Ovación

Secuelas que dejó el temporal

En el STC 2000 los problemas estuvieron antes de la final, con Werner como el más perjudicado. En la F-R sí hubo golpes varios y se terminó antes

Domingo 08 de Abril de 2018

Por todo el agua que cayó desde el viernes y que no dejó ser omnipresente en toda la jornada sabatina, se puede decir que el Fangio resistió bastante bien. La final del STC 2000, que empezó muy demorada por las contingencias, finalmente fue la que menos secuelas dejó en cuanto a accidentes y despistes, que ocurrieron más en los ensayos y clasificación, como también en la final de la Fórmula Renault.

El principal despiste en el STC 2000 fue de Mariano Werner en clasificación, cuando estaban los diez mejores en pista. El Peugeot se fue al pasto, golpeó protecciones y de hecho la sesión se detuvo definitivamente. Por supuesto quedó muy dañado, sobre todo en la suspensión izquierda, y fue un verdadero espectáculo el trabajo contrarreloj en boxes de los mecánicos del equipo, que pudieron ponerlo en pista. El podio del entrerriano fue el mejor premio para ellos. Luego la final no tuvo mayor problema, al punto que una sola vez entró el pace car en el giro 15º (estuvo 4 vueltas), por el toque entre Emiliano Spataro y el Patito Yannantuoni.

La final empezó con media hora de retraso por la suciedad que quedó en la pista tras un piña que involucró a Facundo Marques y Santiago Rosso en la F-R (también porque había parado de llover y había dudas sobre qué gomas usar), por supuesto al ingreso del curvón. Antes, en la largada empezó a diluviar de nuevo y hubo un toque en la misma zona que dejó tres monopostos afuera. Por suerte todo sin consecuencias para los pilotos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario