Ovación

Se va a Boca una joyita canalla

Gastón Avila, gran proyecto de las inferiores, fue vendido en 5 millones de dólares. Central se quedaría con 3 y el 10 por ciento de una futura venta.

Viernes 01 de Febrero de 2019

La dirigencia de Central resistió a la suculenta oferta de Independiente para llevarse a Fernando Zampedri (ver página 2 y 3), pero no pudo hacer la misma fuerza para evitar que el pibe Gastón Avila, de apenas 17 años, cayera en los tentáculos ante la millonaria oferta de Boca. La negociación se cerró ayer en los siguientes términos: el club xeneize pagaría una suma cercana a los 5 millones de dólares y a Central le quedarían 3 y el 10 por ciento de una futura venta. Mientras que a Tiro Federal, club origen del defensor, también le corresponde un porcentaje. A primer golpe de vista parece un negoción para las necesitadas arcas canallas, pero lo que no se puede perder de vista bajo ningún concepto es que Central se desprende de una de las joyas de la abuela que tenía en las inferiores y quien en la última fecha Fifa del año pasado se calzó las pilchas de sparring de la selección argentina. De hecho, el pibe emigra sin haber debutado en la primera división y sin firmar su primer contrato profesional. Eso sí, Avila ya usó la camiseta del seleccionado cuando formó parte del plantel Sub 20 que se consagró campeón del torneo en L'Alcudia bajo la dirección técnica de Lionel Scaloni, actual DT de la selección mayor.

Lo que facilitó y aceleró los tiempos de la operación fue la necesidad de Central por conseguir dólares frescos para engordar la caja y afrontar todos los compromisos económicos que tiene por delante. También jugó su parte para que todo se resolviera con una transferencia la situación que Avila estaba en conflicto con la dirigencia canalla porque sus representantes no quisieron arreglar la firma del primer contrato. Justo este inconveniente fue muy bien explicado en la edición de Ovación del domingo 25 de noviembre del año pasado. En esa nota escrita por el redactor Mariano Bereznicki quedaba al descubierto que Central le propuso firmar varias veces el primer contrato, según consignaron desde la dirigencia canalla, pero que no llegaron a un acuerdo porque había dos convenios firmados entre la entidad canalla y Tiro Federal, club en el que jugaba el defensor y recaló en Central luego del acuerdo que se firmara cuando el presidente era Norberto Speciale. También trascendió que el otro tema que impidió que el Gato (así lo apodan) ponga el gancho en su momento fue que sus representantes reclamaban quedarse con un porcentaje del pase, cuestión a la que Central siempre se negó rotundamente.

El tema de los convenios paralelos se explica de la siguiente manera. Había uno en el que quedaba constancia que Tiro Federal se quedaba con el 20 por ciento de los derechos económicos de Avila. Pero había otro acuerdo, denominado "Macro", en el que figuraba que todos los juveniles que recalaban en Central por el acuerdo con Tiro debían dejar en las arcas del club de Ludueña el 50 por ciento de los derechos económicos.

Lo concreto es que Central se desprende de uno de los juveniles con mayor proyección y el defensor con más goles en la historia de las inferiores canallas. Un pibe que hacía rato que había llamado poderosamente la atención por sus condiciones técnicas, como la mayoría de los zagueros centrales, y la capacidad para jugar a una edad en la que la mayoría de los juveniles todavía tiene un océano de distancia para crecer.

Para cerrar la historia del pibe canalla que se va a Boca seducido por los millones, vale agregar como dato familiar que Gastón Avila es el hermano de Chimi, el ex delantero que pasó por Tiro Federal y San Lorenzo, actualmente en Huesca de España.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});