Ovación

Se metió en la boca del Lobo: Central perdió con Gimnasia en La Plata

El equipo canalla cayó 1 a 0 ante el conjunto de Pedro Troglio. Rosario Central tuvo una tarde de domingo con pocas luces y la definición del torneo de la B Nacional aún es incierta y habrá que esperar.

Lunes 03 de Junio de 2013

Ovación / En La Plata.- El ascenso ya está asegurado. A partir de ese punto, firme e inapelable por cierto, es desde donde deben tejerse todos los análisis de aquí hasta la finalización del torneo. Así de simple. Así de lineal. Así sea siendo campeón o bien finalizando como escolta. Pero el fútbol es un cúmulo de sensaciones y por eso la bronca con la que Central se fue del Bosque platense suena entendible. Sabiendo que sigue portando el cartel de líder y del equipo con mayores chances de lograr el título, pero dejando en claro que el cachetazo que Gimnasia le dio no le gustó en absoluto.

Si la intención era estar metido, concentrado, comprometido con la idea de abrochar el campeonato, las fallas fueron más pronunciadas aún en ese inicio de partido anodino por parte del canalla, que le entregó a Gimnasia todas las ventajas habidas y por haber. Claro que el Lobo tuvo su parte, porque presionó con un ritmo impresionante, hasta que le dio el físico. Más allá de eso, Central lució con una coordinación prácticamente nula. Porque retrocedía mal y de manera muy lenta, dándole mucha libertad a Ignacio Fernández, por ese entonces el titiritero del equipo de Troglio. Y ese reacomodamiento que Russo intentó desde el banco diciéndole a Nery que lo encimara más, no llegó porque fue el volante central quien dejó cara a cara a Niell, para que el delantero dibujara una verdadera sutileza ante el achique de Caranta.

La cosa se fue enderezando muy de a poco. ¿Por qué? Porque Encina chocaba más de lo que jugaba, porque Lagos navegaba en su intrascendencia y porque Méndez, el encargado de jugar y hacer jugar al resto, perdió más pelotas de las previstas, varias de ellas generando contras que no terminaron en gol de Gimnasia por impericia. Así pasó a los 24’ cuando García recibió por izquierda (su remate terminó en las manos de Caranta), y a los 42’, cuando García forzó el cabezazo de Casteglione sobre su propio arco, que el uno canalla envió al córner. ¿Y Central? Poco y nada. Apenas pudo emparejar las acciones cuando Gimnasia sintió el cansancio, complicando en menor medida de lo esperado. Sólo el tiro libre de Méndez que se fue cerca del palo derecho de Monetti (36’) y un remate de Toledo que se fue alto (45’). Poco para un equipo que acarrea ansias de campeonato.

Los 15’ de receso no sirvieron para que Central cambiara el chip, aunque sí se modificó el escenario del partido. Porque Gimnasia se replegó mucho más, regalándole terreno y pelota a Central, que poco podía hacer. Manejaba más la pelota, pero sin poder lastimar. Es más, las más claras en el inicio del complemento fueron para el Lobo. Primero lo tuvo Pereyra (su remate se fue alto), después Mussis, quien disparó fuerte pero a las manos de Caranta, y unos minutos más tarde Niell, en el mano a mano que terminó con Caranta otra vez imponiéndose.

La mano de Blengio dentro del área obviada por el árbitro bien pudo torcer, aunque en parte, el rumbo del partido, pero ni esa le jugó a favor a Central. Después, la aparición en soledad de Carrizo, a quien le sacaron el remate prácticamente en la línea, en el corazón del área evidenció que la diferencia era mínima y que la misión todavía era viable pese a las limitaciones futbolísticas que estaba mostrando el conjunto de Russo. Pero si hasta ahí la cosa no funcionaba, qué decir después de la tonta expulsión de Casteglione, a cinco del final.

Sólo había lugar para una heroica que nunca pudo buscar. Por eso Central se fue masticando bronca, sin poder lograr lo que había venido a buscar al Bosque.

Casteglione y una nueva oportunidad dilapidada

El final del torneo va abriendo chances para algunos jugadores del plantel canalla. Ayer el que tuvo la posibilidad de mostrarse fue el zaguero Carlos Casteglione, quien tuvo que reemplazar a Franco Peppino (tuvo familia).
Para el ex Arsenal no fue una buena tarde. Se mostró muy dubitativo, falló más de lo que acertó y ese andar errático hasta pareció contagiar a Nahuel Valentini.
A su favor puede decirse que el equipo en su totalidad tuvo una tarde aciaga en cuanto al juego, que la marca en el medio nunca funcionó, y que por eso cada vez que Gimnasia atacaba aparecían grietas en el fondo auriazul.
El mismo cerró una jornada muy floja con una tonta expulsión a los 39’ del segundo tiempo, ya que vino después de una amonestación por una clara falta a Rasic y después siguió quejándose de manera exagerada en las narices del árbitro, lo que le valió una rápida tarjeta roja.

Continúa en lo más alto

La derrota de ayer en La Plata todavía lo deja a Central en la punta de la tabla de la B Nacional. El conjunto canalla lidera con 71 puntos, mientras que Gimnasia se acercó bastante y quedó a sólo 2 unidades con 69. Por su parte, Olimpo (que ayer consiguió el tercer ascenso por el empate en cero entre Gimnasia de Jujuy y Sarmiento) se ubica tercero con 62, pero visita hoy a las 16 a Almirante Brown.
En las últimas dos fechas del torneo, a Central le restan Instituto (V) y Dep. Merlo (L); Gimnasia tiene a Dep. Merlo (V) y Sarmiento (L). En tanto, Olimpo deberá medirse con Douglas Haig (L) y Crucero del Norte (V).
Con este panorama, como no pudo definir la historia en el Bosque, el equipo auriazul deberá utilizar los dos compromisos que le quedan para tratar de conseguir el título en la categoría, el objetivo que se planteó tras el ascenso que ya se aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario