Ovación

Ruben se lo pierde; Coudet lo protegerá de cara al clásico por una molestia

Una inflamación en el tendón de Aquiles hizo que el cuerpo técnico decidiera preservarlo  pensando en el clásico. Central debuta a las 21.15 en el Gigante ante Godoy Cruz, transmite TV Pública.

Viernes 05 de Febrero de 2016

“Precaución” fue la palabra que más sonó en el final de la práctica vespertina y en la concentración de Rosario Central en el predio de Arroyo Seco. Es que no se trataba se una información más. El protagonista es Marco Ruben y la historia tiene que ver con su ausencia en el partido de esta noche ante Godoy Cruz, justo cuando el Canalla pondrá primera en el campeonato. El delantero y una de las figuras estelares del fútbol argentino se perderá así el primer encuentro a raíz de una inflamación en el tendón de Aquiles derecho, que acusó ayer cuando llegó al entrenamiento. No hubo confirmación por parte del cuerpo técnico, pero todo parece indicar que quien tomaría su lugar sería César Delgado. Central debuta esta noche a las 21.15 ante Godoy Cruz con transimisón de la TV Pública.

Hay una primera lectura, inexorable por cierto, que tiene que ver más con lo que vendrá la semana que viene que con lo que ocurrirá esta noche en el Gigante. Es que las precauciones que se toman, más allá del impedimento físico, apuntan a no exigirlo ahora y así correr el riesgo de no poder contar con él en el clásico frente a Newell’s.

Ayer Ruben no participó de los movimientos de los últimos movimientos que realizó el equipo en Arroyo Seco. Fue directamente al gimnasio donde cumplió con una sesión de ejercicios aeróbicos. Allí fue cuando no sólo se encendieron las alarmas para el cuerpo técnico, sino cuando prácticamente se tomó la decisión de hacerlo descansar hoy para que esa molestia no derive en consecuencias mayores.

El capitán canalla había sido parte del equipo titular que hizo fútbol en el Gigante el miércoles por la tarde. Antes de la finalización de la práctica dejó la cancha y en su lugar ingresó el Chelito Delgado. Las fuentes consultadas indicaron que allí evidenció alguna molestia, pero que fue ayer cuando el dolor se le acrecentó.

Para Coudet todos los jugadores son importantes, pero hay nombres y nombres. Que Ruben no pueda jugar no es una noticia entre tantas. Porque se trata nada menos que del goleador del pasado torneo y una de las máximas figuras del fútbol argentino. Argumentos suficientes como para poner la vista no sólo en el partido de hoy, sino en intentar ir un poco más allá. Ni más ni menos que la previsión que debe tener todo cuerpo técnico.

Justo Ruben fue uno de los pocos futbolistas que en el torneo pasado jugó todos los partidos. Sólo faltó en la penúltima fecha, contra Banfield, pero fue al banco e ingresó en el segundo tiempo. Este año arranca de otra manera para el goleador.

Por lo demás, todos los caminos conducen a que será Delgado el ladero de Marcelo Larrondo en la ofensiva. ¿Lo único que se moverá? Parecería que no. Es que la salida de Ruben le habría hecho replantear a Coudet la posibilidad de incluir a Alejandro Donatti, ya que al no estar el Flaco y ahora tampoco Ruben el equipo perdería mucha capacidad en el juego aéreo (el cambio sería por Salazar).

Pero habría más. Porque Franco Cervi también aparecería en lugar de Lo Celso. ¿Confirmaciones? Ninguna. ¿Especulaciones? Miles. Una de ellas es que tal vez el foco se esté poniendo más en lo que ocurrirá dentro de nueve días ante Newell’s que en lo de esta noche.

Una nueva historia por escribir

La ilusión por sí sola muchas veces no dice nada. Ahora, cuando ese sentimiento se percibe con una determinada contundencia es que algo está marcando. Y hay unos cuantos indicadores de que la ilusión está por encima de la media hoy Central, más allá de la desazón que causó ayer la noticia sobre la baja de Marco Ruben (ver página 2). Podría hacerse referencia a que no habrá venta de plateas porque hubo un expendio de abonos que superó las expectativas; a los seis refuerzos que llegaron; al semestre competitivo al que de hacerle frente el Canalla (con Copa Libertadores incluida). Apenas algunos disparadores para intentar moldear con algo de mesura el torrente de euforia con el que se vive una previa que esta noche dejará de ser tal. Pero hay un punto que avala todo eso: el muy buen 2015 futbolístico del equipo de Coudet que pese a quedarse con las ganas de lograr un título fortaleció más aún el convencimiento. ¿Es el verdadero y único parámetro a tomar de cara a lo que viene? No hay otra manera de entender el contexto. Pero, se sabe, cada inicio de competencia requiere de nuevos exámenes por aprobar. Por eso todo aquello que se vivió en año pasado quedará de lado cuando la pelota comience a rodar.

Godoy cruz será la primera prueba en un segmento del año que no dará respiro. Lo de esta noche para el Canalla será el punto de partida en esa intención no sólo de revalidar todo lo hecho el año pasado, sino de superarlo.

La frustración por no haber podido alzarse con título no invalida la sensación de que la vara quedó incrustada en lugar que se presenta, a priori, de difícil acceso.  Ocurre que la base, de nombres y futbolística, está al alcance de la mano. Forma parte de ese escudo protector que se pretende fortalecer aún más para salir a librar una nueva batalla.

Si de elogios se trata, este Central llega respaldado, fortalecido y con convicciones claras. Afuera flota la sensación de que con mantener la memoria futbolística alcanzará para lograr que el camino no se torne tan sinuoso. Tal vez desde adentro se sienta lo mismo. Pero en ese “puertas adentro” también debe estar muy claro que así como los antecedentes fortalecen en las buenas, también pueden tornarse caprichosos en las malas. Igual, hasta que la pelota no ruede y el nuevo ciclo no se ponga en marcha todo quedará reducido a simples conjeturas, en las que se vive activamente la ilusión.

Arranque con el que vale la pena amigarse

“El arranque será fundamental”. Una de las frases más escuchadas, más trilladas del fútbol. Igual, la repetitividad, a la misma no le quita valor. Que lo cuente Central en esta ocasión, que al igual que otros varios equipos tendrá la obligación de reposicionarse desde el vamos, teniendo en cuenta que en el medio habrá Libertadores. ¿Algo más? Sí. La mayoría de esos partidos en los que se tratará ya de hacerse un nombre entre los animadores será en el Gigante, que el año pasado se transformó en un reducto invulnerable. De hecho el Canalla fue el único equipo que terminó invicto en condición de local.

Un sobrevuelo sobre el fixture alcanza para fortalecer la idea de que el arranque puede no ser determinante pero sí marcar ciertas coordenadas. Es que de las cuatro primeras fechas el Canalla será local en tres de ellas. Ni hablar de que el debut copero también será en el Gigante.

Mantener el nivel futbolístico será clave. Y el comportamiento en cuanto a resultados puertas adentro más todavía.

Los propios protagonistas le dan vida de manera constante a aquel “paso a paso” instalado por Mostaza Merlo. Pero también muchos hicieron referencia a lo que será este arranque.

Si de pelear se trata, hacerse fuerte de local se transformará en unos de los bastiones para otra buena campaña, que deberá ir acompañada, por supuesto, de un rendimiento acorde fue de Arroyito, como también sucedió el año pasado.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario