Ovación

Sentir a la distancia

El DT de básquet Juan José Pidal lo vivirá en México con la filial y el pivot Omar Cantón en la concentración de Quilmes

Domingo 10 de Diciembre de 2017

La distancia potencia el sentimiento, lo amplifica. Los recuerdos ganan nitidez y cada pequeño detalle que remonta a Rosario es motivo para aferrarse y disfrutar a pleno. Son muchos los basquetbolistas de la ciudad que tienen que partir para hacer su carrera en el exterior, algunos a cientos de kilómetros en la Liga y otros a miles, armando la mochila y aceptando el carácter nómade de su vida deportiva.

Cada día de clásico es para ellos especial, un motivo para cargar o ser cargado, pero en definitiva para vivir el ansiado contacto con amigos y familiares de "su" Rosario natal.

Juan José Pidal es canalla y hoy entrena a Santos de San Luis en México tras un largo peregrinar por Ecuador y Venezuela. "Hace 15 años que estoy afuera y cada clásico se vive con la pasión de siempre. En cada ciudad en la que estoy me encuentro con canallas y también con 'los primos', pero ahora en San Luis va a ser diferente porque hay una linda comunidad de mexicanos hinchas de Central. Voy a ir a un restó de comida argentina que se llama "Los Pibes" para verlo con los muchachos de la filial Chacho Stone, que la verdad están bastante locos", explica Pidal, quien también tiene relación con el otro sector futbolero de la ciudad: "Hay una pareja de abogados rosarinos (Marce y Cony) hinchas de Newell's con los que ya apostamos un asado, pero con ellos no lo veo ni loco".

"El clásico que más recuerdo es obvio el del 4 a 0. Ese día estaba en la platea del Río como siempre que puedo ir. También hay uno que me marcó estando en Ecuador, fue el de la Copa Sudamericana que ganamos con gol del Pirulo Rivarola", cierra Pepe Pidal, quien de tanto en tanto organiza las vacaciones para que coincida con algún clásico, si es que el calendario lo permite.

Por su parte, tras jugar en España, Colombia, Chile, Brasil y Uruguay, a Omar Cantón le toca esta vez estar más cerca de Rosario a la hora de vivir el clásico, aunque el interno de Quilmes de Mar del Plata deberá seguirlo por TV. "En este caso me va a tocar verlo en el hotel en Junín porque jugamos a la noche con Argentino. Me tendrá que aguantar mi compañero de pieza Nico Ferreyra. Lo vivo con muchos nervios y no sólo por televisión, porque estallan los grupos de whatsapp con amigos y ex compañeros. Se da que los jugadores de básquet de la ciudad nos conocemos mucho y somos mayoría de Newell's, pero se arma una rivalidad por twitter o redes sociales con cargadas desde varios días antes. Eso sí, es una rivalidad sin problemas, que se disfruta y esperemos que se viva felizmente en la cancha también", explica el lungo, quien a pesar de sus colores pasó con éxito por Central.

Cantón tiene un partido aparte con sus ex compañeros de Echagüe de Paraná: "Para llevarnos la contra a mí y a Pablo Fernández, se hicieron de Central al menos en cada semana de clásico y no paran de molestar".

Si hay que elegir un clásico, Cantón lo tiene muy claro: "Me quedo con el 1 a 0 con gol de Julián Maidana en el 2004 en cancha de Central con el Tolo de entrenador, que después nos dio el título".

Sus dos historias son las de muchos basquetbolistas, que deben estar atentos para saber dónde el destino los pondrá en el día del clásico y bucear en los canales de cable o en internet en busca de la ansiada señal que le permita trasladarse a su tierra al menos por noventa minutos. Se alegrarán o amargarán por unas horas, pero tendrán la sensación de haber estado en casa, en el Gigante o en el Coloso, como cuando eran chicos, antes de elegir el camino del básquet profesional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario