Ovación

"Será raro jugar contra Central"

Chelito Delgado, quien enfrentará con el charrúa a la reserva canalla, dijo: "Desde lo personal viviré una situación que jamás pensé". Y también confesó: "Después de lo del dóping mi carrera terminó".

Domingo 23 de Junio de 2019

El destino lo pondrá hoy frente al club que lo moldeó, lleva en el corazón y le permitió dar el salto de calidad a la élite futbolera, que abarcó Cruz Azul, Olympique de Lyon y Monterrey. A esta selecta lista hay que agregarle que César Delgado fue campeón olímpico en Atenas 2004 e integrante de la selección mayor. Hoy en día el experimentado atacante transita por las populares y gastadas canchas del ascenso defendiendo la casaca del glorioso Central Córdoba. El Matador de barrio Tablada que recibirá a las 11 a la reserva canalla por la Copa Santa Fe. “Vaya qué será raro jugar contra Central”, deslizó el Chelito en el prólogo con Ovación. “Ni imaginaba con pasar por algo así”, acotó con sorpresa. Luego confesó con resignación: “Mi carrera profesional terminó cuando me sancionaron por dóping”. También apuntó que la dirigencia “no respeta a nadie” y además remarcó con impotencia y preocupación que la entidad de Arroyito “está a la deriva”. Una charla tan a fondo como sincera.

¿Pasa algo particular por tu mente cuando pensás que vas a enfrentarte al club que llevás en la sangre y que marcó tu vida deportiva?

En primer lugar lo tomo como un partido importante para Central Córdoba, más allá de que jugaremos contra reserva. Y a la vez será algo raro jugar contra Central por todo lo que representa en lo personal. Aunque en estos momentos sólo pienso en el charrúa, que me da la posibilidad de estar y ser uno más del plantel. Será un lindo espectáculo para disfrutar porque pinta para ser bien familiar. No tengo dudas de que habrá un lindo ambiente en el Gabino Sosa, donde irá mucha gente y donde los rosarinos deberíamos valorar que se enfrentarán dos equipos representativos de la ciudad, más allá de la divisional que nos separa.

¿Sabés que oficialmente será la primera vez que te crucés con Central?

Sí, porque ya me tocó jugar un amistoso en su momento hace varios meses. Desde ese punto de vista será rarísimo porque jugaremos por la Copa Santa Fe, que para los clubes de la provincia es un torneo importante. Este partido será raro desde lo personal porque viviré una situación que jamás pensé que podía darse, más allá de que enfrente tendré a los chicos de la reserva y no primera de Central.

¿Será raro porque sabés que en su momento dejaste y resignaste mucho para volverte de México con el fin de retirarte en Central?

Totalmente. Es que esa fue la idea cuando tomé la determinación de regresar. Pero bueno, no todo siempre sale como uno lo planifica o sueña. Lo que tenía preparado mentalmente no se dio. Resigné muchas cosas para volver cuando me llamaron del club. Lógico que luego pasaron cosas, aunque cuando fue lo del dóping (por haber recibido una medicación prohibida por Fifa) decidí quedarme en la ciudad porque mi familia ya estaba acomodada y contenta.

¿El dóping te sacó de la cancha por completo?

Después que pasó lo del dóping mi carrera ya se había terminado.

¿Sí?

Sí, ni hablar. Mi carrera futbolística terminó ahí, más allá de que hoy en día esté en Central Córdoba. Lo que me pasó me sacó de todo. Y eso que tuve chances de ir a otros equipos y lugares para jugar en primera. Pero no quise. Con el dóping se fue todo, pese a que acepté sumarme al charrúa cuando Ariel Cuffaro Russo y Carlos Lancellotti me invitaron y desde entonces todos me tratan muy bien.

¿Te jubiló o eyectó de Central esa sanción?

Es difícil explicarlo. Pero ese año parado me retiró del fútbol, es así.

¿Lo que soñaste en su momento terminó siendo una pesadilla?

Lo que sé, es que nada de todo lo que soñé o imaginé cuando decidí dejar Monterrey me pasó.

¿Te reprochás algo?

No, nada. Sobre todo porque sé cómo soy y lo que hice. De todo se aprende algo además. El fútbol tiene también estas cosas, que es que no todo es color de rosa o tan lindo como piensan o ven desde afuera.

¿Superaste ese mazazo o aún es una herida que no cicatriza?

Lo que pasa es que me sucedió lo que nadie quiere y justo en el lugar que jamás imaginé que podía suceder. No me cuidaron. Pasé realmente un año durísimo cuando estuve suspendido.

Supuestamente en tu casa.

Sí, supuestamente era mi casa. La verdad es que no me trataron como me hubiese gustado en ese momento. Sé también que tuve lesiones o partidos no tan bueno, pero eso es parte de la carrera de un jugador. Todos entrenamos y trabajamos para hacer bien las cosas, a veces se dan y otras no. Pero el respeto debe ser diario. Al menos es que aprendí en mi casa y viví en todos los lugares donde estuve.

Pensar que a Pinola casi le pasó lo mismo de no haber sido por el cuerpo médico de la selección.

Se salvó. Javier se tuvo que volver de la selección antes de irse de gira porque si había un control quedaba pegado mal también. Se le terminaba la carrera. Pero lo bueno es que zafó, yo no.

¿No valoraron ni a la persona ni a la enorme carrera?

Por lo de la carrera no me intereso. Pero sí creo que deberían haber sido más atentos por lo que uno hizo en su momento en el club. Además salí de las inferiores, ¿qué se yo? Pero bueno, fíjate que en este último tiempo quedó a la vista que no respetan a nadie. No lo hicieron con el Patón Bauza con todo lo que significa para la historia del club. Y ni hablar que venía de darle un campeonato hacía pocos meses. Lo echaron así nomás.

¿Te sorprende que en el último tiempo hayan expuesto a muchas personas ligadas al club?

No, porque no respetaron a nadie. Jamás me sentí ni soy ídolo pero creo que debería haber tenido otro trato en su momento. En cambio, lo del Patón no fue bueno porque ese sí es un ícono nuestro. Y encima venía de sacarnos campeones. No era la forma para lo que echaran de esa manera. Si los resultados no se daban, Bauza sólo iba a dar un paso al costado. Pero no había necesidad de hacerle eso. Lo mismo pasó después con el Loncho (Ferrari). No lo bancaron nada.

¿Sabías que Ferrari era el hombre elegido para plasmar el proyecto a largo plazo que había diseñado el club?

Sí, pero no bancaron lo que habían hablado antes de que asumiera. El equipo venía mal y no era fácil levantarlo de un día para el otro, eso estaba claro, al menos en la teoría. El Loncho estaba trabajando bien con las inferiores, aprendiendo y creciendo para poder aplicar en un futuro el proyecto que supuestamente había. Pero fue otro que terminó en la silla eléctrica.

Y se lo llevó puesto al Colo Cetto además.

Sí, el Loncho arrastró al Colo en la misma jugada. Pero el tiempo pone las cosas en su lugar. De hecho, ya se vieron algunas cosas. Sin embargo, lo único que quiero es que a Central le vaya bien. Soy lo que soy en este ambiente por el club. Seré un eterno agradecido a Central. Pero a la vez hay me pasaron cosas que me dolieron mucho. A las personas no se las trata como lo hicieron conmigo en su momento. Hay que ser respetuosos.

¿Más allá de todo lo que pasó en tu vuelta a Central, soñás con tener un partido de despedida en el Gigante?

Lo haré en México porque allá se estila a hacerlo. Seguramente se armará algo más adelante entre Cruz Azul y Monterrey, dos clubes que me trataron muy bien.

¿Y hasta cuándo vas a seguir en Central Córdoba?

Tengo contrato hasta fin de mes y seguramente luego seguiré porque el charrúa me da la posibilidad de venir a entrenar y ser parte del plantel. Esto como una gran familia donde todos tratan de ayudarse. Dejaré cuando sienta que ya no tengo ganas de venir. Me pasó de faltar por diversos motivos y es como que el club no me cierra las puertas. Por algo además muchos jugadores que salieron de inferiores o pasaron vuelven a Tablada.

¿Cómo es el plantel?

Hay un grupo bárbaro. Muchos de los pibes salieron de Central y de Newell’s y están acá para ver si el día del mañana pueden dar el salto de categoría. Hay un gran compromiso con el club, que pese a las carencias materiales tiene un enorme corazón y son muy atentos.

Tan atentos que antes de jugar contra Timbúes te dieron una placa.

Claro. Y eso para mí tiene un valor sentimental muy grande. Para los de afuera puede ser un simple cuadrito. Pero en lo personal me llenó de emoción y alegría. A eso le sumo que en su momento me enmarcaron una camiseta con mi número e hicieron una cena. La verdad es que me trataron muy bien desde el primer día que pisé este club. Ojalá se pueda dar pronto el ascenso como también que le vaya bien a Central en la próxima Superliga.

¿Coincidís con que en Central cambió el panorama, ya que antes se reforzaba con jugadores de jerarquía y peleaba torneos pero ahora deberá pelear para mantener la categoría?

Sí y es triste ver eso. Se dio la vuelta la torta. De jugar finales o pelear arriba, ahora habrá que jugar por no descender. Duele decirlo así, pero habrá que sumar muchos puntos. Sobre todo en un año donde la presión será superior. Porque no es lo mismo pelear por un título que por mantener la categoría. Central está en una situación muy delicada. Sobre todo porque no se ve que hay un camino marcado para llegar a ser protagonista como dicen algunos. La realidad es otra. Acá no se jugará copa ni nada de eso, se luchará por mantener la plaza lamentablemente. Duele pero es la realidad.

¿Te sorprendió que se haya llegado hasta este punto tan delicado?

Se llegó a esto porque se hicieron mal las cosas. Es así de simple y no hay que buscarle más la vuelta. No había necesidad de llegar a este momento. Habrá que pelearla como siempre la hizo Central. A eso le sumo que el hincha sufre mucho por todo eso. Es más, estando desde afuera veo como que no se dan cuenta de cómo están las cosas. Hablan, pero la situación es muy delicada de verdad. No veo además un proyecto o un camino claro. Central está a la deriva y eso nos pone tristes a todos los hinchas. Tiene todo para estar bien. En cambio, hoy está muy mal.

No en vano en 5 años pasaron cinco coordinadores en inferiores y hubo un DT (Ferrari) que duró 22 días.

Claro. Eso y muchas cosas más sucedieron. No respetan un proyecto ni el trabajo que hace uno. Pasó con Loncho o el Colo Cetto, entre otros. Hay gente del club que está trabajando en inferiores, pero a la vez mucho más que no tienen o dan lugar.

¿Sabías que a Leo Fernández le ofrecieron volver pero hubo quienes le bajaron el pulgar?

Sí, y eso pasa porque siempre hay una traba. Sobre todo con gente que es del club. Nada que ver a otras épocas. Ni hablar cuando jugaba en inferiores, donde estaba Palma de coordinador y Bauza más arriba. Había un proyecto claro y no paraban de sacar jugadores, que en definitiva de eso se trata en Central. Ves, en ese punto el Loncho (Ferrari) apuntaba a eso porque la vivió también cuando era chico. Pero hablaron una cosa cuando le ofrecieron el cargo e hicieron otra a los pocos días. Hoy en día hay mucho manoseo en el club, es así. Son increíbles las cosas que pasan. No se entienden en realidad. Y así está Central lamentablemente. A la deriva.

>> Amistad y ayuda

Fundó junto a un grupo de amigos el club Deportivo Amistad, en barrio Las Flores. “Es un proyecto social más que deportivo”, tiró el Chelito. “Quien quiera colaborar podrá hacerlo vía nuestro facebook (Deportivo Amistad). Todo suma”, acotó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario