Día de la Mujer

Señoras presidentas que dirigen los destinos de clubes de barrios rosarinos

Siete directivas de clubes de barrio de Rosario resisten a los estatutos vetustos que impiden que las mujeres presidan un club o sean socias por decisión propia. Cuentan cómo trabajan sin parar, hasta en su día.

Miércoles 08 de Marzo de 2017

Parece mentira. En tiempos en que muchas mujeres hacen ciencia, juegan al fútbol, van a la Luna, mantienen económicamente a sus familias, votan, forman pareja y son madres si quieren y son primeras mandatarias de Estado, aún en estos tiempos perviven estatutos de clubes que no les permiten ocupar el lugar de presidentas. O más ridículo aún: no se les permiten ser socias si no es a través de un varón de la familia. Antediluviano.

Por suerte, algunas mujeres en Rosario, no pidieron permiso. En un puñado de clubes de barrio hay presidentas que laburan ad honorem, se pasan más tiempo trabajando allí que en sus casas, resisten a los mensajes de quienes las desvalorizan por ser mujeres, cocinan y limpian para los socios, organizan, cuidan y motivan deportivamente a los chicos, juntan fondos, hacen malabares para administrar la economía y pagar todo y tantas cosas más.

"A ver si se entiende: yo pateo, me hago el pase, cabeceo y hago el gol", dijo la directiva de la Agrupación Infantil Oroño (AIO) de Villa Moreno, Mónica Cisneros, para graficar sus funciones en un club donde asisten 70 pibes y, por ahora, una sola nena juega al fútbol. Ovación habló con ella y otras seis dirigentes rosarinas.

Analía Gil, presidenta de Atlantic Sportsmen (Lavalle 936); Sol Nieto, a cargo del Atalaya (Juan Manuel de Rosas 2552); Carina Benegas, en el cargo más alto del club de Recreación Deportiva 14 de Junio (Viamonte 7200); Luisa Galeano, al frente de Sportivo Federal (Agrelo 2298), Silvia Caro, de la Agrupación Deportiva Infantil Rosario (Adir, de Bordabehere 4130) y Cisneros, la multifuncional en la cancha y su compañera María Gómez, ambas de la AIO. Un diálogo motivado por el Día de la Mujer, que se conmemora hoy, pero que buscó también visibilizar aunque sea un poco el importante trabajo que realizan. "Señoras presidentas", con todas las letras.

clubes.jpg

Coinciden al caracterizarse. Sostienen que son ordenadas hasta la obsesión, resolutivas, dialoguistas y también "cabronas". Y dicen que conducen con "autoridad" y "responsabilidad". Eso remarcó Galeano, una jubilada docente con varios años de dirigente en su haber. "Fui vecina y jugué al basquet en Sportivo", contó la mujer que lleva ya ocho años como presidenta full time de este club de Alberdi con 450 socios y "sin deudas", según dijo.

Nieto, quien ocupa desde hace 5 años el sillón principal del Atalaya, un club de mil socios en barrio República de la VI, continuó con el mandato de un ex presidente falle cido. Reconoce que ese hecho hace que se compare permanentemente su gestión con la de su antecesor. Es como rendir examen permanentemente, algo común en las mujeres dirigentes. Pero esta presidenta confiesa que resiste la situación en base a trabajo y más trabajo. Y de cumplir con lo que promete.

Es que para ella y sus pares en la charla, el temor a no poder cubrir con el salario de los empleados o que no les alcance la plata mes a mes son los temas que les quitan el sueño.

El caso de Benegas es particular. En el 14 de Junio nadie la comparó con ningún directivo porque durante los seis años en que se creó el club, siempre estuvo presidido por mujeres. Hay más de 200 socios y una comisión directiva con 8 integrantes, mayoritariamente femenina.

"Es un club que se fundó con el objetivo de sacar a los chicos de la calle. Y se logró bastante. Acá vienen pibes desde los 5 a los 30 años, y juegan al fútbol en la liga rosarina y al hóckey, las chicas. No tenemos mucho más que un vestuario, un bufet y cancha de siete. Ahora la provincia nos cedió un terreno para una cancha más grande. Todo a pulmón se hace acá".

Su sumó al tema de las instalaciones, la presidenta de Sportsmen quien brindó un dato que sorprende. En ese icónico club de barrio Echesortu, de 105 años de vida, Gil es la primera mujer presidenta (le ganó a dos listas de varones) y desde su gestión existe vestuario de damas.

Y Caro, desde hace un año y medio al frente de Adir, un club parcialmente recuperado es la primera en reírse cuando se les pregunta si donde impera el fútbol las quieren hacer callar sobre el tema.

"Lo intentan, pero no lo consiguen. Es común que te digan que no sabés nada de fútbol, pero no hay que darle importancia. Sabemos de eso y mucho más", dijo la dirigente en representación de estas presidentas, que van por más.

clubes2.jpg

Un plan de clubes por la igualdad

Durante la charla de ayer con las presidentas en el club Atlantic Spotsmen, funcionarios municipales aclararon cómo acompañarán a las dirigentes desde un plan "por la igualdad" en las entidades deportivas.

"Vimos que en los últimos años el crecimiento de mujeres en los cargos directivos es notorio. No sólo hay presidentas sino también secretarias y tesoreras, puestos muy importantes. Queremos que se vea más su trabajo", dijo la secretaria de Desarrollo Social, Laura Capilla. En tanto, el subdirector de Clubes, Gabriel Báez, señaló que quedan pocos estatutos que no incluyan mujeres pero se trabajará en función que sean definitivamente inclusivos. Y la directora del Instituto de la Mujer, Carolina Mozzi, agregó que se buscará ofrecer más deportes para ambos géneros y abrir canales de información contra la violencia (como el teléfono verde: 0800 444 0420, entre otros).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});