Ovación

Schwartzman mantiene con vida a la Argentina

En San Juan, el Peque venció a Garín en un partido muy intenso y puso el 1 a 1 en la serie frente a Chile, que había empezado con la caída de Kicker ante Jarry. Hoy se define, con el partido de dobles y dos singles.

Sábado 07 de Abril de 2018

Una de cal y una de arena por lado. Con la lógica como protagonista. Así fue el primer día de la serie de Copa Davis entre Argentina y Chile por la ronda 2 de la Zona Americana que otorga un lugar por el repechaje para el Grupo Mundial y que se desarrolla en el estadio Aldo Cantoni de San Juan, al pie de la precordillera de Los Andes. Quedaron a mano, 1 a 1, porque las dos mejores raquetas de cada país hicieron lo suyo: Diego Schwartzman venció a Christian Garín por 7/6 (2), 6/7 (2) y 6/2 y empató en la jornada en la que Nicolás Jarry arrancó ganándole al debutante Nicolás Kicker por 4/6, 7/6 (6) y 6/2. Con un marco muy colorido de público y con unos cinco mil espectadores pasó el primer día. Lo más importante: sin sobresaltos mayores teniendo en cuenta el último antecedente entre ambos equipos, que terminó a los sillazos hace 18 años. Ayer, hubo momentos de molestias entre algunos chilenos y Peque Schwartzman, pero la calma llegó rápido.

   El porteño, 15 del mundo, entró a la cancha envuelto en una ovación y con la certeza de que en él estaban depositadas todas las expectativas luego de la caída de Kicker. Lo usó para retroalimentarse con la gente. El "Olé, Olé, Olé, Olé, Diegooo, Diegooo", como si se tratase del mismísimo Maradona, le terminó de poner el tono futbolero a la tarde que se inició al ritmo del "hay que saltar, hay que saltar, el que no salta no va al Mundial", la burla de los argentinos hacia los chilenos, ausentes en Rusia 2018. Pero el inicio del encuentro no fue sencillo para el Peque, porque Garín (217 ), pese a su ránking inferior es de esos jugadores que pueden dar el golpe pese a su juventud. Aunque es muy cambiante desde las emociones. Schwartzman y Garín animaron el partido más lindo de la jornada, un encuentro en el que permanentemente desafiaron la movilidad y la intensidad, mostrando cada uno un abanico de recursos técnicos más que interesantes. Un partido, como se dice, "con mucha mano".

   Finalmente, la experiencia y el aplomo en un momento clave como el tie-break le dio el primer set a Schwartzman y cierta tranquilidad para el segundo, pero que no resultó tal. Porque más allá de que tuvo quiebres en el tercer y quinto set, no pudo capitalizarlos rápido. Cada punto necesitó de la cabeza, de las manos y de las piernas, porque Garín no se entregó y lo igualó 5 a 5 tras disponer el argentino de tres match points. Antes, el Peque vivió momentos de desconcentración peleándose con el público visitante (llegó en buena cantidad a San Juan). En una nueva muerte súbita Schwartzman tuvo un miniquiebre en el inicio, pero Garín volvió a dárselo vuelta y se lo llevó por 7/2.

   Ya con menos energías, el tercer parcial se reveló con el dominio absoluto de Schwartzman, que se lo llevó por 6/2, pese a algunas dificultades propias y ajenas (Garín con la rodilla averiada), en lo que fue el séptimo match point y el moño de un gran partido, dramático y largo (2 horas 42'), típico de Copa Davis.

Jarry pegó primero

Al debut de Nicolás Kicker en la Copa Davis le faltó el premio del triunfo. Porque si bien en el tercer set la Fiera de Merlo se desmoronó un poco, cumplió con una labor impecable ante Nicolás Jarry en los dos primeros segmentos. Finalmente fue victoria de la joya trasandina por 4/6, 7/6 (6) y 6/2 para quedarse con el primer punto de la serie.

   Los nervios por el estreno, que Kicker (87 del mundo) no intentó ocultar en la previa, comenzaron a escurrirse en el primer game, ya que rápidamente logró quebrar el saque de Jarry (64), que tiene en el servicio uno de sus fuertes. Ese break se mantuvo, Kicker supo defender su servicio y por eso se llevó el primer parcial en el que expuso prolijidad, despliegue y fue muy inteligente para mover el 1,98 metro de su rival. Pese a mantenerse jugando muy al fondo de la cancha, Kicker manejó muy bien los tiros, buscando ángulos e intentando cambiarle la velocidad de la pelota a Jarry. El revés a una mano, algo "lifteado", salió al por mayor.

   En ese primer parcial, Jarry se mostró errático, pero afiló la puntería en el segundo set, en el que Kicker igualmente respondió con altura. El de Merlo, pese a no tener un servicio potente (igualmente cerró el primer segmento con un ace), otra vez lo conservó hasta el 6 a 6. Y en el tie-break levantó dos sets points para ponerse también 6 a 6. Pero Jarry de nuevo hizo pesar su potencia y se lo llevó por 7/6 (6), muy festejado por todos los chilenos, ni que hablar del capitán Nicolás Massú, que en varios momentos se golpeó el pecho en señal de pertenencia y fuerza. Justamente un rato después, ya finalizado el encuentro, Jarry manifestó en conferencia el papel influyente del Vampiro, bancándolo desde lo anímico.

   En el tercer set Jarry encontró el quiebre rápido, en el primer game y repitió en el quinto, para estirar ventajas rápidamente sobre un Kicker que, quizás agotado por las emociones, el despliegue y algo disminuido tras perder el segundo set, se fue desmoronando, entregando muchas menos respuestas a las que había acostumbrado durante el partido. Con su saque, el Príncipe nacido en Santiago lo cerró por 6/2.

   Desde los papeles, este quizás haya sido a priori el punto "perdible" para Argentina, aunque hubo una victoria silenciosa. Jarry habló luego del cansancio que le generó jugar más de dos horas en cancha lenta. Y está nominado para jugar tres de los cinco puntos, por lo que quizás algo de ello se sienta hoy, porque debería salir a la cancha dos veces.

Cómo continúa la serie

Si los capitanes no deciden cambiar los nombres que presentaron el jueves en el sorteo, hoy la serie debería continuar así. Desde las 14 el dobles (por TyC Sports) con Máximo González y Guillermo Durán (también debutaría en la Davis) v. Nicolás Jarry y Hans Podlipnik. Luego, Jarry v. Schwartzman y Kicker v. Garín. No habría que descartar la presencia de Guido Pella en algún punto del equipo albiceleste, ya que el bahiense puede estar en dobles y singles, tiene experiencia (es uno de los campeones históricos de 2016) y quizás sea el as de espadas del capitán Daniel Orsanic si lo necesita.

Nadal regresó con gloria

Rafael Nadal tuvo un regreso triunfal tras una lesión en la cadera derecha, al despachar ayer 6/2, 6/2, 6/3 a Philipp Kohlschreiber (34°), con lo que España quedó empatada con Alemania tras la primera jornada de cuartos del Grupo Mundial de Copa Davis.

Alemania se adelantó cuando Alexander Zverev (4°) vapuleó a David Ferrer por 6/4, 6/2, 6/2. También ayer, el campeón vigente, Francia, quedó empatado 1-1 en su visita a Italia. Lucas Pouille doblegó a Andreas Seppi por 6/3, 6/2, 4/6, 3/6 y 6/1, dándole a Francia el primer punto. A segunda hora, el local Fabio Fognini venció a Jeremy Chardy 6/7 (6), 6/2, 6/2, 6/3. La serie entre Croacia y Kazajistán también quedó 1-1. Marin Cilic aplastó 6/2, 6/1, 6-2 a Dmitry Popko, pero Mikhail Kukushkin remontó para

vencer 3/6, 7/6 (5), 6/4, 6/2 a Borna Coric. Bélgica-Estados Unidos está 1 a 0 en favor de los norteamericanos.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario