Ovación

"Si Alexis Zárate vuelve a jugar nos ofenden a todas"

La experta de la OEA en violencia contra la mujer, Susana Chiarotti, analizó la violación del lateral de Temperley

Miércoles 20 de Septiembre de 2017

"Si este muchacho vuelve a jugar, si no es expulsado de los clubes, vamos a entenderlo como un pacto de connivencia entre machos, como una ofensa a todas las mujeres, como que se ríen de toda la lucha del Ni Una Menos". De esta manera se refirió ayer sobre la condena por violación del jugador de fútbol Alexis Zárate (ver aparte) la representante argentina ante el Comité de Expertas de Violencia contra la Mujer de la OEA, Susana Chiarotti. La abogada no sólo se explayó sobre este caso de violencia de género sino sobre otros que tuvieron como victimarios a personalidades del deporte como Carlos Monzón y Héctor Veira. Es que considera que en todos los casos se repitieron tres tendencias. "La gente notoria del deporte goza de impunidad; como parte de un pacto patriarcal desvaloriza la palabra de la víctima y, tercero, por cuestiones de comercialización desvían profundamente los principios de disciplina y esfuerzo del deporte con tal de dejar libre a una persona".

Zárate no jugó el partido del lunes contra Central y fue ayer licenciado por tiempo indeterminado. Así lo informó el presidente de Temperley, Alberto Lecchi: "Vamos a tratar con más tranquilidad de hablar con AFA, Agremiados e Independiente, que es el club dueño del pase para ver cómo fortalecemos al club tomando una medida favorable para que no afecte al resto del equipo".

Ovación habló con Chiarotti mientras se conocía la postura del club. Comenzó la charla hablando de "ofensa" y no se equivocó, si se tienen en cuenta las palabras que expresaron públicamente el abogado Gonzalo Falco (ver foto) y el representante Gustavo Goñi. Lo hicieron en defensa del jugador condenado pero se ganaron un masivo repudio social.

"El problema fue que Alexis decidió terminar el acto sexual eyaculando adentro", dijo Falco luego de insistir con que "no hay pruebas suficientes" sobre su cliente. Mientras que Goñi aseguró que "Alexis Zarate sufrió de igual manera que Giuliana".

Para Chiarotti esos argumentos sólo causan "más dolor y se basan en pactos patriarcales, connivencia entre machos". Agregó que curiosamente "la gente que juega al fútbol o es notoria en el deporte consigue sentencias más bajas (la abogada de la víctima había pedido 12 años de prisión y la fiscalía, 7 y medio) y desvalorizan a la víctima. Sirve como ejemplo lo que hizo el novio de la chica al pasársela al amigo como objeto intercambiable por el sólo hecho de ser una mina, como la llaman ellos. Y además, hablan de que la muchacha dio consentimiento, un argumento usual en estos casos. Personas adultas pueden pactar juegos de pareja o más personas, pero acá no hubo pacto: y encima se trata a la mujer de mentirosa, otra cosa habitual. Se naturaliza tanto que nos violen a las mujeres que se le cree más al violador que a la víctima. Los niños, las niñas y las mujeres compartimos el mismo estigma: el de ser fabuladores".

Al referirse a niños, durante la charla con Chiarotti se recordó el caso de Héctor "Bambino" Veira, condenado a 4 años de prisión en 1988 por abusar de Sebastián Candelmo, un joven de 13 años. Veira estuvo detenido en Devoto, pero en 1992 el fallo fue apelado. Durante la presidencia de Carlos Menem, la Corte Suprema de la Nación decidió recaratular la causa como intento de violación y se le redujo la pena a tres años. Como el ídolo de San Lorenzo ya había cumplido más de un tercio de la condena quedó en libertad condicional.

Años después, el muchacho abusado se hizo travistió, cambió su nombre y declaró: "Al Bambino le diría que me arruinó la vida". Veira, en cambio, trabajó como técnico, comentarista deportivo y fue integrante de programas radiales y televisivos.

"Llegaron a decir cualquier cosa de esa criatura, se rieron de él, como si fuera tan fácil para un chico inventar cosas tan feas contra un ídolo de fútbol. Desacreditar a la víctima es algo constante en los argumentos de los defensores. Sería importante que los jueces, como en otros países, prohibieran argumentos discriminatorios o basados en la experiencia previa de la víctima. Pero lo sabemos: el derecho sexual está construido por varones machistas. Según la Oficina de la Mujer de la Corte sólo un 3 por ciento de los casos de abusos sexuales llegan a sentencia y apenas un 1 por ciento tiene condena. Tenemos un tremendo edificio de Tribunales que no entendemos para qué sirve si no les garantiza seguridad a las mujeres abusadas", dijo Chiarotti.

Otro caso paradigmático que reapareció durante el diálogo con Ovación fue el del boxeador santafesino Carlos Monzón.

"Todos se solidarizaron con él, a pesar de que tenía antecedentes de agresiones a sus parejas", lamentó Chiarotti. Monzón asesinó a su esposa Alicia Muñiz, el 14 de febrero de 1988 en Mar del Plata. El campeón del mundo se convirtió en femicida pero aún así tiene un cuestionado monumento en la costanera de la capital provincial.

"Esa idolatría no será fácil de revertir. Hay que empezar por incorporar la perspectiva de género dentro de las currículas de la Facultad de Derecho, no de manera optativa sino obligatoria: no puede ser que un abogado diga las barbaridades que dice el defensor de Zárate. O que se llegue a juez sin haber abordado siquiera esta problemática. Después, del representante del jugador espero poco: a él sólo le preocupa el bolsillo, no lo que sufre la víctima, por eso dice lo que dice".

Por último, Chiarotti dijo que el ambiente deportivo y el futbolero en particular son bastante machistas y por lo tanto discriminatorios. Y en virtud de eso consideró que para revertir ese panorama, "los primeros que deberían dar el ejemplo son los dirigentes y los jugadores. Muchos nos han apoyado en las campañas de Ni Una Menos, pero para ser coherentes deberían ser los primeros en decir «nos hemos equivocado», «algunas cosas que hicimos estuvieron mal»". Les haría bien a los chicos y a los jóvenes ver en ellos, sus ídolos deportivos, buenos valores y gestos respetuosos hacia las mujeres".

Una sentencia que aún no está firme

Alexis Zárate, de 23 años, fue condenado a 6 años y medio de prisión por abusar sexualmente de Giuliana Peralta en 2014. Ella era novia del futbolista de Independiente Martín Benítez (acusado de falso testimonio). Zárate no quedó detenido porque la sentencia no está firme.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario