Ovación

Serrano se pegó una gran piña

Lunes 10 de Septiembre de 2018

El vuelo de Martín Serrano, que propició el tercer y último ingreso del auto se seguridad, puso los pelos de punta a más de uno. El Chevrolet se colgó literalmente del paredón de la segunda curva y sus partes se desprendieron, menos por suerte la parte de la jaula donde el piloto salió ileso, apenas con dolores en la pelvis y el tobillo que arrancó el acelerador. En ese mismo sector, el año pasado Ardusso reventó un neumático (la misma causa que ayer) y casi le pasa lo mismo, pero el Torino no llegó a despegar así del suelo. Por suerte además en ese sector no había público pegado a la pared (estaba prohibido), si no hubiera sido un desastre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario