Ovación

Semana clave para los refuerzos

Lunes 28 de Enero de 2008

Empieza una semana decisiva para conocer si Rosario Central sumará los otros tres refuerzos que le permite el reglamento o bien se quedará con lo que tiene. Por ahora el único que llegó fue el marcador central campeón de Lanús, Walter Ribonetto, y hoy tendría un panorama más claro en cuanto a las reales posibilidades de que Federico Higuaín desembarque en Arroyito. Al menos, se espera que se resuelva definitivamente si se vuelve de Turquía o si seguirá ligado a Beskitas. Mientras, siguen sonando otros nombres.
  De acuerdo a lo que le comunicó el padre del Pipita, Jorge Nicolás Higuaín, a Ovación desde Turquía (está ahí acompañando a su hijo), los dirigentes de Beskitas se comprometieron el último viernes a abonarle parte de la deuda que el club tiene con él. Y si hoy comprueban que se hizo efectivo el depósito, inmediatamente volverían a la Argentina para sellar en papeles el acuerdo de palabra que ya tienen con Central.
  Jorge Higuaín explicó además que Beskitas no tendría problemas en prestarlo a su hijo y que ya le comunicaron todas esas novedades a los dirigentes de Central. Las tratativas con el club turco las lleva adelante el representante del delantero, Norberto Recassens, pero si Federico logra solucionar su problema, seguramente se tendrán que poner de acuerdo entre las instituciones por las condiciones del préstamo.
  Higuaín es el hombre que Madelón quiere y hasta tanto no se resuelva la situación, Central no iría por otro delantero. Entre los candidatos está el chileno Leonardo Monje. También se pensó en el juvenil de Estudiantes Marcos Pirchio, pero ayer se fue a Universidad Católica de Ecuador, ya que no tenía cabida en el equipo de Roberto Sensini, como tampoco Jeremías Caggiano.
  Otro de los puestos que buscaría reforzar Madelón es el de marcador de punta y ayer surgió el nombre de Bruno Urribarri, el lateral zurdo que hizo debutar Miguel Angel Russo en el último Apertura pero que a fin de año fue vendido por Boca a un grupo empresario. El hijo del gobernador de Entre Ríos, de 21 años, iba a arreglar con Lille de Francia pero podría seducirlo la vidriera de Central.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario