Ovación

San Lorenzo y Estudiantes empataron 2 a 2 en un partido entretenido

Los goles del Pincha fueron convertidos en el primer tiempo por Mauro Boselli, de penal, y Leandro Benítez, de tiro libre, mientras que los azulgranas evitaron la derrota en el segundo con tantos del retornado Leandro Romagnoli y el juvenil Sebastián González.

Miércoles 02 de Septiembre de 2009

Buenos Aires.- San Lorenzo y Estudiantes de La Plata empataron 2 a 2 al cabo del encuentro correspondiente a la tercera fecha del torneo Apertura que se jugó esta tarde en el Nuevo Gasómetro.

San Lorenzo de Almgaro, con el retorno al club desde Europa de Leandro Romagnoli, igualó por 2 a 2 con Estudiantes de La Plata, en partido por la tercera fecha del campeonato Apertura. Los albirrojos se imponían en la etapa inicial con las conquistas de Mauro Boselli, de penal y Leandro Benítez, de tiro libre, pero en la segunda mitad descontó el Pipi Romagnoli apenas superada la media hora y cuatro minutos después empató un “novicio” como el juvenil Sebastián González. Con este empate Estudiantes trepó a los siete puntos en la tabla de posiciones y San Lorenzo llegó a los cinco.

El primer tiempo tuvo un desarrollo equilibrado, pero el visitante desequilibró por su mayor calidad de conjunto y su contundencia en la pelota parada. No le faltaron sin embargo opciones a los azulgranas, que fueron obturadas sucesivamente por el arquero Damián Albil ante Alejandro Gómez y Bernardo Romeo.

Pero pisando la media hora Mauro Boselli fabricó una falta dentro del área de San Lorenzo al chocar con el joven debutante ex Quilmes Sebastián Luna y después transformó el consecuente tiro penal en gol. Y no pasaron más de cinco minutos que los platenses lograron aumentar, esta vez mediante un tiro libre desde la derecha que lanzó al primer palo Leandro Benítez con pie izquierdo.

La impaciencia del técnico local Diego Simeone derivó en el prematuro ingreso de Leandro Romagnoli (había dicho que estaría en condiciones para la quinta fecha) en el arranque del segundo período, aunque después de una larga media hora de esa etapa todo se encaminaba sin mayores expectativas para el local hacia una derrota segura.

Sin embargo, a los 31 minutos Romagnoli recibió la pelota sobre la izquierda, eliminó a Clemente Rodríguez con un enganche hacia el medio y le pegó de derecha, combado, para meter la pelota sobre el segundo palo, por encima del arquero Damián Albil. El tanto, un golazo, y el autor, fueron acicates que impulsaron hacia delante a San Lorenzo de la mano de una hinchada ilusionada, al menos, con una paridad que hasta ese instante parecía utópica.

Y apenas cuatro minutos después Simeone completó “su obra”, ya que los otros dos ingresados en la segunda etapa, Juan Carlos Menseguez y Sebastián González enhebraron la maniobra que derivó en el empate. El Rayo desbordó por derecha y lanzó un centro bajo a donde más duele, el corazón del área chica, donde estaba Sebastián González para empujar con su pie diestro y debutar en la red.

Quedaban diez minutos por delante y Estudiantes lucía desconcertado, apoyado tan sólo en la seguridad del joven zaguero Federico Fernández para resistir en el fondo ante los embates sanlorencistas que pugnaban por la victoria. Entonces el entrenador estudiantil Alejandro Sabella decidió que un punto en el bolsillo era bueno, cuando cinco minutos antes descansaba tranquilo en un triunfo que parecía inmodificable.

Para eso Pachorra decidió entonces el ingreso de un volante de marca como Juan Huerta por un delantero como el uruguayo Juan Salgueiro. Y así se bajó la cortina y los de San Lorenzo se fueron festejando un empate impensado un cuarto de hora antes, aunque el futuro es preocupante a partir del alejamiento de Gonzalo Bergessio y la frustrada llegada de Darío Cvitanich, ya que el gol no tiene nombre propio en el Bajo Flores.

Para Estudiantes, en cambio, hoy sin las presencias de Juan Sebastián Verón, Rodrigo Braña y Cristian Cellay, el panorama sigue siendo más o menos el mismo: un equipo sólido, sin fisuras, salvo esos cuatro minutos del segundo tiempo en que un ciclón azulgrana le hizo temblar la estantería.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario