindo que me puede pasar. Por eso disfruto el día a día con todas las ganas. Acá cada vez que me pongo la camiseta siento orgullo y me gusta salir a la cancha.

—Dijiste que tu idea es retirarte en Newell's, ¿seguís pensando así?

— Lo dije siempre. Salvo que haya algún contratiempo con algún entrenador que no me tenga en sus planes o con los dirigentes. De mi parte siempre va a estar la voluntad de seguir acá. Uno siempre trata de hacer las cosas lo mejor posible, se puede jugar bien o mal, pero siempre con buena fe y buena leche. Y haciendo lo mejor para mis compañeros y por la camiseta. Siempre dije que volví para retirarme con esta camiseta y si no hay contratiempos, lo haré.

—¿Cómo te encuentra esta vuelta a los trabajos y cómo ves todo lo que se menciona sobre el armado del plantel?

—En lo personal muy bien. En el receso entrené un poco para no llegar sin hacer nada. Esta semana es de adaptación. Respecto al armado, el club tiene que hacer las cosas que debe hacer, las contrataciones y las ventas y nosotros los jugadores en eso estamos al margen, ya que tenemos que entrenar y dedicarnos a jugar.

—¿Cómo viven internamente la situación de Nacho Scocco sobre su futuro?

—Son decisiones que deben tomar Nacho, el entrenador y el club. Entre ellos tres saben lo que quieren. No hay nadie mejor que ellos para que hablen y resuelvan la situación.

—Tuvieron un año flojo en general, ¿cuál es el balance?

—A mí en lo personal me gusta jugar domingo y miércoles. Esa es la mejor motivación que tiene un jugador. Nosotros tenemos que acostumbrarnos a ganar y no a jugar por jugar. Eso hay que inculcarles a los chicos y a nosotros los grandes también.

—En el día a día, qué aire se respira debido a que algunos jugadores del plantel campeón no tendrán lugar en el equipo y por ahora siguen acá porque tienen contrato vigente. ¿Es una situación incómoda para ustedes que les toca quedarse?

—Sí, sobre todo por el compañerismo que hay acá adentro. A nadie le gusta quedar afuera de un plantel o no ser tenido en cuenta. Lo mejor que les puede pasar si el entrenador habló con ellos es que puedan encontrar otro camino para seguir jugando al fútbol, que es lo que ellos quieren hacer. Después, los jugadores que el entrenador elija para viajar a la pretemporada que haremos en Mar del Plata tendremos que tirar para delante como hicimos siempre y no mirar para atrás. Hay que tener el objetivo claro y si alguno no es tenido en cuenta, hay que buscarle la mejor salida por el bien de ellos y del club.

—¿Necesitabas tener un compañero de carácter como el Negro Domínguez para descansar un poco el liderazgo, ya que es alguien que lo conocés bien y además tiene una historia dentro del club?

—Para mí Domínguez es uno de los mejores centrales del fútbol argentino. Me encanta como juega. En lo personal pasé momentos muy feos, tuve muchos que me decían que me vaya. A nivel familiar no la pase bien por lo que sucedió con la casa de mi abuela (pintadas con amenazas) y además se dijeron muchas cosas por las que me podría haber ido tranquilamente. Pero siempre pongo la cara, voy de frente, nunca me escondo y jamás lo voy a hacer. Eso les inculco a los más chicos. Hoy viene un referente también como Seba y nos va a acompañar en este proyecto.

—¿Molestan las críticas que recibieron en el último año?

—El boca a boca le llega a uno de cualquier manera. En el último año se habló mucho, demasiado y a veces hay que bajar un cambio. Salían cosas desde el club y eso no puede pasar, no le hace bien al grupo. Se dicen cosas que no son ciertas y eso molesta. Yo estoy tranquilo con lo que hago, lo hago de buena leche y me deja tranquilo porque mis compañeros me conocen. El tema es que han inventado cosas grosas por decirlo de alguna manera, pero mi familia me respalda y estoy tranquilo. Lo que más me molesta es cuando se inventan cosas del lado de adentro de la institución por celos o envidia. Sé lo que soy y por eso sigo en Newell's.

—¿A quiénes te referís como responsables de las cosas que salen de adentro del club?

—Acá si uno quiere al club tiene que hacer las cosas bien para el club. Si querés que pierda el equipo para que le vaya mal a uno para meterse el otro, entonces no sos hincha. Nosotros nos tenemos que ocupar de jugar al fútbol, el técnico de que al equipo le vaya bien y los dirigentes de hacer su parte. Cuando uno quiere hacer todo ahí estamos equivocados. Cada uno debe cumplir su rol. Además este es un año de elecciones y eso no nos tiene que influir en nada. Yo cuando deje de jugar al fútbol no voy a ser dirigente ni entrenador, me gustaría estar ligado al club con los chicos en Malvinas para enseñarles lo que yo aprendí. Mi idea es seguir más allá de qué comisión esté y a nosotros no nos influye que sea un año político, tenemos que salir a ganar todos los domingos.

—El entrenador recibió cuestionamientos de algunos hinchas, ¿eso a ustedes les pesa a la hora de afrontar lo que viene?

—No es lindo cuando el ambiente no es bueno. Acá lo que marca mucho son los resultados y los clásicos. Hay que afrontar las cosas y decirlas cara a cara. Si todos hacemos eso la cosa será más fácil. Hay que ver los errores que se cometen y hablando se solucionan las cosas. No hablando de espaldas o en los pasillos del estadio. El murmullo es mejor aclararlo y que se corte ahí.

Volvió Seba Domínguez

Ayer por la tarde se produjo el primer entrenamiento de Sebastián Domínguez con sus nuevos compañeros. El Negro regresó al club del Parque tras 11 años y ya comenzó a realizar la pretemporada a la par del plantel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario